Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 16 Noviembre 2015 17:41

EEUU en la semana que pasó (15 de noviembre de 2015)+audio

IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes. Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales del país norteamericano.

 

 

La semana pasada y simultáneamente con las críticas del presidente de Estados Unidos a las políticas antimigratorias del partido opositor, los legisladores republicanos del Senado han intentado aumentar las sanciones a los indocumentados que viven en este país. En el plan propuesto por los congresistas republicanos aumentaría el castigo incluyendo la cárcel para todos los inmigrantes indocumentados en EE.UU. que después de haber sido expulsados regresen otra vez a este país. El plan citado entra en la agenda de senadores republicanos mientras que el Tribunal Supremo de EE.UU. rechazó las medidas del presidente estadounidense, Barack Obama, en materia migratoria destinada a evitar las deportaciones de indocumentados, lo cual complica que entren en vigor las reformas migratorias propulsadas por el mandatario. Hace dos semanas, el nuevo presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, declaró que no está dispuesto a colaborar sobre las reformas migratorias con Obama durante los próximos 14 meses que quedan de su mandato. Entretanto, la semana pasada, Obama criticó las políticas migratorias del partido rival, en particular el plan de Donald Trump, precandidato de los republicanos para las próximas elecciones presidenciales de EE.UU., y consideró ilegal e imposible expulsar a los migrantes indocumentados. Aunque el plan bipartidista sobre las reformas migratorias fue aprobado en el Senado de EE.UU., la mayoría republicana de la Cámara Baja no ha dado el visto bueno hasta la fecha a dichas reformas. Hace poco, el presidente estadounidense emitió una orden ejecutiva, según la cual, se beneficiaría cinco millones de migrantes indocumentados del peligro de la deportación de EE.UU. Esta orden conocida como DAKA (por sus siglas en inglés), permitía una estancia temporal y condicionada a los inmigrantes ilegales que residían en EE.UU. desde su niñez. Pero, la Corte la ha suspendido. Los asuntos relacionados con las normas migratorias en EE.UU. se han vuelto más importantes justo ahora que está aumentando la tensión por las campañas presidenciales de 2016. Esto quiere decir que, el ala extremista del partido republicano pretende hacer más duras las normas migratorias mientras los demócratas intentan defender las reformas migratorias de EE.UU. con el fin de aclarar la situación de unos 11 millones de los migrantes ilegales. Estas dos diferentes posturas indican que cada uno de estos partidos se ha concentrado en un grupo particular de votantes estadounidenses. Por un lado, un grupo de los legisladores republicanos cree que rechazar las reformas migratorias en el Congreso hace perder los votos de los inmigrantes y, por otro, el ala extremista del mismo partido insiste en endurecer las normas migratorias, para así, atraer los votos de los ciudadanos que están insatisfechos con la llegada de razas de color a EE.UU. Por el contrario, el Partido Demócrata espera, al igual que las anteriores elecciones presidenciales, espera contar con el voto de los electores inmigrantes, sobre todo, los hispanos.

La semana pasada, las reformas migratorias en EE.UU. no fue el único tema de debate de los dos partidos rivales ya que, el asunto del cierre de la cárcel de Guantánamo otra vez más llamó la atención de las disputas entre los dos partidos en EE.UU. Un grupo de los legisladores republicanos del Congreso de este país dirigió una carta dirigida a Obama en la que exige que aclare el plan del Gobierno para el cierre de la infame cárcel. A principios de la semana pasada, el portavoz del Pentágono había declarado que en este plan que se debatiría muy pronto en el Congreso y que se habían previsto diferentes opciones para cerrar la base de Guantánamo e, incluso, los expertos del departamento de Defensa de EE.UU. han visitado diferentes lugares para trasladar un grupo de los detenidos de esta base al territorio estadounidense. Si bien aún no están claros los detalles de este plan, los republicanos del Congreso de EE.UU. no han demorado en rechazarlo y han manifestado que no permitirán el traslado de los presos de la base de Guantánamo al territorio estadounidense. La base de Guantánamo ubicada en el Golfo de Guantánamo fue establecida en 2002, en el mandato del expresidente George Bush a fin de vigilar a los individuos acusados de terroristas que fueron detenidos en el transcurso de la guerra encabezada por EE.UU. contra el terrorismo internacional. Sin embargo, el presidente Barack Obama se comprometió en las campañas presidenciales de 2008 al cierre de dicha base. Ahora, después de siete años aún están detenidos 122 presos en la base de Guantánamo, muchos de las cuales aún no han sido juzgados. El Gobierno de Obama no dispone de muchas opciones para enfrentarse con este reto; una de ellas, la más sencilla, sería enviar a los reclusos de Guantánamo a sus propios países. Pero, sólo 53 de estos presos cuentan con las condiciones para regresar a sus países y, la Casa Blanca no sabe qué hacer con el resto de los detenidos. El Gobierno de EE.UU. pretende trasladar un grupo de los presos de Guantánamo a un centro de detención dentro del territorio estadounidense pero el proyecto de ley del Congreso impide el juicio de estos individuos en el territorio de EE.UU., lo cual ha causado un obstáculo serio para poner en práctica esta idea. Ahora bien, otro obstáculo más serio son las disputas políticas que han convertido el destino de la cárcel de Guantánamo en un pretexto para que los dos partidos rivales de EE.UU. se enfrenten uno con otro.

Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces