Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 30 Noviembre 2015 06:18

EEUU en la semana que pasó (29 de noviembre de 2015)

      IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes. Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales del país norteamericano.

 

 

La semana pasada, pese a que la Cámara Baja de EE.UU. votó una ley para suspender el plan de acogida a los refugiados sirios, la Casa Blanca advirtió a los Estados que rechazan recibir a los refugiados. La Oficina de Reasentamiento de Refugiados de EE.UU. advirtió el pasado miércoles a través de una carta dirigida a los gobiernos estatales que si se niegan a facilitar los servicios a los refugiados por motivos religiosos o de nacionalidad, se enfrentarán con medidas punitivas. La carta citada, aborda la Ley de los Derechos Civiles de 1964 en la cual prohíbe la discriminación por origen racial o nacionalidad. El presidente del Comité Jurídico de la Cámara de Representantes de EE.UU. y también gobernador del estado de Texas fueron los primeros que reaccionaron contra dicha advertencia y, manifestaron que no se retirarán de su postura ante el asunto de los refugiados. Esto ocurre mientras que el Gobierno estadounidense ha prometido recibir 10.000 refugiados sirios en el próximo año financiero. Los atentados terrorista perpetrados en París impulsaron a los grupos xenófobos los cuales pretenden impedir la llegada de los refugiados al territorio estadounidense bajo la excusa de los atentados mencionados. Ahora bien, este asunto antes de que se relacione con el tema de la acogida de refugiados en EE.UU., en realidad, es otro campo de competencias políticas entre dos partidos rivales en el país norteño. Al respecto, no solo la Cámara Baja y los estados gobernados por los republicanos se han opuesto con la acogida de los refugiados con el pretexto de los temas de seguridad, sino que también los legisladores del Congreso procuran aprobar un proyecto de ley que condicione el visto bueno para los gastos del gobierno federal a la suspensión de la acogida de sirios. Algunos de los legisladores republicanos del Congreso, Matt Salmon entre otros han amenazado de que en caso de que la Casa Blanca insista en llevar a cabo el plan de la reubicación de los refugiados sirios, ellos no aprobarán el proyecto de ley del presupuesto del gobierno federal. Además, los senadores republicanos también intentan aprobar un proyecto de ley similar al que fue aprobado a principios del mes en curso en la Cámara de Representantes, que detiene la acogida de los refugiados. Sin embargo, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha amenazado con vetar la supuesta resolución del Congreso al respecto.

La celebración de la quinta reunión de los países que integran la coalición liderada por EE.UU. contra el grupo terrorista del EIIL (Daesh, por sus siglas en árabe) fue otro asunto relevante durante la semana pasada en EE.UU. Dicha reunión se celebró el pasado lunes después de que ocurrieran los atentados terroristas en Francia y, en consecuencia, los republicanos intensificaron sus críticas por la postura del Gobierno del presidente de Obama contra el grupo de Daesh. El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, mantuvo los encuentros en esta reunión con los altos representantes de 65 países miembros de la coalición anti-Daesh y recalcó el compromiso imperturbable de Washington para enfrentarse con este grupo terrorista. Sin embargo, el presidente Obama no quiso hacer referencia alguna de su encuentro mantenido la pasada semana en Washington con su homólogo galo, François Hollande, con los nuevos pasos a seguir para enfrentarse con Daesh. Esta actitud fue criticada por los legisladores republicanos del Congreso como el senador Marco Rubio y Ed Royce, presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja de EE.UU. Los críticos de las políticas de la Casa Blanca ante los grupos terroristas de Daesh están indignados porque consideran que se han chocado contra un muro tanto en los ataques aéreos realizados desde hace meses contra las posiciones de este grupo terrorista en Siria e Irak como en el fortalecimiento de los opositores armados del Gobierno sirio. Dichas críticas se han intensificado tras los atentados terroristas ocurridos en París y por la preocupación de que sucedan supuestos atentados similares en las capitales occidentales. EE.UU. y sus aliados regionales han apoyado desde el inicio de la crisis en Siria a los opositores armados del Gobierno de este país árabe y les han patrocinado económica, política y logísticamente y, de esta manera, han aumentado el desarrollo de la crisis. Con estos apoyos, los grupos terroristas, como Daesh entre otros, se potenciaron, la crisis no solo se fue desarrollando en los países de la región como en Irak, sino que no deja dormir la pesadilla de que los terroristas occidentales regresen de Oriente Medio y, además el intenso flujo de los refugiados hacia Europa han causado serias preocupaciones, pero Washington y sus aliados no están dispuestos a retractarse de su fallo estratégico ante la crisis de Siria.

La semana pasada, las diferentes ciudades de EE.UU. sobre todo Chicago, fueron el escenario de las concentraciones en señal de protesta contra el racismo. Casi la mayoría de días de la semana pasada hubo manifestaciones contra la actitud violenta de la policía estadounidense, sobre todo, contra la raza de color en este país. La nueva ronda de las protestas contra el racismo en EE.UU. comenzó después de que se difundiera un video en el cual se ve cómo muere un adolecente de raza negra llamado Laquan McDonald a manos de un policía blanco en octubre de 2014 en Chicago. La violencia de la policía estadounidense, sobre todo contra la raza de color en este país, ha causado reiteradas veces las amplias protestas. Las estadísticas muestran que han sido mucho mayores las victimas de raza negra por los disparos mortales de la policía de EE.UU., en particular los individuos desarmados. Además, desde el inicio del año en curso, sólo tres casos de un total de 385 casos de los disparos de la policía de EE.UU. por los cuales los ciudadanos de este país han perdido la vida han sido proseguidos judicialmente. En realidad, la estructura oficial actual en la sociedad estadounidense ha desesperado a la raza negra por establecer la justicia sobre los ciudadanos negros y otras víctimas de la discriminación racial en este país. Por esta razón, se prevé un aumento sin precedentes de las protestas contra la segregación racial en EE.UU.

Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces