Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 04 Julio 2015 08:26

Sabios iraníes, celebridades mundiales 21

Sabios iraníes, celebridades mundiales 21
IRIB- En este programa continuamos el estudio de otras actividades del famoso erudito iraní Khajeh Nasir-al-Din Tusi. Especialmente, la construcción del observatorio de Maragheh, en el norte de Irán.
 
 
 
En nombre del Señor del Universo. Estimados oyentes estamos a su servicio con otro programa más de la serie “sabios iraníes, celebridades mundiales”. A continuación del programa anterior les invitamos conocer a un famoso filósofo, teólogo, jurista, científico, matemático y astrónomo iraní del siglo VII.
 
 
Dijimos que Mohammad Ibn Hassan Jahrudy Tusi, conocido como, Khajeh Nasir al-Din Tusi, nació en la ciudad Tus, en el noreste de Irán. Aprendió de su padre aspectos introductorios de las ciencias coránicas, la jurisprudencia y fundamentos de la jurisprudencia islámica, para luego ocuparse con su tío, Nooredin Mohamad ibne Ali, en el aprendizaje de las ciencias del Hadiz, también estudió los elementos básicos de la lógica y la filosofía y dominó realidades de las ciencias naturales y la teología y, bajo estas circunstancias, aprendió cuidadosamente cálculo, geometría, álgebra y música. A temprana edad, dejó su ciudad natal, Tus, y viajó Naishabur para completar sus estudios en esta ciudad, que era considerada uno de los más importantes centros científicos del mundo islámico.

Después de un corto tiempo, alcanzó un alto dominio de todas las ciencias comunes de su época. Cuando Jorasán sufría la invasión de los mongoles, Nasir al-Din se refugió en los castillos ismaelitas y allí escribió muchas de sus obras. El comandante mongol Hulagu Khan, después de atacar con su ejército Irán y derrocar la gobernación de los ismaelitas, retuvo a Khajeh Nasir al-Din al que pidió que sirviera en el nuevo gobierno y, de hecho, lo puso al frente de un ministerio.
 
 
Hulagu Khan, después de doblegar el reinado de los ismaelitas, pensaba conquistar Bagdad y para derrocar a la dinastía abasí consultó con Khajeh Nasir.  Después de pensarlo mucho, el erudito iraní dijo que, de acuerdo con la situación del mundo y la influencia de las estrellas, parecía que el califa abasí tenía por delante muchas dificultades por lo que Irak sería fácil de que caiga en manos de los mongoles. Holagu Khan que creía en las previsiones de la astronomía, confió en el pronóstico de Khajeh Nasir-al Din y a pesar de la oposición de Hesam edin, otro astrónomo, se fue a conquistar Bagdad y, finalmente, el día 4 de Safar de 565, el califa abasí Mostasam junto con sus tres hijos y las principales figuras fueron expulsados de Bagdad y esta ciudad quedó bajo el control de los mongoles y, por orden de Hulagu Khan, el califa fue asesinado.  
 
 
Después de la conquista de Bagdad por los mongoles, Khajeh Nasir-al Din se encargó de construir un observatorio en Maragheh (noroeste de Irán). Algunos historiadores creen que la construcción de este observatorio se llevó a cabo por iniciativa de Khajeh Nasir-al Din. Ellos afirman que Khajeh Nasir logró convencer al comandante mongol sobre los beneficios y ventajas del establecimiento de un observatorio en esta ciudad. Khajeh Nasir le dijo a Holagu Khan que en astronomía si uno es consciente de la situación del zodiaco, con antelación a la ocurrencia de algunos acontecimientos, se evitaría el miedo que invade a la gente ignorante. Después de escuchar las palabras de Khajeh, a pesar de los gastos costosos que suponía la construcción de dicho observatorio, el comandante mongol permitió su construcción y Khajeh se encargó de este trabajo.
 
 
Obviamente, algunos historiadores opinan que la idea para construir un observatorio fue presentada por el rey de Mongolia, Manku Qaa Khan, el mismo que había ordenado a Holagu Khan atacar Irán.  De acuerdo con esta versión, Manku Qaa Khan era un mecenas de la ciencia y dominaba algunas partes de la geometría euclidiana. El gobernante mongol cuando escuchó del vasto conocimiento de Khajeh, instó a Holagu Khan a que lo enviara a Mongolia para que construya un observatorio. Sin embargo, dado que Holagu Khan pretendía ir a conquistar el sur de China, que estaba lejos de la capital mongola, decidió que Khajeh construyera el observatorio en Irán.
 
 
El lugar elegido para la construcción del observatorio fue una alta colina en el noroeste de Maragheh. Tras las instrucciones de Khajeh, el famoso arquitecto de aquella era, Abul Saadat Ahmad ibne Osman Maraghi fue obligado a construir el monumento glorioso de Maragheh. La construcción requirió ingentes recursos que salieron de las arcas de la tesorería del gobierno mongol que puso a disposición de Khajeh Nasir-al Din Tusi todo lo necesario para ejecutar esta misión. Khajeh envió a un agente a cada ciudad para que recogieran dinero destinado a la construcción del observatorio de Maragheh.  Se dice que Khajeh Nasir al Din realizó tres viajes para supervisar el proceso de la construcción de ese observatorio, durante los cuales, recogió libros e instrumentos necesarios para el observatorio de Maragheh.
 
Khajeh durante sus actividades en el observatorio de Maragheh también elaboró las célebres tablas astronómicas denominadas "Tablas iljaníes" (Ziŷ-e-iljâni) así denominadas por la dinastía Iljani para la cual servía. Las tablas astronómicas escritas por Khajeh eran únicas e incluían un calendario y nuevos puntos sobre las estrellas que no habían sido detectados en el pasado. Innumerables matemáticos y astrónomos trabajaron en el observatorio de Maragheh, entre ellos cuatro fueron mencionados por Khajeh Nasir-al Din en el prólogo de sus Tablas iljaníes. Se lee: Holagu Khan, yo Khajeh Nasir-al Din he pedido a los que tienen conocimientos en astronomía como Moaedin Arzi, de Damasco;  Fakhredin Maraghi de Mosul; Fakhredin Ekhlati, de Tibilis, y Naymedin Dabiran, de Gazvin que preparen el terreno de Maragheh para la construcción de un observatorio y están ocupados en eso”.
 
 
Una de las principales ventajas del observatorio de Maragheh fue su gran biblioteca que tenía más de 400 mil volúmenes de libros valiosos y además era el lugar de otras actividades educativas. Khajeh invitó a sabios de diferentes partes del mundo a este gran instituto científico. En el observatorio de Maragheh se atendió mucho las ciencias y las matemáticas teóricas que formaban la base de la astronomía. Khajeh pagaba diariamente tres dirhams a los estudiantes de filosofía, dos a los de medicina, uno a los de teología y la mitad de un dirham a los estudiantes de la sabiduría de los hadices. Estas actividades se prologaron durante 13 años. Todavía no se había acabado la construcción del observatorio cuando falleció Hulagu Khan, Abagha Khan, su hijo y príncipe heredero, ascendió al trono. Dicen que el príncipe Abagha Khan primero no aceptó el reino pero después de tres meses por los consejos y esfuerzos de Khajeh, fue persuadido y asumió el gobierno. Mientras tanto, Khajeh y sus colegas siguieron la construcción del observatorio. Khajeh Nasir-al Din hasta los últimos momentos de su vida hizo todo lo posible para evitar cualquier interrupción en las actividades de este observatorio y su biblioteca.
 
 
La mayoría de los 150 tratados y cartas de Khajeh Nasir al Din Tusi fueron escritos en idioma árabe. La inmensidad y la extensión de los conocimientos científicos  de este erudito iraní solo es comparable con Avicena. Entre los dos, Avicena era màs experto en medicina mientras que Khajeh Nasir-al Din manifestó más habilidades en matemáticas, de modo que Khajeh en este terreno ha dejado libros valiosos.
 
 
El orientalista alemán Karl Brockelmann, en uno de sus libros, ha mencionado los principales logros de Khajeh en matemáticas  y astronomía. De acuerdo con este investigador, este científico iraní tradujo muchos libros científicos y fue el primero en reconocer la trigonometría como una ciencia independiente. Sus libros matemáticos se han incluido en el plan de estudios de los eruditos islámicos, y algunos de sus valiosos libros han sido traducidos a otros idiomas, beneficiando a los científicos europeos.
 
 
Khajeh Nasir al Din, en el prólogo de su libro "Ajlaq-e-naseri",  considera las matemáticas en cuatro tipos: (1) conocimientos, valores, normas y subfijos, en lo que denomina la geometría, (2) conocimiento de los números y sus especialidades en lo que denomina la ciencia de los números, (3) conocimiento de  la diferencia de cosas, objetos y dimensiones celestiales comparadas entre sí ... en lo que denomina astronomía, y (4) este sabio iraní llamó este ítem la ciencia matemática de la música.
 
 

Estimados oyentes les invitamos a acompañarnos la próxima semana.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces