Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 01 Febrero 2016 11:24

El ser humano, la religión y la salud mental 5‏

El ser humano, la religión y la salud mental 5‏
      IRIB- Queridos oyentes, estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados "El ser humano, la religión y la salud mental".

 

Tal como dijimos en el programa anterior: la manera de pensar de una persona influye mucho en su comportamiento. Por eso, los psicólogos prestan una atención especial al papel profundo del sistema de creencias y el pensamiento de las personas en su salud mental. En las enseñanzas religiosas, el elemento más importante que influye en el sistema de creencias y garantiza la salud mental, es tener fe en Dios.

Los psicólogos piensan que los creyentes sufren, mucho menos que los demás, problemas psicológicos y desequilibrio mental. Dill Karengui en su libro titulado "Deja las preocupaciones e inicia la vida" escribe: una persona creyente no se rinde ante las preocupaciones y mantiene equilibrio en su personalidad. Siempre está preparada para enfrentarse a las dificultades de la vida.

Henry Link, psicólogo estadounidense y escritor del libro titulado "El regreso a la fe" también dice: como resultado de mi larga experiencia, he llegado a la conclusión que los creyentes y aquellas personas que peregrinan a lugares sagrados, tienen una personalidad más poderosa en comparación con los impíos o aquellos individuos que nunca adoran su Creador.

Una de las estrategias eficaces para minimizar los problemas espirituales y tener una vida sana es poseer equilibrio mental. Se puede decir que la raíz de la mayoría de las insatisfacciones en la vida son las contrariedades que el ser humano siente en su interior. El primer paso para alcanzar un equilibrio mental es tener un conocimiento correcto de las creencias y tendencias internas, y concordar estas creencias con las condiciones de la vida. Si nuestros comportamientos no concuerdan con las creencias internas, sufrimos un dualismo y la vida se hace amarga para nosotros.

Dios, en la aleya 124 de la sura Taha del sagrado Corán ha aludido a una realidad muy significativa en la vida humana. En esta aleya leemos: "Pero quien se aparte de Mi recuerdo tendrá una vida difícil y el Día del Levantamiento le resucitaremos ciego".

Esta aleya indica que el ser humano cuenta con un espíritu especial que siempre busca un poder superior y tiene tendencias hacia Él. Pues, ahora si las personas ignoran esta tendencia interna y olvidan a Dios, esta discrepancia entre el mundo interior y exterior, provoca insatisfacción en su vida. Esta persona si incluso tiene mucho bienestar económico, sin embargo no siente tranquilidad ni satisfacción.

Dios en esta aleya dice que si la persona se aleja de su Señor todopoderoso que es la petición interna de todo individuo, no podrá obtener condiciones adecuadas en su vida.

El pensador mártir Morteza Motahari en unas palabras al respecto dice: algunas personas sienten una insatisfacción interna, no son felices ni sienten paz interna, están preocupadas, pero desconocen el motivo de esta insatisfacción interna. Aun que tienen todo lo que necesitan, sin embargo no están satisfechas de su vida.

El profesor Motahari sobre el motivo de este desequilibrio escribe: las personas han obtenido bienestar material, pero sienten un vacío en su corazón y deben saber que una de las necesidades internas de las personas es la fe que la han desatendido. Cuando llegamos a la raíz de la fe, observamos la luz de Dios y la sentimos en nuestro cuerpo y espíritu, en aquel momento podemos entender el significado verdadero del placer y la prosperidad. Tal como en el sagrado Corán leemos: Solamente con el recuerdo de Dios, los corazones se tranquilizan.

William James, psicólogo norteamericano en su libro titulado "La religión y la psicología" sobre las características de la religión escribe: la religión llena todo lo que existe en la vida, el amor, el regocijo y la amistad.

Los estudios psicológicos muestran que tener fe en Dios, convierte la tristeza en una alegría permanente. Tener fe en Dios y conocerle como la raíz de la creación, tranquilidad y bendición, es la base principal de la salud mental. Si una persona no tiene esta fe, no encontrará ningún objetivo fiable y seguro.

Tener fe en Dios es igual que un árbol que ha crecido en la tierra del espíritu de los creyentes. Alguien que planta el capullo de la esclavitud en su interior, será testigo de hermosos frutos. Los frutos del árbol de la esclavitud ante Dios, son la veracidad, la justicia, el sacrificio, la paciencia y la amabilidad. Características que son índices de la salud mental y el equilibrio en el comportamiento.

Finalizamos el programa de hoy con una recomendación del Hazrat Ali (la paz sea con él). Aquel Hazrat sobre algunas personas que no establecen una concordancia en sus dichos y hechos dice:

No seas igual a las personas que esperan la prosperidad en el otro mundo, pero no realizan ningún esfuerzo al respecto en este mundo. No seas igual a algunas personas que saben el camino de lo correcto y lo incorrecto, pero dudan cual tomar. Aman a los creyentes, pero no actúan igual que ellos. Consideran a los pecadores como sus enemigos, sin embargo en la práctica, es uno de ellos. El pecado de los demás, incluso si es pequeño, para ellos es muy grande, sin embargo, él mismo perpetra pecados grandes.

Estimados oyentes, en espera que este programa haya sido de su interés y agrado, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Enlaces