Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 15 Octubre 2015 07:16

Moharam, mes de conmemoración del levantamiento del Imam Husein (especial por el primer día del mes de Moharam)

Moharam, mes de conmemoración del levantamiento del Imam Husein (especial por el primer día del mes de Moharam)
IRIB- Este programa se dedica a Moharam y el levantamiento del Imam Husein (p).

 

 

 

En la cultura de los iraníes, los símbolos religiosos preparan el terreno de muchos ritos diferentes debido a la variedad geográfica y tribal que, desde el pasado hasta el día de hoy, se han transmitido de generación en generación. No hay duda que la cultura chií es la más afectada por el movimiento de Ashura que está mezclado con el duelo por el Imam Husein, pues el duelo se considera una manera de mantener vivos los valores elevados islámicos y humanitarios. Los mismos valores por los que el Imam Husein y su familia perdieron la vida.

Se puede asegurar que, entre los rituales espirituales, la cultura de la Ashura es la más completa, profunda y diversa, y esta variedad se ve en todas las etapas de la celebración de la ceremonia de duelo por el Imam Husein. El duelo religioso de Ashura comienza antes de la llegada del mes de Moharam. En la primera semana del mes de Moharam llega a su cúspide y continúa hasta el día de Arbaein (cuarenta) es decir 40 días después de la épica de Ashura. La gente de diferentes regiones de Irán, al acercarse Arbaein, celebran diferentes ceremonias y rituales con el fin de conmemorar el levantamiento del Imam Husein (p).

Los cuadernos de viajeros son una de las importantes fuentes para conocer la cultura del pueblo de Irán. Algunos de estos apuntes han sido escritos por turistas y aventureros que, por estar lejos de la furia de las autoridades, tuvieron libertad para explicar y describir la situación y las características de la comunidad y la gente, empero, también a veces los reyes escribieron al respecto. Obviamente, en estos escritos hay ciertos errores que provienen de la distancia con Irán, la falta de conocimiento del idioma persa, de información incompleta y los perjuicios.

El auge de los cuadernos de itinerarios fue durante los siglos XVI y XVII de la era cristiana, después de la formación del gobierno de la dinastía Safávida y el aumento de las relaciones política y económica de los europeos con los iraníes. Los que escribieron itinerarios sobre sus viajes a Irán durante los tres periodos de las dinastías Safávida, Zandieh, y Qayar, al describir sus observaciones sobre las ceremonias de luto, más o menos, han señalado algunos puntos en común, uno de ellos es la atención especial de los gobernadores sáfavidas y qayaríes a la celebración de estos rituales. Entre los informes de los que han viajado a Irán, existen imágenes detalladas sobre la representación simulada que realizan los iraníes de los pasajes de Ashura durante los aniversarios del martirio del Imam Husein.

La miembro de la delegación científica de investigación de la herencia cultural de Irán, Gila Moshiri dice: observando los escritos de turistas europeos podemos entender que los viajeros en el periodo de la dinastía sáfavida han tenido mucho material para trasmitir los conceptos religiosos de los iraníes chiíes y han contado los asuntos más considerables. Agrega: "Los primeros exploradores que han vivido más tiempo en Irán han hecho una descripción más precisa y real de las prácticas religiosas. Los primeros exploradores, cuya tendencia al cristianismo era más fuerte, registraron con mayor precisión el comportamiento religioso de las personas. Por último, el conocimiento de los exploradores sobre la historia y la comunidad de Irán ha tenido una relación directa con su comprensión de la cultura religiosa del pueblo".

"Tazieh" ha sido una de las ceremonias que ha atraído la mirada de los exploradores y sobre este rito se puede encontrar una referencia u explicación en muchos informes.

Eugène Flandin, artista, viajero, arqueólogo francés, en una parte de sus observaciones sobre una visita a Irán, registró algunas escenas de la ceremonia de duelo de Ashura. Flandin, que viajó en 1839 a Irán y se quedó dos años en Isfahán, en el camino de regreso visitó algunas otras partes del país. Este artista, en un extracto de su cuaderno de bitácora sobre el ritual de Tazieh que observó en una de las ciudades a su paso, escribió así: "vi una escena que atrajo más que todo mi atención se trataba de un combate entre la familia y los seguidores del Imam Husein y la tropa de Yazid. Esta escena tan influyente entre los espectadores, que las personas creían que estaban presenciando una escena real. Tazieh se ejecutaba en forma de poesía y sus actores interpretaban las canciones y sus movimientos recreaban una gran emoción".

Este viajero francés es uno de los peregrinos y describe la apariencia de un pueblo de luto junto a la dimensión artística de la ceremonia de duelo de la nación iraní. En el cuaderno de viaje Flandin se lee as siguientes expresiones: "Tazieh se formaba por varios escenarios de cortinas negras y en los intervalos los jóvenes de familias famosas servían a los espectadores agua y jarabe gratis. Todos en señal de luto se habían vestido negro o gris".

Prosigue que la ceremonia de luto del Imam Husein está llena de creencias y prácticas y rituales de caballería. Además de los actos de teatros y ritmos musicales, que se han informado en otros itinerarios, agrega que la gente llevaba símbolos de luto como particularidades de esta ceremonia durante estos días.

Uno de los comerciantes y turistas francés que describió el día de Ashura en 1078 de la era cristiana fue Jean-Baptiste Tavernier. Él asistió a la plaza "Naqsh-i Jahan" en Isfahán y en su diario escribió: "un grupo de personas enlutadas de doce barrios de Isfahán se reunieron en la plaza Naqsh Jahan. Cada grupo tenía un Alam o pesados símbolos de metal (de entre 150 y 300 kilos), con luces, blasones y estatuillas que recuerdan el derramamiento de sangre en Karbala. También llevan un Yabare, que es una caja de madera, que semeja a un ataúd, cubierta de una tela bordada con flores".

El escritor alemán Heinrich Brugsch, sobre el duelo por el Imam Husein en el siglo XIX, en su libro "En la Tierra del Sol", escribió: "los invitados se habían sentado en una gran tienda y miraban la ceremonia. Al inicio los hombres fuertes llevaban varios alam y kotal. Después unas ocho personas entraban en un campo llevando en sus hombros un marco. Había algo como un ataúd en el marco. Nos dijeron que el ataúd simboliza el Profeta del Islam. Encima del ataúd había chales de cachemira y a los lados candelabro. Dos personas a ambos lados iban a caballo portando un estandarte".

El explorador y pintor inglés Frederick Charles Richard, viajó a Irán durante los primeros años del siglo XX y escribió un libro titulado "Un viajero iraní" en el que describe la ceremonia de luto en Yazd. Dice que la gente la celebra con mucho entusiasta. En una plaza que está situada en frente a la puerta principal del Bazar de Teherán se colocó una gran estructura grande de madera ( Nakhl, que significa hoja de palma) a la que se adosan dagas, espadas, lujosas telas y espejos y que el día de Ashura es llevado en procesión de un lugar a otro como si fuera el féretro del Imam Husein. Esta ceremonia es conocida como "levantamiento de la palma" que cien hombres intentan levantar para alcanzar una recompensa". Las grandes piezas de madera tienen tanto peso que no puede avanzar y solo se logran girarlas.

Richard, después de describir este ritual, escribe que durante esta ceremonia se desarrolla una serie de los teatros en las calles y avenidas. Las escenificaciones son muy patéticas ya que simulan partes del martirio del Imam Husein y sus fieles. Él las considera muy interesantes y agrega que antes del teatro los actores practican varias noches consecutivas y los reiterados gritos y canticos dolorosos al final del teatro hace desprender el grito desgarrador de los espectadores.

El escritor e informador español Juan Goytisolo escribió un libro titulado "De la Ceca a la Meca. Aproximaciones al mundo islámico". En esta obra, describe algunos fenómenos sociales y culturales en los territorios islámicos que hasta ahora han sido poco atendidos.

"Los días del luto en Teherán" es el título de un capítulo de dicho libro que explica la ceremonia del luto de los chiíes en la época contemporánea. Este informe empieza con unas frases de la carta del Hazrat Ali (la paz sea con él) a sus hijos en la que les prohíbe engañar al mundo.

Goytisolo, a continuación, escribe que durante los días de duelo por el Imam Husein (la paz sea con él), la cara de las grandes y pequeñas ciudades y las aldeas cambian de modo considerable. Todo es negro y todos se visten de negro. Las banderas y Alames son negros y a veces verdes y se izan sobre los techos de las casas. Mujeres, hombres, jóvenes y viejos, se visten de luto, y la gente -especialmente los hombres jóvenes- se reúne en las mezquitas y los lugares religiosos donde se golpea el pecho en una manera de solidarizarse con los mártires de la lucha desigual de Ashura. Una lucha que en el siglo XIV ocurrió en el desierto de Karbala.

El Imam Husein, con una fuerte creencia en sus principios, pudo mantener eterno el espíritu de epopeya y orgullo en la nación islámica. Aquel Hazrat hizo hincapié en que de ninguna manera se debe aceptar el dominio de los tiranos y solo hay que rendirse ante las reglas de Dios que buscan la felicidad de las personas. Husein ibne Ali, con su singular levantamiento, dejó una verdad bella, según la cual, cuando la tiranía y la opresión han ocupado la comunidad humana y han apagado la luz de la benevolencia y la virtud, para restaurar los valores religiosos, el pueblo debe levantarse aun si pone en riesgo su vida en este camino.

Saludos a Husein una verdad que siempre está viva. Saludos de Dios para él, quien sacrificó su vida para restaurar la religión divina e izar la bandera orientadora del Islam.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar