Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 24 Septiembre 2015 05:20

Con los peregrinos en la fiesta del sacrificio y la obediencia

IRIB- En este programa reconocemos el motivo del sacrificio en la ceremonia de Hach.

 

 

Hoy es el décimo día de Zihajjey que coincide con el Eid Qorban. Es el día de la alegría que llena las almas de devoción y servidumbre. Principalmente las fiestas, en la cultura del Islam, se celebran con entusiasmo y alegría espiritual y crean oportunidades para acercarse a Dios. Eid Qorban también es la cúspide del acercamiento de los hombres a Dios. En este día, la tierra de Mena es testigo de la presencia de los hombres que están listos para pasar las etapas finales de Hach, mientras repiten las palabras bellas de Ibrahim, el profeta del monoteísmo, que dice ante su Señor (la aleya 79 de sura Los Rebaños)

Vuelvo mi rostro, como hanif, hacia Quien ha creado los cielos y la tierra. Y no soy asociador».

Nosotros también acompañamos a las personas que en este día son peregrinos y dirigimos nuestras almas hacia la tierra de la inspiración. En este día en que todo momento está lleno de la bendición divina, nosotros también levantamos nuestras manos hacia Dios, misericordioso, y le suplicamos perdón y también le pedimos derrame dignidad y otras bendiciones sobre los musulmanes.

¡Oh Señor!, te suplicamos que por el valor de este gran día y este Eid espiritual, devuelvas la seguridad y la paz a las tierras de los musulmanes que en estos días están involucradas en los complots de los enemigos. Felicitamos esta gran fiesta a todas las personas devotas.

El Eid disfruta de un significado especial y con la alegría de esta fiesta debemos hacer nuestro trabajo y deberes y evitar los actos malos. El Islam define al hombre como un creyente responsable y por eso cuando trata de satisfacer a su Señor se aleja de las maldades y un día especial para ello es Eid, que le acerca a la bendición de Dios. El sentido de acercamiento a Dios no se basa en el lugar y el tiempo, sino que significa obediencia y la realización de actos buenos. Hoy, los peregrinos han llegado a Mena, que significa pedir y rogar pues la tierra de Mina es el lugar de los sueños. El Imam Sadiq (la paz sea con él), dice: Gabriel le dijo a Ibrahim en sueños que llame a esta tierra Mena.

El deseo de la humanidad es llegar a la cima, ese deseo es superior a todo, alejarse de la arrogancia moral, el orgullo y la envidia, y sacrificar sus caprichos. Hay muchas acciones obligatorias durante la peregrinación mayor como la de recoger piedras para la ceremonia de apedreamiento del demonio (Rami Yamarat) que consiste en lanzar pequeñas piedras a tres pilares que representan el demonio, este rito se puede realizar en tres días.

Entre otros actos rituales que se realizan el 10 de Dhul Hijja figura el sacrificio de algunos animales, como camellos, vacas u ovejas, y donarlos a los necesitados y hacer obras de caridad. Eid Qorban, nos recuerda que la fiesta y la alegría real empiezan cuando las personas han cumplido las órdenes divinas y se han acercado un paso más a su Señor. Porque dejar de lado todos los deseos internos es una forma simbólica que demuestra la intención de sacrificio de cada persona.
Dios en la aleya 102 de sura Los puestos en fila dice:

Y, cuando tuvo bastante edad como para ir con su padre, dijo: «¡Hijito! He soñado que te inmolaba. ¡Mira, pues, qué te parece!» Dijo: «¡Padre! ¡Haz lo que se te ordena! Encontrarás, si Alá quiere, que soy de los pacientes».

El erudito islámico el ayatolá Rey Shahri, al respecto dice: "La virtud tiene niveles, y el sacrificio puede hacer referencia a los más altos niveles de la virtud. Un nivel es para evitar los pecados, y la etapa superior es para borrar los malos actos, como algunos pecados detestables. Por último, el sacrificio es el más alto de todos y es para todo lo que no tenga relación con Dios, es decir, cuando en las almas no hay nada de amor por Dios ni valores religiosos".

La ceremonia de este gran día tiene una raíz histórica y está relacionada con el relato de la vida del Hazrat Ibrahim. Quien en el camino del sacrificio a Dios dejó todo lo que había en su alma menos el amor por Dios, y dibujó un bello cuento de amor celestial. Dios en el Corán, ha descrito eventos hermosos de devoción y sinceridad de Ibrahim y su hijo Ismael. Ibrahim después de pasar algunos altibajos pidió a Dios un hijo, y después de años de espera Dios le concede a Ismael. Este hijo fue muy querido por Ibrahim, y eliminó el sufrimiento de años que había en su rostro, hasta que llegó a la adolescencia. Dios se manifiesta a Ibrahim en sueños, y le pide que sacrifique a su hijo Ismael, este sueño se repite tres veces. Y así se crea un conflicto en el corazón de Ibrahim, la ansiedad y la pasión por decidir qué hacer. Ibrahim habla con Ismael sobre el asunto, pero Ismael era creyente y obediente a Dios, entonces le respondió: "Padre, haz lo que se te ordena, y si Dios quiere, encontrarás en mí a uno de los pacientes".

La aleya 102 de sura Los que se ponen en fila dice:

"Y le rescatamos mediante un espléndido sacrificio".

Ibrahim e Ismael juntos aceptaron la orden y fueron para realizar el sacrificio. Ibrahim, seguro en su Señor, alejado de Satanás y con la cara iluminada se sintió cerca de su hijo. Así obedeció la orden de Dios. Tomó el afilado cuchillo y lo puso en la garganta de Ismael, pero de pronto se oyó una voz que gritó: "Ibrahim, detente". En las aleyas 109 y 110 de la sura Los que se ponen en fila dice:
"¡Paz sobre Ibrahim!
Así retribuimos a quienes hacen el bien".
Luego, Dios envió a Ibrahim a sacrificar un carnero en lugar de su hijo Ismael. Esta es una de las más bellas escenas de sumisión y servidumbre para con Dios. Así pues, para conmemorar este recuerdo, Dios dijo que todos los años durante la temporada del Hach, los peregrinos de La Meca, en el valle de Mena, deben sacrificar un animal. Este es uno de los ritos más importantes de la Peregrinación, este examen es para las personas que dejan de lado sus deseos carnales en el camino de Dios.

La tradición del sacrificio es un símbolo de lucha contra los deseos materiales, el peregrino con entusiasmo y sin rencor regala a su amigo, de la misma manera Dios ha pedido que de las partes del sacrificio den a los necesitados. Ahora los peregrinos inspirados en Ibrahim, realizan el sacrificio una vez más, apartando de ellos el egoísmo y sus deseos carnales.

Después de la ceremonia del sacrificio y de la celebración del rezo del Eid Qorban, (la fiesta de los peregrinos), tienen una corta permanencia en Mena, luego se dirigen a La Meca para hacer la circunvalación de despedida. En este tiempo el alma de los peregrinos está llena de luz y de esperanza y de alegría espiritual. Agradecen a Dios por haberles permitido asistir a y tomar parte en los ritos del Hach, luego se preparan para regresar a sus lugares de residencia con el corazón limpio y puro.

Felicitamos a todos ustedes queridos oyentes en este gran día de Eid Qorban, y suplicamos a Dios que nos conceda el éxito.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar