Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 17 Enero 2015 04:31

Irán y Arabia Saudí, ¿Confrontación o cooperación?

Irán y Arabia Saudí, ¿Confrontación o cooperación?
  IRIB- Irán y Arabia Saudí, como dos grandes potencias regionales, han tomado diferentes posturas sobre una serie de cuestiones, como la política exterior, la economía y los principios estratégicos. Sin embargo, sus desacuerdos no son tan sustanciales que no sean resueltos.

 

 

Dichas diferencias han llegado al clímax en los últimos años en torno a Irak, Siria, El Líbano, Baréin, Yemen y Egipto. El reinado árabe está utilizando del petróleo como un medio para dar un golpe a su rival es decir, Irán.

Esto ha provocado problemas para Teherán y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). No es de extrañar que estas rivalidades tengan raíces ideológicas y están directamente relacionadas con los gobiernos en estos dos países.

El Gobierno en Irán es una república islámica mientras que Arabia Saudí es una monarquía. Debido a esto, Irán apoya el Despertar Islámico en la región, pero Riad, lo ve como una amenaza y trata de enfrentarlo.

Arabia Saudí respalda a EIIL (Daesh en árabe) y otros grupos takfiríes que operan en Siria e Irak, pero Irán lucha contra ellos y no ha escatimado esfuerzos para defender a los Gobiernos de Siria e Irak, por ejemplo Arabia Saudí ha logrado hasta ahora bloquear el levantamiento popular en Baréin.

Los esfuerzos de Riad a ayudar a sofocar los movimientos pro democracia en los países regionales y árabes es bastante comprensible, ya que suponen una grave amenaza para el imperio de Al Saud. Pero el reinado árabe debe saber que EIIL pone en peligro el sistema de gobierno en Arabia Saudí y cualquier otro país que tiene un sistema despótico.

Propaganda de los terroristas en países con sistemas democráticos difícilmente puede lavar el cerebro de las personas, pero en los países gobernados por tribus y dinastías, las falsas consignas de EIIL sobre el Islam, puede motivar a la gente a levantarse contra los dictadores. Daesh se ha convertido en una seria amenaza para Arabia Saudí de tal modo que este país ha desplegado en los últimos meses miles de fuerzas en su frontera con Irak.

Arabia Saudí y otros Estados no democráticos de la región no tienen otro remedio que abrir el camino para que su gente pueda jugar un papel más importante en el futuro de sus países. Esto ayudará a reemplazar la rivalidad política y económica con Irán a través de una cooperación constructiva en todos los dominios. Si esto sucede, el Despertar Islámico, o la "Primavera Árabe", no serían vistos como una amenaza. Así, Arabia Saudí no tendrá que coordinar sus políticas con Occidente, actuará con responsabilidad respecto a la cuestión de Palestina, tendrá relaciones más cordiales con países de la región y acabará con el despilfarro de sus petrodólares mediante la financiación de grupos terroristas.

La República Islámica de Irán podría establecer mejores vínculos con Arabia Saudí en tales condiciones. La cooperación entre los dos Estados traería la seguridad y la estabilidad en todo el Oriente Medio .

Por otra parte, existen rumores de que la salud del rey Abdolá está empeorando cada día y los informes sugieren que existe una lucha de poder entre los príncipes saudíes y esto dificultaría aún más la situación en dicho país árabe.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces