Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 27 Febrero 2016 07:23

El lugar del liderazgo en el Islam (especial con motivo de las elecciones de la Asamblea de Expertos en Irán)+audio

El lugar del liderazgo en el Islam (especial con motivo de las elecciones de la Asamblea de Expertos en Irán)+audio
IRIB- En este espacio nos centralizamos en el lugar que ocupa el liderazgo en el Islam y la República Islámica de Irán.

 

 

 

Locutor
El Islam es una religión para guiar a las personas, una religión que da mucha importancia a la opinión de la gente. El voto y lo que piensan los ciudadanos, sobre todo, en la determinación de los gobernantes y funcionarios del Gobierno, es de suma importancia e influyente sobre los objetivos del país. Entonces, en el sistema de la República Islámica de Irán, que está basado en la democracia religiosa, los funcionarios son elegidos por el pueblo. Desde el triunfo de la Revolución Islámica en Irán en 1979, los iraníes han participado en más de 30 referendos y elecciones y ha expresado libremente su opinión. En este contexto, el día 7 del mes persa Esfand, correspondiente al 26 de febrero en curso, los iraníes han participado en dos elecciones simultáneas para elegir a los miembros de la Asamblea Consultiva Islámica (Mayles) y de la Asamblea de Expertos de Irán. Cada una de estos comicios posee sus propias características e importancia.

Locutor
La celebración de elecciones en dos fases es una de las principales características de las votaciones de la Asamblea de Expertos. Eso quiere decir que mientras en las otras opciones, la gente elige directamente al presidente, parlamentarios o representante del Consejo de Ayuntamiento, pero en el caso de la Asamblea de Expertos, el pueblo elige a los representantes que, en el caso necesario, elegirán al Líder. Este método de elección se utiliza en algunos países para elegir al presidente y el primer ministro, pero en Irán, el método de dos pasos se utiliza sólo para la elección del Líder, porque este último debe tener atributos y características que no podrían distinguirlos fácilmente la gente ordinaria. Los miembros de la Asamblea de Expertos, considerando sus condiciones y sus cualidades, tienen la capacidad de hacer esta elección en nombre del pueblo. Una de las condiciones para ser miembro de la Asamblea de Expertos es tener alto conocimiento sobre el Islam, pues a la persona que lo tiene se le llama Ijtihad, ya que puede darse cuenta de uno de los requisitos para ser Líder que es el dominio de la islamología a nivel de Ijtihad

Locutor
Tener una visión política y social y familiaridad con los temas del día figuran entre otros criterios de los miembros de la Asamblea de Expertos s. Ya que, por un lado, ellos deben ser conscientes de la situación del país y sus cambios y, por otra, tienen la misión de determinar a un líder islamólogo quien debe contar con un excelente dominio de los asuntos políticos, económicos, sociales tanto internos como externos. La piedad y la religiosidad son otras características privilegiadas que tienen que disfrutar los miembros de la Asamblea de Expertos para que no se involucren en defectos y tentaciones mundanas en el caso de votar por el Líder, de tal manera que podrán elegir a la persona más calificada para dirigir la República Islámica de Irán.

Locutor
Básicamente las guías del Líder desempeñan un rol efectivo y principal en una sociedad islámica. En el pasado, el Líder se encargaba de todos los campos, como asuntos ejecutivos, de justicia, política exterior y la guerra y la paz, por ejemplo, el Profeta del Islam (P) en la ciudad de Medina, estaba al frente de todas estas cuestiones como el líder del gobierno de la sociedad islámica. Sin embargo, actualmente eso no es posible para una solo persona, debido a la amplitud y especialidad de la administración del gobierno que abarca diferentes campos. Es por eso que el trabajo se divide entre diferentes personas con distintos y propios títulos. Al respecto, en la República Islámica de Irán, las autoridades, supervisadas por el Líder que se llama "Vali faqih" (líder religioso), se encargan de los asuntos del Estado, pero las políticas generales del país sigue siendo determinadas por el Líder que también se encarga de nombrar y despedir a autoridades sensibles en la administración del país, como el presidente del Poder Judicial, el jefe de la Organización de la Radio y Televisión de Irán IRIB y los comandantes del Ejército y Cuerpo de los Guadianés de Irán.

Locutor
El líder del gobierno islámico posee un lugar y papel privilegiados en comparación con los gobiernos materialistas y que no se basan en la religión. Él no solo tiene la responsabilidad de supervisar las funciones de las autoridades, sino que también orienta a la gente hacia el bienestar espiritual y material. En otras palabras, el líder del gobierno islámico posee un lugar espiritual. El Profeta Mohamad (P) no solo fue administrador de la comunidad musulmana, sino que asumió la misión de guiar a la gente. Sus pautas están llenas de encuentros orientadores y de amor hacia los musulmanes y no musulmanes para guiarlos. Así que el Islam no sólo habla de la prosperidad material de la gente, sino también la guía hacia lo importante que es alcanzar su felicidad eterna, por tanto, los líderes deben esforzarse para acercar a las personas hacia ambos objetivos.

Locutor
El Líder es la máxima autoridad de la República Islámica de Irán y, según lo estipulado en el quinto principio de la Constitución, debe tener características principales, tales como ijtihad, piedad, valentía, la justicia, la administración y conocimiento de las condiciones nacionales e internacionales.Es natural que en un Estado islámico, el líder debe ser un islamólogo hábil para que oriente al país en el camino de las enseñanzas correctas del Islam. También debe tener dominio de gestión suficiente para coordinar y hacer avanzar los diferentes órganos y poderes del país. Para tomar las decisiones correctas y proporcionar directrices efectivas, el líder debe contar con suficiente información de la situación política social, cultural y económica del país, así como estar familiarizado con el entorno internacional. Sin embargo, lo que destaca entre todas las cualidades del Líder o Vali Faghiq en comparación con los otros líderes del mundo, es su piedad y justicia. Estas dos altas particularidades resultan de que el Líder en la República Islámica de Irán considera siempre a Dios en sus decisiones, palabras y sus actos, además, respeta los intereses del pueblo sin dejarse influir por las falsas demandas de las corrientes internas o gobiernos exteriores.

Locutor
En el preámbulo de la Constitución iraní se presenta al Líder como el responsable de la no desviación de las distintas organizaciones de sus genuinas obligaciones islámicas. Este deber se realiza a través de distintas vías, como la determinación de los faqih del Consejo de Guardianes de la Constitución. Este Consejo tiene el deber de supervisar si las leyes que aprueba el Parlamento se ajustan a las enseñanzas y principios de la Constitución islámica y, en caso de ser contradictorias, debe devolverlas al Parlamento para su modificación. Otro medio del liderazgo para garantizar la concordancia de la administración del país con el Islam y la precisión de las decisiones, es definir las políticas generales del sistema. Esta misión se realiza con el asesoramiento del Consejo del Discernimiento de Sistema de la República Islámica, cuyos miembros tienen características eficientes y acreditadas. También tiene a su cargo el nombramiento del jefe del Poder Judicial, para asegúrese de que se mueve en la dirección correcta.

A pesar de que estas facultades, otorgan demasiado poder al Líder, pero en realidad es que el poder y la influencia verdadera del Líder en la República Islámica derivan de su piedad, espiritualidad y su relación cercana con el pueblo. Esta realidad se ha percibido claramente en el momento de la elección del Imam Jomeini (fallecido Líder de la República Islámica de Irán) y de su sucesor, el actual Líder del país, el ayatolá Jamenei. El Imam Jomeini estaba en los corazones de la gente, incluso años antes del triunfo de la Revolución Islámica en 1979 y, durante los diez años de su mandato, la gente estuvo siempre dispuesta a obedecerle. Pero el Imam se veía a sí mismo como un pequeño servidor del pueblo y se esforzaba para cumplir con los preceptos divinos y servir al pueblo. De igual manera, el ayatolá Jamenei ha seguido las mismas pautas y tiene una relación cercana con el pueblo iraní que se siente orgullo de tener a este Líder.

En resumen, la selección de un Líder competente que cumpla con todas las condiciones estipuladas en la Constitución, por parte de la Asamblea de Expertos, es una tarea extremadamente difícil. El Líder no sólo desempeña un papel decisivo en la gestión adecuada del país, sino también es el modelo a seguir y la esperanza y el apoyo de la gente. Es por ello que las votaciones para elegir a los miembros de la Asamblea de Expertos que se realizaron el reciente 26 de febrero, fue un acto que muestra el aspecto crítico y determinante del pueblo iraní en la administración de su país.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces