Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Domingo, 11 Octubre 2015 17:47

EEUU en la semana que pasó (11 de octubre de 2015)+audio

IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes. Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales de EE.UU.

 


Pese a que existen muchas presiones para restringir la compra y la portación de armas de fuego en EE.UU., continúa la cadena de matanzas por disparos de balas reales. Las últimas noticias tratan de los tiroteos mortales ocurridos el pasado viernes y, de que probablemente el presidente estadounidense, Barack Obama, aplique la opción controvertida de la orden ejecutiva del presidente, para controlar rotundamente las armas en este país. El presidente estadounidense ha tomado más severa esta decisión después de que ocurrieran los incidentes mortales de la balacera en el colegio del estado de Oregón. Tras el tiroteo acaecido en la escuela de Sandy Hook en 2012, el incidente del pasado jueves ocurrido en el colegio de Oregón el cual dejó como resultado 15 muertos y 20 heridos, ha sido el caso número 142 de atentados realizados de este tipo registrado en los colegios y facultades de EE.UU. Luego de este incidente, Obama exigió al Congreso de este país que tome en serio intensificar las normas relacionadas con la portación de armas. Las actuales circunstancias de EE.UU. han impulsado al presidente de Estados Unidos a actuar de manera que satisfaga al pueblo de este país en cuanto al control de armas. Obama criticó esta situación y señaló que las matanzas masivas en EE.UU. están convirtiéndose a un asunto habitual. También, hace poco, el presidente estadounidense había criticado, a través de un comunicado publicado, de la elevada cifra de muertos civiles en las matanzas del pueblo en este país por medio de las armas de fuego. Diariamente y por lo menos, 24 ciudadanos estadounidenses son asesinados por los individuos que disponen de armas. De los 23 países ricos del mundo, el 80 por ciento de los asesinados por armas de fuego sucede en EE.UU. y, a cada minuto se venden 10 armas en este país.
La semana pasada, EE.UU. ha suspendido su programa para entrenar a los rebeldes sirios, dado los logros miliares obtenidos por el Ejército sirio y también por los constantes ataques aéreos de Rusia contra las posiciones de los terroristas. El secretario de Defensa estadounidense notificó el pasado viernes de que el Pentágono ha decidido concluir con el programa que tiene un presupuesto de 500 millones de dólares destinados a equipar y entrenar a, según ellos, los opositores moderados del Gobierno de Siria. En cambio, el Pentágono pretende poner en marcha un centro más pequeño del entrenamiento en el territorio turco con el fin de instruir a los líderes de los grupos disidente. El plan de equipamiento y entrenamiento de los rebeldes seculares y pro-occidental sirio se considera como un fallo atroz perpetrado por EE.UU. durante cuatro años de guerra en Siria. Los estadounidenses creían que armando y entrenando a los grupos, según ellos, moderados, éstos últimos podrían superar tanto al Gobierno de Siria como a los grupos takfiries y extremistas. Sin embargo, cuando se reveló que los grupos seculares tales como El Ejército Libre de Siria no pueden dejar ningún efecto en los cambios político-militares del país árabe, ahora, EE.UU. pretende llevar a cabo un nuevo programa y, por ello, ha pensado concentrarse en preparar a los líderes de los grupos dependientes, en lugar de entrenar a las fuerzas de combate en el frente guerra. EE.UU. espera aprovechar de estos individuos en el futuro para dirigir el proceso de la paz y la reconciliación en Siria. Entretanto, ya desde hace mucho tiempo se ha demostrado que el ganador final de la guerra en Siria no serán los grupos pro-occidentales sino que serán o bien el Gobierno legítimo del país árabe o los grupos terroristas takfiries. No obstante, ahora que ya se han formado las nuevas colaboraciones regionales, sin duda alguna, tampoco los grupos terroristas takfiries, pese a los apoyos directos e indirectos que reciben por parte de la coalición occidental-árabe, podrán ser los vencedores de dicha guerra.


La semana pasada, el Senado de EE.UU. dio el visto bueno al proyecto defensivo del año 2016, pese a las amenazas del presidente estadounidense en base a utilizar el derecho a veto. El proyecto citado había sido aprobado previamente en la Cámara de los Representantes de EE.UU. Ahora, para que el proyecto aprobado en el Senado, el cual logró 70 votos a favor frente a 27 en contra, se convierta en ley, necesita la firma del presidente estadounidense, Barack Obama. El presupuesto aprobado para los planes defensivos de 2016 es de 612 mil millones de dólares, es decir, 38 mil millones de dólares más que el límite de los gastos previstos para el año 2011. El Congreso bajo el control de los legisladores republicanos ha aumentado el presupuesto defensivo de 2016 mientras que la Casa Blanca y el Pentágono insisten en respetar el techo establecido en el acuerdo pactado hace tres años. En 2011, la Casa Blanca y el Congreso de este país acordaron, para ajustar el presupuesto y establecer una disciplina financiera federal, unos recortes equivalentes a 1,2 billones de dólares en los próximos 10 años -entre el 8% y el 9% del presupuesto total- de los gastos generales durante los próximos 10 años, para que así, EE.UU. saliera de un callejón político sin salida. Para lograr este objetivo, todas las entidades que aprovechaban de los presupuestos federales, se vieron obligadas a reducir los presupuestos federales. En la misma línea, se había previsto que el presupuesto del Pentágono para 2016 no superaría los 574 mil millones de dólares. Ahora bien, los lobbies potentes de las fábricas de armas y los complejos industriales-militares, después de estudiar el proyecto del presupuesto defensivo de 2016, elevaron en más de 38 mil millones de dólares los gastos defensivos de EE.UU. para el próximo año. Ahora que los complejos industriales-militares han logrado con éxito aumentar dicho presupuesto, todas las miradas se han fijado en Barack Obama que si éste cumplirá con sus amenazas de vetar el proyecto mencionado o no. Si el presidente veta el proyecto, los defensores de la intensificación de las políticas militaristas harán todo lo posible para superar el veto de Obama consiguiendo los dos tercios de los votos del Senado y la Cámara de los Representantes.
Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces