Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 06 Febrero 2016 14:08

Rusia no emplea en Siria todo su poderío militar

Rusia no emplea en Siria todo su poderío militar
Como ya hemos dicho, de acuerdo a recientes declaraciones del Presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin, Rusia no está empleando en Siria todo su poderío militar y medios de inteligencia de que dispone.

Una capacidad de combate aéreo que la Fuerza Aérea de la Federación Rusa puede desplegar en Siria son los misiles aire-aire de muy largo alcance más allá del horizonte visual (BVR) y que puede armar a los aviones caza MiG-31BM, Su-35S y PAK FA, éste último de V Generación y baja detección por radar. El caza de superioridad aérea MiG-31 en su versión modernizada BM puede ir armado de los misiles aire-aire de navegación inercial con actualizaciones y guiado terminal por radar activo R-37M, con un alcance de más de 230 km y posiblemente de hasta 400 km, pudiendo llevar el MiG-31BM hasta 6 de estos misiles según la publicación inglesa IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013 por Robert Hewson. El alcance máximo de hasta 400 km se podría lograr según esta fuente por medio de guía proveniente de un tercer partido, usando conexiones de guerra centrada en redes en línea (network-centric warfare).

Otro misil aire-aire de muy largo alcance que podría ser desplegado en Siria es el también misil de guía terminal por radar activo K-100 (KS-172), que según IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013 tienen un alcance máximo de 400 km en la versión para Rusia y que puede armar al caza Su-35S con unos 5 misiles. Por otra parte, se acaba de reportar que la Fuerza Aérea de la Federación Rusa desplegará el avanzado caza de IV Generación + + Su-35S en Siria. El radar de control de tiro del Su-35S tiene un alcance máximo de 400 km, como el del caza de V Generación PAK FA. Este avión caza de baja detección por radar podría ir armado en su principal compartimento interno de misiles con dos avanzados misiles aire-aire Izdeliye 810, que llegaría a tener un alcance máximo de hasta 450 km, misil que podría armar también externamente al caza Su-35S.

Con un alcance máximo de 400 km los misiles aire-aire de muy gran alcance rusos podrían, armando a aviones caza como el MiG-31BM, Su-35S y PAK FA operando en espacio aéreo sirio, cubrir y barrer los espacios aéreos de Israel, Jordania y el sureste de Turquía, que activamente han estado apoyando a los grupos terroristas radicales que amenazan al Estado Sirio. En caso de un conflicto con otras potencias aéreas, misiles como el R-37M, K-100 y el Izdeliye 810 serían utilizados para derribar objetivos aéreos de gran importancia - como indica IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013 – tales como aviones de radar de alerta temprana como el E-3 AWACS de EE.UU. y la OTAN, el Boeing 737 AEW&C Wedgetail de Turquía y el Gulfstream G550 CAEW de Israel, además del avión de radar de detección del campo de batalla E-8 Joint STARS del USAF (Fuerza Aérea de EE.UU.), aviones cisterna de reaprovisionamiento aéreo, aviones de transporte militar pesados y de largo alcance como el Boeing C-17, aviones de inteligencia electrónica (ELINT) e inteligencia de señales (SIGINT), aviones de guerra electrónica (EW), de patrulla marítima y guerra antisubmarina (ASW) como el Boeing P-8 Poseidon, y aviones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) como el avión no tripulado RQ-4 Global Hawk o el futuro avión no tripulado de patrulla naval MQ-4C Triton.

Poniendo en práctica la coordinación en tiempo real de fuerzas aéreas, navales y terrestres involucradas en el conflicto sirio y en la defensa de Siria, las Fuerzas Armadas de Rusia podrían implementar el concepto de guerra centrada en redes, utilizando un avión de alerta temprana sobrevolando el teatro de operaciones sirio tanto para controlar las operaciones aéreas rusas en Siria y de aviones aliados de la Fuerza Aérea Siria como también para vigilar el movimiento ilegal de aviones de combate de EE.UU. y sus aliados en espacio aéreo sirio bajo el pretexto de bombardear al grupo terrorista radical Daesh, o para detectar posibles ataques contra Siria y las fuerzas rusas en este país por parte de aviones de combate turcos e israelíes.

Un moderno avión de radar de alerta temprana que Rusia podría desplegar en Siria para comprobar la efectividad de sus sistemas de detección y de mando, control y comunicaciones sería el A-100. Este avión de alerta temprana tiene la capacidad de seguir a 300 objetivos aéreos hasta una distancia de 650 km, y de detectar a 215 km de distancia objetivos aéreos de baja detección por radar y una sección transversal radar (radar cross-section) de 1 metro cuadrado, pudiendo dirigir el vuelo de 30 aviones caza amigos a objetivos enemigos, según Piotr Butowski en su libro Russia’s Warplanes, Russian-made Military Aircraft and Helicopters Today: Volume 1.

Moscú también podría decidir utilizar un avión puesto de mando aéreo para coordinar e integrar de manera conjunta en tiempo real bajo la guerra centrada en redes las operaciones de las fuerzas aéreas rusas y aliadas en Siria, sus fuerzas navales en el Mar Caspio, sus fuerzas navales tripuladas de superficie y submarinas en el Mediterráneo Oriental, aviones no tripulados, satélites y medios de guerra espacial, plataformas de guerra electrónica y de guerra cibernética, submarinos no tripulados operando en aguas del Levante, y medios de artillería de precisión, fuerzas mecanizadas y grupos de robots de combate terrestre operando sobre suelo sirio de manera coordinada. Dicho avión con función de puesto de mando volaría seguro en el espacio aéreo ruso o de un país aliado de Eurasia, y podría tratarse de una plataforma aérea como el Ilyushin Il-80, diseñado para mandar, controlar y coordinar las Fuerzas Armadas de Rusia en caso de una guerra nuclear.

El uso de un puesto de mando volante como el Il-80 en un conflicto como el sirio sería para coordinar las diversas fuerzas convencionales aéreas, navales y terrestres tanto rusas como de países aliados para ejercitarse en el concepto de guerra centrada en redes en un teatro de operaciones de guerra convencional y no nuclear. De acuerdo a Butowski, Rusia está desarrollando un número de futuros aviones puestos de mando como el Zveno-3S, que empleará el avión Ilyushin Il-96-400. Butowski aclara que el avión puesto de mando Il-80 (Zveno-S) ha sido modernizado a la última versión Il-80M (Zveno-2S). De Rusia operar un avión puesto de mando para coordinar sus operaciones en el teatro de operaciones de Siria, tendría ya en uso una plataforma de mando y control para dirigir operaciones de guerra de mayor escala en contra de las fuerzas de Israel, Turquía, Arabia Saudita, EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de éstas intervenir en contra del Estado Sirio y de los intereses de Rusia en Siria.

Además de utilizar satélites para comunicaciones, al alto mando ruso podría hacer uso de aviones no tripulados que hagan las veces de estaciones de retransmisión aéreas de comunicaciones como parte de la guerra centrada en redes. Un candidato para este tipo de función con miras a sostener la guerra centrada en redes en el teatro de operaciones de Siria sería el avión no tripulado Sujoi Zond-1. El avión no tripulado ruso Zond-2, dotado de un radar de apertura sintética de flanco debajo del fuselaje y de sensores electro-ópticos, podría en un futuro ser utilizado para misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) de objetivos en tierra, para por ejemplo monitorear el despliegue y concentración de fuerzas israelíes y turcas cerca de la frontera siria, y para operaciones contra las fuerzas móviles de grupos terroristas radicales sunitas como Daesh y el Frente Al Nusra de Al Qaeda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces