Miércoles, 13 Noviembre 2013 20:30

Comida alemana Reibekuchen

Comida alemana Reibekuchen
El reibekuchen, o rievkooche en el dialecto local, es un plato típico de la cocina alemana a base de patata con forma de tortita. Es especialmente típico en la región de Renania. Se considera también receta tradicional en la vecina región de Güeldres, una de las doce provincia de los Países Bajos.
Es frecuente que este plato reciba otros muchos nombres, como Kartoffelpuffer. Se pueden encontrar diferentes opiniones sobre la exactitud de los términos reibekuchen y kartoffelpuffer, sobre si unos se hacen con patata cocida y otro con patata cruda, si uno se hornea y luego se fríe o sólo se fríe o si son simplemente distintos nombres dados en distintas zonas de Alemania. El reibekuchen se elabora con patata cruda rallada y se fríe, no se hornea ni se cuece la patata; el término kartoffelpuffer se referiría más ampliametne a tortitas de patata en general más que a una receta en concreto.

 

La base del reibekuchen es patata rallada o molida, huevo y harina para formar una masa a la que se añaden otros ingredientes saborizantes, casi siempre cebolla y ajo. Se sirven cubiertas con alimentos dulces (como compota de manzana o azúcar) o salado (quesos, salsa de tomate, etc). Se consumen en cualquier época del año pero son especialmente típicos durante el invierno y la Navidad, época en la que se pueden comprar en numerosos puestos callejeros. Variedades parecidas de tortitas de patata, o potato pancakes, son platos frecuentes en la cocina de numerosos países europeos como Polonia, República Checa, Latvia, Luxemburgo, Austria, Eslovaquia, Bielorrusia, etc.

Ingredientes y elaboración

 

Para elaborar las reibekuchen se puede utilizar cualquier tipo de patata pero tradicionalmente se han utilizado patatas muy ricas en fécula, principalmente patatas bintje. Una receta básica de reibekuchen, aproximadamente para 4 personas, necesita los siguientes ingredientes:

 

1 kg patatas

3 huevos de gallina

50 gr de harina de trigo

1 cebolla grande

sal y pimienta para condimentar. Opcional: nuez moscada, pimentón, ..

aceite para freír, puede ser de girasol o de oliva.

 

Preparación

 

Se comienza rallando la patata cruda. El rallado ha de ser medio, no muy fino. Cómo alternativa se pude hacer con una picadora a velocidad lenta, pero suele ser preferible el rallado manual para que quede con una mejor textura.

Se pica la cebolla muy fina y se baten los huevos.

Se pone a calentar una sarten con aceite profundo.

Mientras se calienta el aceite, mezcla bien la patata rallada, los huevos y la cebolla. Salpimenta y añade también, en caso de usarse, las demás especias como nuez moscada o pimentón; mezcla de nuevo.

Con ayuda de una cuchara sopera se van tomando porciones de masa que dejan caer en el aceite. La masa se expande sóla adquiriendo la forma de tortita típica del reibekuchen. Se han de freír con el aceite muy caliente y por los dos lados.

 

Es aconsejable que las tortitas reibekuchen se vayan colocando sobre papel absorbente a medida que van saliendo de la sarten. De esta forma disminuirá la cantidad de aceite que queda impregnando las tortitas y quedarán más crujientes por más tiempo. Ya se preparen para comidas dulces o para comidas saladas, los reibekuchen se sirven casi siempre con apfelkompott, una típica compota de manzana elaborada con manzanas peladas y cocidas con azúcar y diversas especias. El apfelkompott se puede servir cubriendo las tortitas o en un pequeño bol para que cada comensal se ponga si le apetece.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar