Imprimir esta página
Miércoles, 10 Diciembre 2014 04:19

Desacuerdos internos de EEUU, obstáculo ante un pacto nuclear iraní+audio

  IRIB- La presión ejercida por ciertos grupos, en particular en EE.UU., plantea una grave amenaza para las conversaciones nucleares y es uno de los factores clave que están bloqueando la firma de un acuerdo entre Irán y el G5+1, escribió el diario Irán Daily.

 

Los desacuerdos entre la Casa Blanca y el Congreso de Estados Unidos sobre el caso nuclear de Irán son graves. Por lo tanto, es posible creer que su desacuerdo sobre las actividades nucleares del país persa no es superficial.

Esa lucha interna en el país norteño es el resultado de los desacuerdos entre los demócratas y los republicanos. La Casa Blanca y el Congreso ya se han enfrentado en temas económicos o por la llamada ley Obamacare (seguro médico a bajo costo) y lo mismo podría suceder en el caso nuclear de Irán.

Los republicanos tratan de obstaculizar el trabajo de la Administración de Obama y quieren desacreditar al presidente. Quieren resolver el problema nuclear de Irán a través del uso de la fuerza, mientras que el inquilino de la Casa Blanca prefiere la diplomacia.

Una de las razones que impidió la firma de un acuerdo en las últimas conversaciones nucleares fue la incapacidad del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, para convencer al Congreso sobre un acuerdo global.

La República Islámica de Irán ya ha demostrado que no va a ceder ante la presión y no va a hacer concesiones irrazonables.

Si la Casa Blanca no logra convencer al Congreso sobre la necesidad de levantar las sanciones contra Irán, esto sin duda dificultará el proceso.

El optimismo expresado por los funcionarios occidentales, entre ellos el ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, y el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, sobre un acuerdo final con Irán parece ser nada más que un espectáculo. Tales declaraciones están dirigidas a preparar a la opinión pública para un posible colapso de las conversaciones nucleares en el futuro. Ellos buscan echarle la culpa a Irán en el caso de que fracasen los diálogos.

Si tal optimismo fuera real, Irán y el Sexteto deberían haber llegado a un acuerdo global el mes pasado en Viena. Aún existen brechas y un acuerdo parece estar fuera del alcance.

La última ronda de conversaciones nucleares entre Irán y el G5+1 finalizó el pasado 24 de noviembre en Viena, capital austríaca, con el consenso de extender el plazo de los diálogos hasta el 30 de junio de 2015, a fin de alcanzar un pacto definitivo.

Según declaró el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, Irán ha actuado de manera prudente, sabía, flexible y lógica en las conversaciones nucleares y, de esta forma, ha esclarecido el tema a la opinión pública internacional, por lo que en caso de que no se logre un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, nadie podrá culpar de ello a Irán.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar