Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 26 Octubre 2015 15:40

EEUU en la semana que pasó (25 de octubre de 2015)+audio

IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes. Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales de EE.UU.

 


La semana pasada, el presidente estadounidense, Barack Obama, tal como había prometido, vetó el proyecto de ley del Congreso acerca del presupuesto de defensa de 612 mil millones de dólares de este país. El pasado jueves, Obama mientras vetó el proyecto de ley citado, criticó también la decisión de los legisladores republicanos por aumentar a una cifra de 38 mil millones de dólares el presupuesto defensivo a la cifra propuesta por el Gobierno. En el presupuesto aprobado por el Congreso se han tomado en cuenta los gastos adicionales dirigidos a los programas innecesarios. El presupuesto exigido por el Departamento de Defensa de EE.UU., el Pentágono, fue una cifra de 574 mil millones de dólares, sin embargo, los legisladores republicanos la subieron a 612 mil millones de dólares con el fin de fortificar los beneficios de los complejos militares-industriales. Barack Obama ha utilizado este año en curso tres veces de su derecho de veto y durante su mandato ha vetado por quinta vez las resoluciones del Congreso. Ahora bien, el veto del presupuesto de defensa de EE.UU. ha enojado a los republicanos e, incluso, el presidente de la Cámara de los Representantes, John Boehner, ha acusado a Obama de utilizar el poder de veto, puesto que para él, Obama ha puesto en peligro la seguridad nacional de EE.UU. Los republicanos creen que en las circunstancias actuales donde el mundo se vuelve cada día más inseguro, EE.UU. debe ascender su presupuesto defensivo con el fin de enfrentarse con las amenazas tales como el crecimiento del poder militar de Rusia y China o bien para afrontarse con los grupos terroristas y extremistas que están tomando cada día más poder. Por otro lado, los legisladores demócratas insisten, al contrario de los republicanos, a que la subida de los gastos de defensa de EE.UU., finalmente, hace quebrar la economía del país y, además, debilita el poderío nacional de EE.UU. Según ellos, un país con 18 billones de dólares de deuda, con un déficit de medio billón de dólares y, también con cientos programas costosos e inevitables de bienestar social, no tiene más remedio que ahorrar en los asuntos militares y defensivos. Ahora, el Congreso de EE.UU. debe analizar una vez más el proyecto de ley vetado por Obama y, por otro lado, las fuerzas armadas de este país deben actuar, hasta la decisión del Congreso, según las políticas presupuestarias aprobadas del año pasado. Los republicanos del Congreso han prometido que harán todo lo posible para revocar el veto del presidente pero, no es de esperar que logren los votos suficientes al respecto.
La semana pasada, la exsecretaria de Estado estadounidense y supuesta candidata demócrata en las carreras presidenciales de 2016 de EE.UU., Hilary Clinton, compareció ante el Comité especial del Congreso de este país para contestar a las dudas que existen sobre ataque contra el consultado de EE.UU. en Benqasi (en Libia) quien encabezaba en aquel entonces el Departamento de Estado de EE.UU. El pasado jueves y durante esta reunión que duró casi 11 horas, por fin, Hilary Clinton asumió la responsabilidad de este hecho pero, además, criticó a sus rivales políticos que abusando del acontecimiento de Bengasi, en realidad, están buscando sus intereses políticos. El día 11 de septiembre de 2012, cuando Clinton era la secretaria del Departamento de Estado, el consulado de EE.UU. en la ciudad de Bengasi fue atacado por los manifestantes en señal de protesta contra la producción y divulgación de un video blasfemo del Profeta del Islam (P) en EE.UU., lo cual causó la muerte de cuatro diplomáticos estadounidenses, el embajador Christopher Stevens entre otros. Lo curioso es que son contradictorias las versiones publicadas por las autoridades estadounidenses sobre la invasión mencionada. Principalmente, la Casa Blanca atribuyó este ataque a los manifestantes indignados quienes se habían congregado en protesta a un video antislámico. En cambio, la Oficina de la Inteligencia y la Seguridad Nacional de EE.UU., lo consideró como un ataque terrorista pre-organizado, en el cual habían intervenido algunos de los elementos cercanos al grupo Al-Qaida. Sin embargo, los republicanos acusaron al Gobierno de presentar informaciones erróneas para desviar a la opinión pública en víspera de las elecciones presidenciales realizadas en noviembre de 2012 y, para ello, ahora han formado un comité para investigar al respecto. Pero, los demócratas indican que el comité mencionado bajo el control de los republicanos pretende publicar los resultados de dichas investigaciones justo después de las próximas elecciones presidenciales de 2016, para así, perjudicar mediante el suceso de Bengasi a Clinton en las competencias presidenciales. Evidentemente, el comité citado no puede imponer ningún castigo para la exsecretaria del Departamento de Estado pero, sí que los resultados de las investigaciones podrán contener consecuencias políticas para Clinton.
La semana pasada y un día antes de que Hilary Clinton compareciera ante el Comité especial del Congreso, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, el supuesto rival de Clinton en las elecciones de precandidatos demócratas para los comicios presidenciales de 2016, renunció a competir en dicho comicios. El pasado miércoles, Joe Biden anunció que no se presentará a la carrera presidencial de 2016. Previamente, Lincoln Chafee y Jim Webb también se habían retirado de la candidatura demócrata y, ahora, con la dimisión de Joe Biden, ya las especulaciones sobre el candidato final del partido demócrata en las próximas elecciones de 2016 han aumentado entre los precandidatos demócratas, donde Hilary Clinton tiene más chance en comparación con otros precandidatos. Antes, se preveía que con la aspiración de Joe Biden en la candidatura presidencial, comenzaría un debate interno entre los simpatizantes de Clinton y los de Biden. Tradicionalmente, con la llegada del vicepresidente en función en las competencias interpartidistas sea en el partido demócrata o sea en el partido republicano, es el vicepresidente el que logra alcanzar la última fase. Entretanto, si Biden no hubiera renunciado a estas competencias, debía haber competido con una rival que en 2008 había logrado 17 millones de votos en las elecciones interpartidistas y, actualmente, disfruta de los amplios apoyos político-financieros. Sin duda, este caso, habría costado mucho para la Casa Blanca y al mismo Barack Obama en elegir entre Hilary Clinton o Joe Biden. Los líderes del partido demócrata estaban preocupados de que esta brecha concluyera con la derrota de los demócratas en las próximas elecciones de 2016 y que terminara con la victoria de los republicanos para acceder a la Casa Blanca. Con lo cual Biden renunció a su precandidatura en las elecciones presidenciales demócratas, con el objetivo de allanar el terreno para Hilary Clinton como la primera candidata femenina de las elecciones presidenciales en la historia de EE.UU.
Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces