Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Domingo, 08 Noviembre 2015 13:04

EEUU en la semana que pasó(8 de noviembre de 2015)+audio

IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes.

 

Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales de EE.UU.La semana pasada, un representante de alto rango del Congreso estadounidense criticó duramente al Gobierno de EE.UU. por demorar en enfrentarse con el avance del grupo terrorista del EIIL (Daesh, por sus siglas en árabe) en Siria e Irak. El jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Ed Royce, manifestó que Washington no impidió intencionalmente el avance de Daesh y sus actividades terroristas en Sira. También culpó a EE.UU. por los logros actuales de Daesh, puesto que para Royce, Washington no actuó a tiempo contra este grupo terrorista. El jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja de EE.UU. manifestó dichas declaraciones después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenara el envío de cincuenta  fuerzas especiales del Ejército a Siria, para demostrar que su país está decidido para enfrentarse contra los terroristas de Daesh. Entretanto, la experiencia de los ataques aéreos desde hace un año de EE.UU. contra las posiciones de Daesh y otros grupos terroristas en Irak y Siria demuestran que esta medida que fue llevada a cabo con mucha tardanza tampoco pudo ser eficiente. De acuerdo con las declaraciones del jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, la llegada de los terroristas de Daesh en las grandes y pequeñas ciudades de Siria e Irak ha reducido la posibilidad de poner en el blanco a los terroristas. La exsecretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha confesado en su libro titulado "Las Opciones Difíciles" que Daesh fue creado por EE.UU. y, según Royce creció debido a la tardanza de EE.UU. Y ahora, todas las naciones del mundo, sobre todo, las de Oriente Medio son las que pagan los costos por los comportamientos de los EE.UU.

La semana pasada, el secretario de Defensa de EE.UU., Ashton Carter, ha declarado que EE.UU. debe tener mayor interacción con Israel sobre lo que él consideró como las actividades preocupantes de Irán. Carter en una entrevista realizada con el sitio de Internet "The Atlantic" (El Atlántico en español), subrayó que EE.UU. debe continuar las colaboraciones conjuntas con Israel, sobre todo, en cuanto a Irán, y enfrentarse con otras actividades del país persa y también supervisar el cumplimiento del acuerdo logrado denominado el Programa Integral de Acción Conjunta (JCOPA, por sus siglas en inglés). El secretario de Defensa de EE.UU., Ashton Carter, hizo hincapié asimismo en mantener la opción militar contra Irán. Ahora bien, estas declaraciones y las palabras retóricas tienen dos funciones distintas. En primer lugar, sirven para revelar las profundas relaciones estratégicas que existen, sin duda alguna, entre EE.UU. e Israel. Y no es verdad lo que opinan algunos de los analistas sobre la fisura creada entre EE.UU-Israel-Arabia Saudí después de que se lograra el acuerdo del Programa Integral de Acción Conjunta. Puesto que la naturaleza y el rol de Israel es contribuir al avance de las políticas intervencionistas de EE.UU. en el Oriente Medio, un rol de mucha relevancia estratégica. En segundo lugar, dichas declaraciones indican el tipo de interacción entre EE.UU. e Israel en el marco de las alteraciones en las ecuaciones regionales. Las relaciones entre EE.UU. e Israel son estratégicas y basadas en una política multifacética; una de dichas facetas es fortificar la base militar israelí bajo diferentes excusas. Otra faceta de la política citada es mantener el rol estratégico de Israel en la región que es subordinando a las tendencias y las variables regionales y ultraregionales. De hecho, hay que buscar la verdadera identidad de la política de EE.UU. en las posiciones presentadas por las altas autoridades estadounidenses, es decir, Ashton Carter, John Kerry y Barack Obama que han concentrado su intento para presentar una imagen negativa de Irán.

La semana pasada, las contradicciones del nuevo presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Paul Ryan, con las reformas migratorias en este país indignó a la Casa Blanca. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, rechazó el pasado lunes las últimas declaraciones de Ryan sobre Barack Obama. El nuevo presidente de la Cámara Baja de EE.UU. había manifestado el pasado domingo en una entrevista realizada con la cadena televisiva NBC que durante los 14 meses que quedan del plazo de mandato del presidente, no colaboraría con Obama en cuanto a las reformas migratorias de EE.UU. Para Ryan, Obama no es confiable al respecto, ya que ha intentado utilizando las autoridades especiales del presidente, pasar sobre el Congreso. También, Paul Ryan calificó el viernes pasado en una rueda de prensa, las políticas de la Casa Blanca de erróneas. El nuevo presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU. especificó que la dirección en la que marcha EE.UU. no es correcta y crea una crisis. Ryan agregó que las medidas tomadas por el presidente estadounidense, Barack Obama, no han sido eficaces para superar ni los problemas internos ni tampoco la política exterior. De acuerdo con el nuevo presidente de la Cámara Baja de los EE.UU., el partido republicano busca diferentes soluciones para enfrentarse con las crisis. También, hizo hincapié en que todos los asuntos importantes de la vida cotidiana, el empleo, la economía, la pobreza, la seguridad nacional y la defensa, entre otros asuntos exigen una revisión.

Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces