Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 26 Octubre 2015 19:23

Imam Sayad (la paz sea con él) y sus esfuerzos para mantener viva la epopeya de Ashura (especial con motivo del aniversario de su martirio)

IRIB. En este programa les hablaremos sobre las actividades del Imam Sayad (la paz sea con el) destinadas a mantener vivo el movimiento de Ashura.
 
Estamos en el aniversario del martirio de un gran  personaje de la familia del Profeta del Islam, que en un periodo peligroso que coincidía con los años después del levantamiento de Karbala , con inteligencia, responsabilidad y liderazgo, asumió el liderazgo del Imamato  de los musulmanes.  Él es el Imam Ali bin Al-Hussein, quien de acuerdo  con la voluntad divina,  sobrevivió a la tragedia de  Karbala para que sea el mensajero de este gran acontecimiento.
 
 
Damos el pésame por el martirio del Imam Sayad a todos ustedes estimados oyentes de la Voz Exterior de la República Islámica de Irán y, para conmemorar a este gran Imam, les relatamos algunos fragmentos de sus  pautas, en particular, durante los días duros y difíciles después del levantamiento del Imam Husein (la paz sea con él).
 
 
El Imam Sayad, hijo del Imam Husein, nació en el año 36 de  hégira lunar. Su vida bondadosa duró 57 años. La importante  coyuntura de la vida del Imam Sayad ha sido el periodo de su Imamato, que empezó después el martirio del Imam Husein. El Imam Sayad durante el suceso de Karbala estuvo enfermo y por eso no pudo estar presente en el campo de batalla de los justos contra los injustos. Uno de los historiadores del suceso de Karbala, Hamid ibne Moslem, escribió: En el día de Ashura, después el martirio del Imam Husein, las tropas de Yazid iban hacia Ali ibne Al Husein. Él estaba enfermo y dormido en su cama. Aunque se había ordenado que mataran a todos los hombres de la casa de Husein, como lo vieron postrado en la cama, no lo asesinaron. De hecho, la enfermedad del Imam Sayad en el día de Ashura llevaba escondida una sabiduría divina para que sobreviviera y diera continuidad al camino de su padre.
 
 
El periodo del Imamato de Imam Sayad duró 34 años y una parte importante de su responsabilidad fue llevar el mensaje del levantamiento de Karbala a la nación del Islam. El asume el Imamato, cuando la comunidad atravesaba por un periodo de altibajos, todos los valores religiosos habían sido distorsionados y cambiados por los omeyas. Los malos pensamientos, el oportunismo, los laicos, fueron las particularidades más prominentes de la situación. De tal modo, que los fieles de aquel Hazrat fueron muy pocos. En el periodo de Imamato del Imam Sayad, la comunidad islámica estuvo atrapada en una crisis de pensamiento y de creencia. El pueblo se alejaba de la familia del Profeta, y el gobierno omeya trataba de mantenerles ocupado con problemas innecesarios y con entretenimientos marginales.
 
 
El periodo del Imam Sayad es el más crítico del Islam, puesto que los califatos como Yazid y sus sucesores gobernaban la comunidad islámica. Ninguno de ellos no aprovecharon de la virtud y humanidad. El desarrollo de la corrupción y el capricho por parte de los gobernadores Omeyas, expone al Islam ante otra desviación.
 
 
El Imam Sayad pasaba la segunda mitad de su vida en dicho entorno. En este ambiente, si alguien nombraba el buen nombre de la familia del profeta, era presionado, por ese motivo el pueblo trató de mantener su distancia con la familia de profeta para que no los acosen. Por otro lado, la expansión de las conquistas islámicas, originó la integración de tribus y que diferentes naciones con diversidad de culturas se adhieran a la comunidad islámica. Estos asuntos llevaron al Imam Sayad, a disposiciones muy difíciles con respecto a las tendencias de ideas para revitalizar el sistema intelectual del Islam y volver a crearlo. El Imam trató de dar conocimiento al pueblo sobre el concepto real de la religión, y puso en el alma del pueblo, los pensamientos islámicos. Así, una de las vías de la lucha del Imam Sayad, contra el gobierno cruel y opresivo omeya, fue la iluminación a través de la difusión del conocimiento puro y noble de la familia de profeta.
 
 
Según la historia, él convierte la mezquita del Profeta de Islam en una escuela de jurisprudencia para tratar diferentes temas como teología, comentario, narración, filosofía, gramática, mística y ética y cuestiones científicas y teológicas. Estas mismas aclaraciones día a día hicieron que el número de amigos y fieles del Imam Sayad aumentara, lo que preparó el terreno para la actividad del Imam Baquer (P) y del Imam Sadeq (P) en  los próximos años.
Así el Imam Sayad, firme y decisivo, en la oración, durante los días después del suceso de Ashura y los próximos años de su Imamato, a través de diferentes tácticas y estrategias trata de de enfrentarse contra los omeyas.
 
 
Aquel Hazrat, en los días posteriores al suceso de Karbala, pronunció apasionados sermones, influyentes y entusiastas, y realizó actividades culturales e intelectuales. Con los años, el Imam trató de limpiar las oscuras nubes de la ignorancia, y así el sol del Islam brille más sobre el pueblo. La coherencia y la continuación de las actividades del Imam Sayad en el campo de la conciencia intelectual y cultural, día a día, añadieron conocimiento al pueblo y aclaró la naturaleza verdadera de los omeyas ante la opinión pública.
 
 
El Imam Sayad, al igual que los otros sublimes, consideró que  su misión era combatir la tiranía y establecer la justicia en la comunidad. Él con métodos y herramientas existentes se esforzó para explicar el concepto de obediencia ante flexibilidad. El pueblo musulmán de la era del Imam Sayad, debido a las propagandas, actividades políticas y culturales de los gobiernos ilegales, vivía en la ignorancia, el abandono e inconsciente de las realidades políticas y religiosas.
 
 
En tal condición, la responsabilidad más grande e importante del Imam Sayad era trabajar para el resurgimiento del Islam noble de Mohamad (saludos sean para él y sus descendiente), determinar la posición del Imamato y el liderazgo de la familia del Profeta y enfrentar la ignorancia política y religiosa del pueblo. Asimismo, la supervisión de los sucesos dentro de la comunidad, especialmente la actuación de los sabios (ulemas) y pensadores, fue otra de las medidas valiosas de Imam Sayad. En esta dirección, destacan sus declaraciones acerca de las escuelas de pensamiento y sus advertencias a los ulemas al respecto.
 
 
La más importante herencia cultural del Imam Sayad ha sido su libro Sahifieh Sayadieh. Este complejo valioso es un mar infinitivo de conocimientos y sabidurías islámicas que plantea asuntos ideológicos, culturales, sociales y políticos al margen de oración.
 
 
El Imam Sayad, en este libro, considera que el objetivo final de cualquier acción es obtener la satisfacción divina y acercarse a Dios omnipotente y, en este sentido, invita a los hombres a orar y rezar para alcanzar esta única realidad. El lenguaje del rezo que ha usado en Sahifieh Sayadieh, enseña un lenguaje sentimental, lógico y que genera un entusiasmo en el alma de los hombres y los prepara para recibir la realidad.
 
 
 Este complejo iluminado aunque se ha ofrecido en el margen del rezo a Dios, es un sistema absoluto educativo. El Imam Sayad dejó las más excelentes lecciones teológicas, espirituales y ales en el lenguaje de la adoración y el rezo. Un asunto siempre necesario para los hombres. En sus diferentes oraciones, nos dice que el eje de la vida de los hombres en todas las etapas tiene que ser Dios y el motivo y objetivo de este eje es la presencia divina en la existencia del hombre. En este sentido, un enlace de los hombres con Dios, se encuentra en el Sahifieh Sayadieh que introduce al hombre hacia la sabiduría y el conocimiento de Dios.
 
 
La primera particularidad del sistema educativo que muestra Sahifieh Sayadieh, es la asociación con la naturaleza humana. El Imam Sayad, conoce completamente las necesidades naturales de los hombres y se basa en ellas para educarlos. Una de las inclinaciones naturales del hombre es atender la búsqueda de Dios y acercarse a Él. El Imam usó esta necesidad e inclinación como un terreno para preparar el alma de los hombres a fin de que reciban las bondades divinas 
 
 
Se ha narrado que el Imam Sayad, en las diferentes coyunturas de su vida, reavivaba la memoria de Karbala. Incluso cuando le traían la comida, recordando las dificultades de hambre y sed que pasó la familia del Profeta, en particular los niños, decía: “cuando me enteré de la muerte de los niños de Fatimá, algo se me atragantó en la garganta y las lágrimas me comenzaron a fluir de los ojos”.
 
 
Además de revelar la cara hipócrita de los omeyas y enfrentar sus políticas, otra actividad del Imam Sayad se centra en la propagación de las bases del Islam y educar a los seguidores prudentes. Así el Imam Sayad, durante sus  34 años de su Imamato, enfrentó la ola de crueldad en la comunidad de aquella era.  Cuando Walid bin Abdul Malik, gobernante omeya, se sintió incapaz de hacer frente a esta corriente global, decidió matar a Ali ibne Husein sin entender que la luz brillante de la verdad siempre es eterna. El Imam Sayad, en un complot urdido por Walid fue hecho mártir en el año 94 de la hégira lunar. 
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar