Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 17 Noviembre 2012 14:26

El chacal a lomos de un burro 3 +audio

El chacal a lomos de un burro 3 +audio
-      Es sorprendente que quieras dejar  todas estas abundancias y bendiciones que tienes ya aquí por algo que se te ha olvidado en pueblo. Además, quizás allí nos pase algo malo. ¿para qué sirve esa cosa tan querida que dices?

-      Es una cosa importante que tiene que ver con mi bienestar, mi tranquilidad y con que duerma bien.

Se trata de un libro de consejos heredado de mi familia y que siempre llevo conmigo. Por las noches, cuando voy a dormir, lo coloco bajo mi cabeza y si no hago esto duermo mal y tengo pesadillas.

Hasta que no recupere ese libro de consejo que me legó mi padre de su puño y letra no podré estar tranquilo en este paraíso. Debo volver para recogerlo, después ya no tendré nada en el pueblo.

"Digan lo que digan, es un burro, y su nombre le acompañará –pensó el chacal-. Ahora que tiene esta idea no hay nada que hacer, pero no puede volver solo pues puede que no regrese; debo acompañarlo  para luego hacer que vuelva."

Y pensando esto, le dijo al burro:

-      Está bien. Es una buena idea. Es muestra de cordura actuar según los consejos de los padres, y me alegraría mucho que me dijeras alguno de esos consejos.

-      Ese libro contiene varios consejos – respondió -, el primero de los cuales es que siempre hay que llevarlo consigo para disfrutar de una vid provechosa.

Hay además otros tres consejos de los que ahora no me acuerdo, pues tengo mala memoria, pero cuando traiga el libro te los leeré.

-      Muy bien-dijo el chacal-.Vayamos y volvamos pronto.

El burro se puso en marcha deprisa hacia el pueblo, como un pájaro al que le acaban de sacar de la jaula o un caballo indomable sin riendas.

Caminaron y caminaron hasta que se acercaron al pueblo, y entonces el burro le dijo al chacal:

-Acabo de acordarme de aquellos cuatro consejos.

-Por favor, dímelos a mí también

-dijo el chacal ansiosamente.

- El segundo consejo- continuó el burro- es que cualquier cosa mala de la vida siempre tiene una contrapartida peor; si se está en una mala situación, hay que tener cuidado en no meterse en una peor.

-No está mal- dijo el chacal-. Bien, ¿Cuál es el tercer consejo?

-El tercer consejo – respondió el burro- es que si no has encontrado un amigo sabio, es mejor un enemigo sabio que un amigo ignorante, ya que es posible que el enemigo sabio te diga tus defectos, y así te puedas enmendar, pero si un amigo ignorante ni siquiera es capaz de discernir lo bueno y lo malo de sus acciones, aún menos podrá serte de utilidad.

- Esas palabras son de sobra conocidas por todos -dijo el chacal- y para eso no hace falta traerse ningún libro de consejos.

-Lo importante es que se trata de un manuscrito valioso, de un recuerdo de familia- contestó el burro-. De todas formas, enseguida comprenderás la utilidad del libro.

-Muy bien. ¿Cuál es el cuarto consejo? –preguntó el chacal.

Y mientras entraban por la puerta del pueblo, respondió el burro:

-Afina el oído, pues el cuarto consejo es muy importante, pues dice que evites la compañía del lobo y que te abstengas asimismo de la amistad del chacal, ya que hasta ahora no se ha visto ni lobo compasivo o justo, ni chacal leal. Por eso, cuando vi al lobo en el bosque, me di cuenta de tu hipocresía y de tu maldad, y entendí que lo que tengo aquí es mucho mejor que vagar y pasarlo bien en aquel lugar que tú prometías que era mejor.

Al oír esto, el chacal comprendió que el burro no le había creído, que se había dado cuenta de sus mentiras, que el libro de consejos era una excusa para volver al pueblo y que ahora el mismo, a pesar de toda su astucia, había sido engañado por el burro. Así, saltó del lomo del burro al suelo y puso pies en polvorosa, pero ya era tarde, pues los perros salieron tras él y lo castigaron por las gallinas, gallos y uvas que había robado.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar