Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 11 Enero 2016 18:50

EEUU en la semana que pasó (10 de enero de 2016)+audio

      IRIB- Saludos a todos los estimados oyentes. Estamos con Uds. con un programa más de la serie Estados Unidos en la semana que pasó y, al igual que en los programas anteriores, revisaremos los importantes cambios políticos, económicos y sociales del país norteamericano.

 

 

La semana pasada, el presidente estadounidense, Barack Obama, vetó el viernes la resolución del Congreso sobre el controversial proyecto de ley de seguros de salud denominado Obamacare, el cual en caso de que hubiera recibido el visto bueno tendría alteradas una gran parte de las normas de su propuesta inicial. De esta forma, falló una vez más el intento de los congresistas republicanos para cambiar una de las más importantes medidas de Obama en el escenario de la política nacional. En base a la ley de seguros de salud, aprobada en 2010, todos los ciudadanos se ven obligados a comprar un seguro médico y, en el caso de denegarse a hacerlo, deben pagar multas. Por otro lado, las compañías de seguro médico también deben cambiar la manera de ofrecer sus servicios, para así, allanar el terreno que facilitan los seguros de salud entre las personas de pocos ingresos. Además, el Gobierno está obligado a ayudar con recursos públicos a los más necesitados. Los republicanos se opusieron desde el inicio a la ley de Obamacare; Ellos han procurado reiteradas veces revocarla. Se dice que solamente en la Cámara Baja de EE.UU. se ha intentado cincuenta veces y de diferentes maneras abolir la citada normativa. Pero, por primera vez, estos intentos se presentaron formalmente con un proyecto de ley sobre la mesa de Obama y este no tuvo más remedio que vetarlo por octava vez desde que está en la Casa Blanca con el fin de hacer fracasar los intentos de sus rivales republicanos para revocar esa ley. Actualmente, la ley apoyada por Obama se ha enfrentado con problemas para entrar en vigor. Las irregularidades causadas a la hora de inscribirse y la poca bienvenida de los ciudadanos hicieron que la ley controversial de seguros baratos no se globalice, contario a lo esperado por las autoridades gubernamentales. Sin embargo, el Gobierno de Obama aún insiste en que, durante las últimas semanas, la ley de los seguros médicos baratos es el mejor plan para ofrecer los servicios de salud en EE.UU. No obstante, los demócratas procuran defender como sea posible de esta ley para conseguir los votos de los pobres y de las clases más vulnerables en las próximas elecciones en este país. Ahora bien, mediante su apoyo a la revocación de la ley de seguros de salud, los republicanos atraer hacia ellos la atención de los conservadores y los lobbies poderosos y muy activos en las áreas sociales y de salud.

La semana pasada, el plan del Gobierno estadounidense para expulsar a los migrantes indocumentados entró en vigencia pese a las amplias oposiciones de los grupos pro Derechos Humanos. A finales de la semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. detuvo a 121 refugiados que habían rechazado su solicitud de asilo. En la primera fase de la deportación de los indocumentados, cuatro madres guatemaltecas junto con sus hijos fueron obligadas a abandonar el territorio estadounidense. Mientras tanto, un grupo de los congresistas demócratas emitieron una carta dirigida al presidente estadounidense, Barack Obama, y le exigieron que suspenda la detención y la deportación de los migrantes indocumentados, los que mayormente son mujeres y niños, para que tengan la oportunidad de solicitar el asilo a través de los tribunales de EE.UU. Ahora bien, pese a que el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest manifestó el pasado viernes que el Gobierno de EE.UU. está consciente de las provocaciones creadas por expulsar a los migrantes procedentes de los países de América Central, aseguró que no alterarán las prioridades y las estrategias del Gobierno al respecto. El Gobierno de EE.UU. espera que llevando a cabo el plan de deportación de los migrantes indocumentados, preparar el terreno para hacer reformas migratorias en este país. Las promesas de Obama para hacer reformas migratorias y cambiar el proceso de recibir los migrantes ilegales, hizo que más del 70 % de los votantes hispanos en las elecciones realizadas en noviembre de 2012 voten a Obama. Y cuando Obama llegó a la Casa Blanca por la segunda vez consecutiva, hizo hincapié de nuevo en que es necesario modificar las políticas migratorias de este país. Finalmente, fue redactado un plan por un Comité cuyos integrantes son ocho senadores, cuatro de ellos republicanos y otros cuatro demócratas, a fin de hacer reformas migratorias en EE.UU. Conforme con el plan citado, más de 11 millones de los migrantes indocumentados, en su mayoría latinos (hispanos) y mexicanos podrán disfrutar de recibir la ciudadanía de este país. Por fin, este plan bipartido fue aprobado en 2013 en la Cámara Alta de EE.UU. Sin embargo, el desacuerdo entre los miembros republicanos de la Cámara de Representantes de EE.UU. ha obstaculizado hasta la fecha que el plan citado reciba el visto bueno. Mientras que este callejón sin salida sigue sin solución alguna, hace tiempo, el presidente de EE.UU. aprovechó de sus autoridades especiales y ordenó que el plan entrara en vigor, según el cual más de 5 millones de los migrantes indocumentados se salvarán del peligro de ser expulsados del país norteño. No obstante, el plan conocido como DACA, fracasó por el veredicto del Corte Federal.
Estimados oyentes, hemos terminado el programa de hoy y nos despedimos de todos Uds. hasta la próxima semana.

 

 

 

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces