Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 04 Febrero 2016 18:27

A todos los jóvenes del Occidente (El papel de los gobiernos occidentales en la creación de los grupos takfiríes) 12+audio

A todos los jóvenes del Occidente (El papel de los gobiernos occidentales en la creación de los grupos takfiríes) 12+audio
      IRIB- En este programa conoceremos el papel de los gobiernos occidentales en la creación y su apoyo a los grupos takfiríes.

 

 

 

Saludos a todos los estimados oyentes, estamos a su servicio con la duodécima parte de la serie de artículos titulados "A todos los jóvenes del Occidente", en la que analizamos partes de la segunda carta del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dirigida a los jóvenes occidentales en la que aborda las raíces del terrorismo y les invita a resolver este dolor común. El ayatolá Jamenei, al inicio de este mensaje, escribe: "Los amargos acontecimientos ocurridos por el terrorismo ciego en Francia, otra vez, me obligan a hablar con ustedes. Para mí es lamentable que tales incidentes sean la base de un diálogo, pero la realidad es que si las cuestiones dolorosas no proporcionan motivos para pensar y encontrar soluciones, entonces se duplicarán los daños".

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, en esta misiva, refiriéndose a la influencia de las políticas culturales del Occidente sobre el extremismo, escribe: "no niego la importancia y el valor de los vínculos culturales. Dichos vínculos traen el desarrollo y crecimientos, siempre y cuando sean establecidos en las condiciones naturales y con respeto hacia la comunidad aceptante. De lo contrario, los vínculos heterogéneos y obligatorios, no traen resultados exitosos y son perjudiciales. Por desgracia, tengo que decir que los grupos innobles como EIIL (Daesh en árabe) son el producto de este tipo de vínculos fracasados de las culturas importadas". El ayatolá Jamenei destacó que las raíces extremistas y el terrorismo no se encuentran en las creencias religiosas. Al respecto, escribe: "Si en realidad el aspecto doctrinal hubiera sido el problema, entonces hubiéramos visto este tipo de fenómenos en el mundo islámico, antes de la época colonial, sin embargo, la historia muestra lo contrario. Ciertos documentos históricos afirman que cómo la mezcla del colonialismo con un pensamiento extremista y despreciable de una tribu primitiva, sembró las semillas del extremismo en la región. De lo contrario, ¿cómo es posible que de una de las religiones más morales y más humanas en el mundo que en sus fundamentos considera la matanza de una persona como la matanza de toda la humanidad, nazca una impureza como Daesh?".

En el programa anterior dijimos que, a lo largo de la historia, los pensamientos extremistas han existido al lado de las nobles corrientes de pensamiento, al igual que las malezas crecen en un jardín de flores, pero un verdadero reflejo del rico contenido de las corrientes nobles siempre ha tenido éxito en su enfrentamiento con de las ideas extremistas y nunca ha permitido a las malezas secar los árboles del pensamiento islámico. La historia señala que antes del periodo colonialista las corrientes desviadas no pudieron tener éxito en el mundo del Islam, pero casi 12 siglos después de la aparición de esta religión divina, exactamente en el momento que Gran Bretaña extendió sus colonias, los pensamiento despreciables de Aḥmad ibn Taymiyyah que fueron rechazados por las religiones islámicas, otra vez encontraron una nueva vida. En el programa anterior, hablamos sobre el amplio apoyo de Gran Bretaña a la secta desviada del Wahabismo y aludimos a cómo este viejo país colonizador, para crear discordias entre los Estados países islámicos, otorgó el poder a Al Saud, pese a que dos veces fracasó y fue derrocado, además cerró los ojos antes sus crímenes sin precedentes contra los musulmanes.

La historia muestra que, durante 30 años desde la creación de Arabia Saudí (1902- 1932), la familia fanática saudí-wahabí, en un modo salvaje ha matado o herido a miles de musulmanes en la península arábiga y también ha mutilado en público a otros miles de persona. Además de esto, decenas de miles de personas se vieron obligadas a escapar y abandonar su hogar para dirigirse a otros puntos del mundo árabe y nunca más volvieron a su patria. Durante este tiempo, el mundo árabe musulmán estuvo controlado cruelmente por las superpotencias colonizadoras del Occidente y las fuerzas del Ejército del régimen saudí-wahabí que contaba con la protección de Gran Bretaña y por esta amistad estaba exento de cualquier sanción.

Así, la corriente del terrorismo takfirí creció en el contexto de los vínculos coloniales. La toma del poder y el crecimiento de la familia Al-Saud en la península arábiga a pesar de la existencia de imperio otomano, solo se puede analizar en el margen de los vínculos coloniales y el papel de Gran Bretaña en esa zona. Después de la disolución del imperio otomano, el apoyo multilateral de Gran Bretaña a Al -Saud que había sido derrocado, cambio completamente en su futura política sobre la región. En este sentido, la fortaleza de una tribu primitiva y nómada con ideas dogmáticas y desviadas que había sido rechazada hace 12 siglos en el mundo del Islam, sembró la semilla del extremismo en la región.

Ahora ha transcurrido más de un siglo desde aquel entonces y el Wahabismo saudí presenta una copia manuscrita y falsa del Islam noble y considera a los otros musulmanes paganos y, por ese motivo, los condena a muerte. Miles de medios de comunicación en el mundo han utilizado un gran número de trucos artísticos y propagandísticos para hacer creer a la opinión pública que las medidas del wahabismo saudí provienen del Islam. Los muftíes wahabíes han emitido edictos que consideran permisible matar a mujeres y niños, incluso bebés musulmanes en Siria e Irak e ignoran todas las verdades del Islam en cuanto a la santidad de la vida, la propiedad y el honor.

Los terroristas takfiríes por orden de los muftíes wahabíes cometen cualquier tipo de crímenes. Arabia Saudí no escatima ningún esfuerzo para golpear el eje de resistencia ante extremismo y, en esta vía, con dinero y arma, ha fortalecido a los grupos terroristas. Sin embargo, la postura del Occidente ante Arabia Saudí es de amistad y apoyo. Al respecto, el ayatolá Jamenei, en una parte de su carta escribe: "Junto con este apoyo directo, los conocidos patrocinadores del terrorismo takfirí, además de estar al frente de los sistemas políticos más atrasados, siempre han sido considerados los aliados de los occidentales". Después del ataque terrorista del 11 de septiembre en Nueva York, contrario a sus propagandas mediáticas, Estados Unidos apoyó fuertemente a Al-Saud y la corriente wahabí. Saudíes y cataríes destinaron grandes sumas de dinero para lograr apoyo mediático y político en algunos países europeos. El fuerte apoyo mediático no solo ocultó el papel ideológico de los wahabíes y los ciudadanos saudíes en la conexión de la red terrorista Al-Qaeda y el suceso de 11 de septiembre, sino que los analistas creen que los wahabíes son responsables de ejecutar las órdenes de Estados Unidos para cambiar el concepto constructivo islámico a favor de Washington. De los conceptos espirituales como la Yihad, el martirio y la resistencia que tienen un fuerte fundamento en la moralidad y la humanidad, ahora con la ayuda de las políticas superiores del nuevo colonialismo se ha convertido en un arma para destruir la imagen del Islam y provocar un genocidio de los musulmanes. "¿Qué razones mejor que estas para luchar contra el Islam verdadero? El wahabismo en realidad es una porra hecha por manos viejas del colonialismo contra la nación del Islam.

Ahora Estados Unidos y sus aliados europeos que formaron la coalición anti-EIIL (Daesh) según alegan para luchar contra miembros descarados de este grupo, pero si dejamos las propagandas mediáticas del Occidente y sus aliados, la verdad, muestra otra cosa. El pueblo y los comandantes de las fuerzas armadas de Irak han denunciado reiteradas veces que han sido testigos del apoyo aéreo y logístico que brindan aviones de la coalición a Daesh, en el norte y oeste de Irak. En este sentido, hay muchos vídeos y documentos, según los cuales, la llamada "coalición internacional anti Daesh", envía sus avión a los territorios bajo la ocupación de Daesh y allí lanzan alimentos y armas. Los miembros heridos del grupo terrorista takfirí Daesh se atienden en hospitales israelíes y reciben la acogida de las autoridades de alto rango del régimen sionista. El parlamentario iraquí Al-Zameli, dijo que "la lucha de Estados Unidos contra Daesh es una mentira más, porque si Estados Unidos realmente quisiera combatir a este grupo terrorista, podría destruirlo en una semana". Los analistas creen que Estados Unidos para avanzar en sus objetivos hegemónicos necesita de Daesh.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Jamenei, en su segunda carta dirigida a los jóvenes occidentales, señalando el contraste en las políticas y la toma de posturas dualistas en el Occidente ante terrorismo, escribe: "Queridos jóvenes, espero que ustedes cambien ahora o en el futuro, esta mentalidad afectada por la doble moral, una mentalidad que oculta los objetivos lejanos y prepara las intenciones insidiosas. En mi opinión, la primera etapa para establecer la seguridad y tranquilidad, es modificar este pensamiento que crea violencia. No se debe buscar las raíces de la violencia en otro lugar, mientras la política occidental está dominada por una doble moral, los patrocinadores del terrorismo dividen este fenómeno en bueno y malo, y prefieren los intereses gubernamentales en lugar de los valores humanos y morales".

 

 

 

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar