Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Miércoles, 28 Enero 2015 00:18

Victoria de la Coalición de la Izquierda Radical de Grecia en las elecciones legislativas

La Coalición de la Izquierda Radical de Grecia (Syriza, en su acrónimo griego) triunfó en las elecciones legislativas del domingo 25 de enero del 2015 con el 36,64 % de los votos, concretando un triunfo que puso fin 40 años de bipartidismo.

 

Un bipartidismo dominado por Nueva Democracia (liberales y conservadores) y los socialdemócratas del denominado Movimiento Panhelénico Socialista (PASOK). Bipartidismo surgido a partir del retorno a la democracia representativa el año 1974, que ha reventado en mil pedazos, sobre todo con la estrepitosa caída del PAOK que obtuvo un misérrimo 4,6% y sólo 13 diputados. Syriza, con su triunfo rozó la mayoría absoluta con 149 escaños (99 escaños más 50 otorgados por ser el partido más votado, aprovechando en ello el propio sistema político creado por el bipartidismo) rozando los 151 cargos parlamentarios, que le hubiesen significado formar gobierno sin necesidad de alianzas. En segunda posición se ubicó, la conservadora Nueva Democracia del Primer Ministro Andonis Samarás, que obtiene el 27,81% y 76 escaños. En tercer lugar el Partido Neonazi Aurora Dorada se alzó con un 6,28% y 17 diputados. En cuarta posición se ubicó el centrista To Potami (el Río) con el 6,05%.

El Líder de Syriza, Alexis Tsipras, conocido ya los resultados, con sus primeras palabras prometió "acabar con la austeridad que ha sido un desastre para Grecia...hoy Grecia ha pasado página. Deja tras cinco años de dolor y avanza con pasos firmes en una Europa que cambia y nosotros somos una muestra de ese cambio". Su discurso de la victoria señaló "Hemos vencido el miedo y recuperado la esperanza. Nuestra victoria es una victoria de todos los pueblos de Europa que luchan contra la austeridad. Nuestra prioridad por encima de todo es devolver la dignidad perdida a Grecia, con un Gobierno para todos los griegos, nos hayan votado o no. Estamos listos para trabajar y negociar con nuestros acreedores una razonable solución al círculo vicioso de la deuda. Juntos avanzaremos y lo lograremos, y desmentiremos a todas las Casandras que dentro y fuera del país nos amenazan", añadió Tsipras refiriendo al Mito de la joven troyana de la Mitología Griega, hija de Príamo y Hécuba, joven ambiciosa que pidió al dios Apolo que le concediera el poder de la clarividencia para así poder predecir el porvenir. Deseo concedió pero acompañado de la maldición de conocer una serie de males que van a acontecer pero no poder hacer nada por evitarlo.

Consolidado ya el recuento del 100% de los votos Syriza está trabajando para evitar esa maldición que la derecha europea, Nueva Democracia, banqueros, el sistema financiero, el gobierno inglés, Alemania, Rajoy y cuanto opositor a las ideas de Syriza han dado a conocer sus augurios negativos. Tsipras no tardó en llegar a un acuerdo político para formar gobierno, en este caso con la derecha nacionalista griega, agrupada en el movimiento ANEL (Griegos Independientes) que tiene grandes similitudes con Syriza, a partir de su visión respecto a la participación de Grecia en el concierto Europeo, el tema de la abultada deuda y la forma de relacionarse con el eje de poder de la Unión Europea representada por la Troika.

El presidente de ANEL, Panes Kamenos, quien fuera diputado de Nueva Democracia bajo el gobierno de Samarás anunció a la prensa, ganándole el quien vive a Tsipras, que "Grecia, a partir de este momento, ya tiene gobierno. Los Griegos independientes ofrecerán su voto de confianza al gobierno. Ha llegado el momento de reconstruir lo que fue destruido a través de memorándums - con relación a la Unión Europea - y de liberar a Grecia de las cadenas de la subyugación". Con ello, las primeras señales respecto a la gobernabilidad en Grecia auguran buenas perspectivas. No sólo en el plano de la comunión de visiones, sino también la forma de enfrentar esta nueva etapa de la historia de este país del sur de Europa.

Las propuestas de Syriza generan temor al establishment europeo, temerosos que el ejemplo griego se extienda a países del sur europeo como España, Italia, Portugal que viven crisis tan dramáticas como Grecia "La austeridad no es parte de los tratados europeos, sostuvo Tsipras, en una entrevista al diario Financial Times, La democracia y el principio de soberanía popular sí lo son. Si el pueblo griego me respalda con su voto, la aplicación de nuestro programa económico no será una práctica 'unilateral', sino una obligación democrática". Syriza ha prometido realizar una auditoría de la deuda pública. Recordemos que la formación se comprometió a renegociar la devolución de la deuda y a suspender, todos los pagos, hasta que se haya recuperado la economía nacional y se incrementen los niveles de empleo en el país con una tasa de cesantía global del 25,8% y que en el caso de los jóvenes alcanza el 50,8 %. En ambas cifras son las mujeres las que poseen mayores índices de desempleo, que en el caso de mujeres menores de 25 años eleva la cifra a un 56% de cesantía.

El pueblo griego, cansado tras años de humillación, de crisis, de deterioro político, económico, social, con la tristeza de ver partir a su juventud en busca de mejores horizontes, apoyó con sus votos este decisión de cambio, no sólo dando esperanza de concretar mejores días para Grecia, sino también encendiendo las alarmas de los dueños de Europa, que desde Bruselas y Berlín se esmeraron, junto al partido del Primer Ministro en funciones Andonis Samarás, en fomentar un clima de terror respecto a la posibilidad que triunfara Syriza. Amenazando con sacarlo de la zona Euro, de no apoyar planes de salvataje o aislarlo del concierto de la Europa de los 28.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces