Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 16 Enero 2016 11:54

A todos los jóvenes del Occidente 7+audio

A todos los jóvenes del Occidente 7+audio
      IRIB- En este programa se han estudiado los factores que han atraído a un número creciente de europeos a las filas de grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe).

 

 

 

Saludos a todos ustedes, estimados oyentes, estamos a su servicio con otro programa más de la serie "A todos los jóvenes del Occidente". En esta serie se analiza la carta del Líder de la Revolución Islámica de Irán dirigida a los jóvenes occidentales. El año pasado el ayatolá Jamenei escribió dos cartas a los jóvenes de Europa y Estados Unidos en las que directamente habla sobre el Islam y la interacción de los occidentales con los musulmanes en el mundo actual. El ayatolá Jamenei, en su segunda carta, considera el terrorismo un dolor común del Occidente y del mundo del Islam y señala que la mirada dualista del Occidente hacia el terrorismo al dividir este flagelo en bueno y malo, es la raíz más importante del terrorismo y la primera etapa del surgimiento de ideas violentas en las sociedades occidentales.

Los medios de comunicación del Occidente por medio de propagadas intensas tratan de presentar la raíz de terrorismo, pero jamás se refieren al papel del Occidente sobre la situación lamentable del mundo actual. En este contexto, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, en una parte de su carta a los jóvenes occidentales, escribió: "Hay que preguntar ¿Por qué los que han nacido en Europa y han crecido mental y espiritualmente en el mismo lugar, se unen a dichos grupos? ¿Acaso se puede creer que este tipo de personas al realizar uno o dos viajes a las zonas de guerra, de repente se vuelvan tan extremistas que disparen contra sus compatriotas? Ciertamente no se debe olvidar, el efecto de la alimentación cultural no saludable en un ambiente contaminado y generador de violencia. En este sentido, hay que realizar un análisis completo, una investigación que pueda determinar las contaminaciones ocultas y visibles. Tal vez, el odio profundo surgido en los segmentos de las sociedades occidentales durante los años del desarrollo industrial y económico, debido a las desigualdades y discriminaciones legales y estructurales, hayan creado complejidades que a veces se abren así como una enfermedad".

Las estadísticas muestran que en las filas del grupo terrorista Daesh se encuentran ciudadanos de más de 90 países del mundo, como de Bélgica, Francia, Suiza, Italia, Austria y Alemania. Algunas fuentes han estimado el número de miembros europeos de Daesh en casi tres mil personas mientras otras la cifran en diez mil. Hace poco, el diario francés "Le Fígaro" anunció o que como mínimo un tercio de los miembros del grupo terrorista de Daesh proceden de países europeos.

Los analistas han señalado diferentes motivos en la atracción de los jóvenes a Daesh. Entre ellos han mencionado ofertas económicas pues aseguran que algunas personas que se han unido a esta banda terrorista estaban sufriendo una crítica falta de recursos. Sin embargo, muchas personas occidentales que se han unido a Daesh han llevado una vida cómoda e incluso algunos de ellos mejor, independientemente de su posición, antes de ser uno de los terroristas de este grupo. Por lo tanto, es necesario pensar más exactamente en este asunto.

De hecho, la definición del Islam que presentan los occidentales no es completa ni clara. Una parte significativa de las personas que se acercan al Islam en el Occidente no conocen el verdadero Islam ni sus valores humanitarios. Estas personas constituyen gran parte de la secta wahabí de Arabia Saudí que ha conocido el Islam a través de libros publicados en el Occidente. Con el apoyo de la secta wahabí y el respaldo de EEUU y Gran Bretaña ha surgido el culto takfirí después de siglos del Islam. De hecho, Arabia Saudí apoya la propaganda de las potencias occidentales, especialmente de Estados Unidos, que presentan por ejemplo la yihad y el martirio en el camino del Islam como valores supremos de todos los actos.

Los musulmanes residentes en Europa y Estados Unidos siempre han sido minoría. Esta minoría jamás se ha beneficiado de un lugar especial entre los otros ciudadanos. En realidad, durante muchos años el dominio predominante de la política secular en el mundo occidental ha puesto en segundo plano los valores religiosos en la sociedad occidental cuya base se sienta sobre valores antireligiosos. Entonces, el ateísmo y el odio de la religión se han convertido en el Occidente en signos de modernidad y las minorías musulmanas en tales condiciones se enfrentan a discriminación y presiones espirituales. Así, tal comportamiento insultante de los occidentales hacia otras culturas ha sido un factor potencial de reaccionar fuertes e ilógicas contra la cultura del Occidente. Es por eso que algunos jóvenes occidentales que se unen a Daesh presentan un sentimiento fuerte de venganza. Obviamente, este enfrentamiento ilógico de ninguna manera tiene raíz religiosa sino que puede considerarse un tipo de problema psicológico.
Otro factor importante en la atracción de jóvenes occidentales a la organización terrorista Daesh supone la cultura especial del Occidente. Un joven que ha nacido en el occidente, se ha educado de acuerdo a los planes de esta región y ha adoptado el estilo de vida occidental, ahora, para unirse a un grupo violento terrorista donde está obligado a cometer crímenes salvajes debe abandonar las ventajas materiales, por tanto, este joven no puede haber crecido en condiciones saludables. No importa la fe que profesa la persona, si esta tiene un alma sana y consciente, no cortará la cabeza de un bebé inocente o quemar a otra persona viva. De hecho, los integrantes de Daesh cometen estos crímenes a diario. Teniendo en cuenta lo dicho, es necesario examinar la formación de los terrenos de la educación de tales personas. ¿Acaso una persona que tiene una educación correcta solo con el hecho de viajar a las regiones en conflicto puede convertirse en criminal? Obviamente esto sería un análisis muy ingenuo.

La violencia y el libertinaje sexual son dos particularidades conocidas de la cultura del Occidente. Expertos occidentales, desde hace años, han alertado sobre los efectos nocivos de estas dos particularidades y han estado buscando una solución a los mismos. No obstante, la decadencia moral es el resultado inevitable del materialismo e individualismo y estos dos principios son considerados los rasgos más sobresalientes que sostienen la fracasada cultura del Occidente.
Hoy en día Daesh cuenta con armas avanzadas y mediante una programada propaganda mediática, que incluye videos violentos sin precedentes, ha incitado a personas radicales y de espíritu aventurero hacia sus filas. Asimismo, las películas de Hollywood que constituyen símbolos de la cultura occidental, durante años, han dirigido a sus interlocutores hacia el sexo y violencia como Daesh, de hecho, esta banda responde en la práctica a las necesidades psicológicas de esta cultura.
Al lado de la violencia sin límite de Daesh con sus promesas falsas sobre el paraíso y la felicidad eterna, sus miembros han cometido una serie de abusos, entre ellos el sexual, contra mujeres y niñas. Además, muchas de estas mujeres son vendidas como esclavas sexuales. Daesh, que falsamente afirma seguir el Islam, ha pisoteado todos los valores sobre las relaciones sexuales e incluso ha entrado oficialmente en la trata de blancas. Este grupo terrorista a través de lo que llama "Yihad del matrimonio" ha atraído a un número de personas.

El mundo del Occidente por estar hundido en la búsqueda de asuntos materiales e ignorar los asuntos del alma, se enfrenta a una significativa crisis espiritual. Los jóvenes occidentales para salvarse de esta crisis han recurrido a religiones falsas y místicas. Las investigaciones de expertos en Antropología de Francia muestran que el motivo de los jóvenes occidentales para unirse a movimientos terroristas como Daesh es la falta de identidad, sentimientos de nostalgia, confusión y también debido a factores tales como la carencia de fundamento intelectual y social. Este vacío se remonta al fin de la atracción de corrientes filosóficas e ideológicas, así como de las ideas de grandes pensadores occidentales que un día ocuparon la mente de los jóvenes del Occidente, pensamientos como el marxismo y el liberalismo. En tales condiciones, hoy los jóvenes buscan algún pensamiento que puedan llenar este vacío que sienten para pertenecer a un lugar y sentir que están realizando un trabajo valioso. En esa búsqueda, ellos se han encontrado con grupos como Daesh que creen o imaginan desempeñan un papel importante en el mundo. En el pensamiento secular del Occidente, las labores pequeñas son como la de jardineros que pueden dar significado a la vida pero la persona por causa de su creación está buscando un gran objetivo y hasta que no lo encuentren no tendrán tranquilidad. Daesh ha usado este vacío en la vida del Occidente y, con la promesa de la tierra prometida, la felicidad eterna y la formación de un gobierno mundial, ha atraído a los jóvenes occidentales hacia una pesadilla.

En este programa enfatizamos que la falta del verdadero Islam, sentimientos de venganza, humillación y discriminación por parte de Occidente contra otras culturas y la crisis de identidad y de violencia moral en la cultura occidental son algunos de los factores que subyacen la mayor absorción de grupos terroristas como Daesh en Europa.

En el próximo programa estudiaremos otros fragmentos de la carta del ayatolá Jamenei a los jóvenes occidentales. Gracias por acompañarnos.

 

 

 

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar