Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 11 Junio 2015 10:13

Sr. Pablo Jofre Leal: UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA

Sr. Pablo Jofre Leal: UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA
Diez días en Irán le van dando al viajero  una perspectiva distinta, diferente, enriquecedora de lo que este país es y de aquello que otros, fuera de Irán,  pretenden hacer ver.

Con esto me refiero en específico a los mitos y prejuicios que existen sobre la nación persa, a partir de la manipulación política, mediática y cultural. No hay mejor experiencia que la mente abierta y el amor por lo nuevo, sobre todo si ello se abre con bondad, generosidad y sin doble intención.


Irán es más que un país situado en el cruce entre Oriente Medio y Asia Central, es más que la Revolución que derroco a una Monarquía de cientos de años es mucho más que  república islámica, es más que un país con una historia milenaria, mucho más que un país que desarrolla soberanamente un programa nuclear que tanto temor suele ocasionar en aquellos países que han hegemonizado el poder del planeta. Irán es, ante todo, un país rico, diverso, amable, gentil, con seres humanos de una enorme sensibilidad y sus manos y mentes abiertas a quien quiera conocerlos.


Así lo he vivido en Teherán, en sus parques, en sus calles o en su intenso tránsito (un caos ordenado como lo he solido definir) en su negocios donde el salaam es la palabra de saludo habitual, cortes y generosa para atenderte aunque no domines muchas palabras en este idioma farsi tan distinto al castellano pero que suena a nuestros oídos en forma musical.


La experiencia de viajar a Irán ha resultado memorable, como lo es estar en una ciudad de la envergadura de Teherán y sus 10 millones de habitantes. Luego viajar al Mausoleo donde reposan los resto del Imán Khomeini y vivir la experiencia de escuchar al líder religioso Seyyed Ali Jamenei frente a una multitud, con miles de asistentes no solo iraníes, sino que delegaciones de la India, El Líbano, Irak, Palestina, Siria y este chileno que fundido junto a otros miles sintió en carne propia el fervor y la pasión que embarga a este pueblo.


Viajar luego a Mashhad y recorrer el complejo del Imán Reza con sus miles de metros cuadrados de la más exquisita arquitectura, observar  el respeto con que miles de visitantes recorrían sus instalaciones, ver a gente de diversas razas y países sobrecoge pues hay algo que nos une y eso es ser el humano que somos en Irán, en Chile o en la India.


Viajar a Shiraz y recorrer sus calles, comer en su sitios característicos, descansar en sus jardines y parques frondosos, sufrir el rigor de un calor implacable pero que se soporta pues es tanto lo que hay que mirar, observar e interiorizar que los pies y ojos se niegan a para de hacer aquello para lo que fueron creados: caminar y mirar, junto al oír y apreciar en toda su magnificencia lo que Shiraz y Persepolis nos tienen que ofrecer sus columnas, dinteles, frisos, estatuas y construcciones de miles de años.


Isfahan se nos abre luego con todo su esplendor y su Plaza Plaza de Naghsh-i Jahan (en persa ميدان نقش جهان maidaan-e naqsh-e jehaan),  conocida también plaza del imán Jomeini, con su arquitectura que abruma, embelese y aturde frente a tanta belleza. Gozar ese espacio es un privilegio impagable. Que importa el sol, el cansancio frente a horas de caminata si lo que se ofrece a nuestros ojos es lo mejor de la cultura persa!!!!!!


Irán es la expresión que no se puede hablar de aquello que no se sabe. Irán es la muestra que la realidad de un pueblo hermoso es capaz de derribar los mitos y prejuicios de medios de comunicación y campañas destinadas a ocultar el verdadero carácter del pueblo iraní. Irán y su organización de radio y televisión es  dar pruebas firmes que la solidaridad y la lucha por dar a conocer aquello que se oculta es posible. Irán es expresión de cultura, de riqueza arquitectónica, de paisajes hermosos, pero, sobre todo, de seres humanos, hombres y mujeres que elevan la condición de ser humano a lo más alto.


Para este periodista que viajó a Irán, sin prejuicios,  pero con la incógnita de saber con qué me encontraría  y que aún le quedan varios días de conocimiento,   las expectativas han sido satisfechas grandemente y me iré con la esperanza de saber que  no será la última vez que visite la nación persa y pueda, a partir del aprendizaje de algo de su musical idioma, volver a encontrarme con su pueblo y decirnos salaam.


Escrito por Pablo Jofre Leal

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces