Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Miércoles, 09 Marzo 2016 09:10

Mujeres, guerra y desalojamiento, con motivo del Día Internacional de la Mujer

Mujeres, guerra y desalojamiento, con motivo del Día Internacional de la Mujer
En este programa, en referencia al Día Internacional de la Mujer, echamos un vistazo a la difícil situación de las mujeres en países en guerra como Irak, Siria, Yemen y Baréin.

El 8 de marzo, que coincide con el 18 de Esfand del calendario persa, es el día designado para fortalecer el prestigio de las mujeres y, por tanto, una oportunidad para homenajear a las mujeres en todo del mundo. Lamentablemente, desde hace varios años, las mujeres en algunas partes del mundo, no solo no son parte de la fiesta sino que son privadas de los más primarios derechos humanitarios. En condiciones en que los paladines de los derechos humanos y derechos de las mujeres están ocupados en celebrar fiestas por el Día de la Mujer, un grupo de mujeres y niñas soporta el sufrimiento impuesto por las guerras devastadoras en Medio Oriente y África. Es conveniente por tanto que, para conmemorar el Día Mundial de las Mujeres, estudiemos el impacto del terrorismo sobre las mujeres, su desplazamiento y la violación de los derechos humanos en la guerra.

Un vistazo a la situación de las mujeres en el mundo, especialmente en Oriente Medio, indica que la situación de las mujeres y las niñas en esta región es peor que en años anteriores. En los últimos años, algunos países de esta región se han visto afectados por los ataques de grupos extremistas y terroristas, especialmente del grupo criminal EIIL (Daesh, en árabe). Esto ha llevado que, en las zonas en conflicto y guerras en estas regiones, las mujeres y los niños sean los que más sufren.

En Siria e Irak, las fuerzas terroristas han creado un escenario terrible para las mujeres de estos países, de tal manera que, durante los últimos años, además de la muerte de miles de mujeres y niños, han sido capturadas y esclavizadas decenas de miles de mujeres iraquíes, sirias e izadíes. De acuerdo con los últimos informes y alertas del Comité Internacional de Rescate, los terroristas tratan a las mujeres sirias como instrumentos de guerra, además de usarlas para satisfacer las necesidades de los terroristas.

La larga guerra civil en Siria ha provocado que las mujeres y niños estén aterrorizados por lo que está sucediendo en su tierra natal, pues prefieren soportar el dolor del desplazamiento con la esperanza de alcanzar una vida mejor. Ellas intentan refugiarse en otras zonas, de hecho, somos testigos que muchas veces van a pie y con las manos vacías rumbo a países vecinos buscando salvarse del dolor y sufrimiento de la guerra, sin embargo, en este camino enfrentan muchos problemas. Poco antes del informe oficial del Comité de Rescate Mundial, la Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia sexual en los conflictos, Zainab Hawa Bangura, alertó sobre las violaciones sexuales contra las mujeres refugiadas sirias en países vecinos como Turquía, El Líbano y Jordania. En alusión a las mujeres sirias, la funcionaria de la ONU dijo que eran las peores víctimas de la guerra y mencionó que son víctimas de violaciones, explotación para la prostitución y trata de personas, además corren el riesgo de involucrarse en la venta de órganos humanos y delincuencia, mientras otras han sido obligadas a casarse con árabes millonarios. De ahí que, estas mujeres cuando sienten que han llegado a una zona segura y se han librado del peligro de la guerra y la destrucción, se enfrentan con nuevos problemas.

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, en inglés) citando a Tadhamun, la Asociación de Solidaridad de Mujeres Jordanas, una de las organizaciones más activas y conocidas de mujeres en los países árabes, hace poco como mínimo unos 936 mil sirios se han refugiado en países de Oriente Medio y el norte de África. Esta cifra es sorprendente cuando puede mostrar la profundidad del desastre que vive Siria, donde el 75 por ciento de su población está formado por las mujeres y niños, de los que la mayoría han perdido algunos miembros de su familia en la guerra civil y otra importante parte han perdido a toda su familia. La continuación de la guerra civil de Siria ha provocado que los ciudadanos de este país huyan a países vecinos, entre ellos Jordania, Turquía e Irak, donde se han enfrentado a muchos problemas sociales y dificultades. Entre estos problemas figura la violación a las mujeres y niñas sirias por jóvenes de Siria, Jordania, Turquía e Irak. Según los informes, algunos jóvenes esperan en las fronteras de Jordania a las mujeres y niñas sirias y, en cuanto entran en territorio jordano, las compran por un poco de dinero. Las familias de los migrantes, en contra de su voluntad, para librar a sus hijas de una inminente violación por parte de los chicos s jordanos aceptan que contraigan matrimonios temporales. Los casos de violación y extorsión de mujeres y niñas sirias son abundantes también en Turquía.

Una tragedia muy triste es la que viven las mujeres iraquíes, especialmente de las tribus izadíes. Cuando el grupo terrorista Daesh atacó la ciudad de Sinjar, situada a 120 kilómetros al oeste de Mosul, capital de la provincia de Nínive, en el norte de Irak, mató a muchos cristianos kurdos e hizo rehenes a las mujeres, luego algunas las repartió entre sus miembros como botín de guerra y otras las vendió en los mercados de esclavos.

En un informe, publicado por la organización Amnistía Internacional sobre la situación de las mujeres izadíes, subraya que el grupo takfirí Daesh en sus ataques en Irak y, especialmente a la ciudad de Mosul, ha pisoteado fuertemente los derechos de las mujeres de la tribu izadí. Miles de niñas y jóvenes de esta etnia de las minorías de Irak, fueron o secuestradas por elementos terroristas en el norte de Irak. Estas mujeres han sido violadas o vendidas en el mercado de esclavos a diferentes precios. Según noticias documentadas, EIIL (Daesh) ha secuestrado entre unas 5 a 7 mil mujeres izadíes. Estos horribles hechos han causado que casi 150 chicas de esta tribu se suiciden, según Amnistía Internacional, estos actos deben ser considerados crímenes de guerra y de lesa humanidad, en particular los cometidos contra las mujeres izadíes. Asimismo, el grupo iraquí pro derechos humanos Campaña Nacional Al-Hashad reveló que los elementos de Daesh, durante la ocupación de Mosul, mataron, violaron o esclavizaron a casi 4000 mujeres. Amnistía Internacional, en un informe, denunció que muchas de las víctimas sexuales de Daesh tienen entre 14 y 15 años e incluso hay de menos edad, y resaltó que muchas de estas mujeres y niñas han perdido su vida al ser involucradas en la trampa de la esclavitud.

Lamentablemente las entidades internacionales no han hecho nada para poner freno a esta realidad evidente y dolorosa. Ahora, se puede plantear esta pregunta, que si las mujeres y niñas de los países occidentales hubieran sufrido tal violencia, ¿la comunidad internacional habría permanecido en silencio? Dónde están los que alegan ser defensores de los derechos humanos, ¿acaso sus ojos no ven lo que ocurre hoy? Las noticias sobre mujeres involucradas en la trampa de Daesh se publican repetidamente en muchas redes virtuales, es un asunto actual y similar al de la época medieval en la que se trató a las mujeres como una mercancía, un objeto. Parece que con la llegada de este nuevo Día Internacional de la Mujer es necesario que las entidades internacionales responsables de las féminas, por una vez, tomen medidas contra los desastres trágicos y catastróficos que afectan a las mujeres en el mundo de hoy, y no sólo se basen en meros comunicados. Las únicas peticiones definitivas de los partidarios de la paz y la verdadera libertad del mundo actual deben poner en su agenda lo antes posible acciones eficaces para salvar a las mujeres que sufren las consecuencias de la guerra en Irak, Siria y El Líbano. La señora Ashrafi, responsable de la Asociación de Apoyo a las Mujeres y Niños Refugiados, sobre la situación de las mujeres, declaró: “hay que decir que el sector más vulnerable en los conflictos son las mujeres cuya dignidad es usada por instituciones y organizaciones internacionales que no sólo no mejoran su situación, sino parece que estamos asistiendo a una nueva herramienta para la violación de las normas y prestigio islámicos”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces