Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 30 Septiembre 2010 10:55

Sura Baqara (La vaca), versos 14-18, (Parte: 7)

Sura Baqara (La vaca), versos 14-18, (Parte: 7)
En el programa anterior nos refirmemos a tres aleyas de Baqare, dedicadas a presentar a los hipócritas y sus características y conocimos algunas de estas particularidades.

Hoy vamos a conocer otras características de ellos según el Corán, primeramente escuchamos la aleya 14 de esta sura:

وَإِذَا لَقُوا الَّذِينَ آمَنُوا قَالُوا آمَنَّا وَإِذَا خَلَوْا إِلَىٰ شَيَاطِينِهِمْ قَالُوا إِنَّا مَعَكُمْ إِنَّمَا نَحْنُ مُسْتَهْزِئُونَ

Cuando encuentran a quienes creen, dicen: «¡Creemos!» Pero, cuando están a solas con sus demonios, dicen: «Estamos con vosotros, era sólo una broma». (2:14)

Otro signo de los hipócritas es que no tiene un carácter y una identidad independiente y duradera y según las ocasiones se dejan influir y tratan de coordinar con estos, cuando están con los creyentes declaran tener fe, pero cuando están con los enemigos, llegan a acuerdo con ellos y hablan en contra de los creyentes y para lograr su atención, se burlan de los creyentes, esta aleya advierte que no nos engañemos por la apariencia de las personas y por las que afirman tener fe, no se puede aceptar a quien crea y pueda reconciliarse con los enemigos y establece relaciones amistosas con ellos.

La persona hipócrita son lazos de penetración de los enemigos en la comunidad y actúan según sus peticiones. En las aleyas 15 y 16 de la sura de Baqare, Dios responde el resultado de las acciones desviadas y peligrosas de los hipócritas de la siguiente manera:

اللَّهُ يَسْتَهْزِئُ بِهِمْ وَيَمُدُّهُمْ فِي طُغْيَانِهِمْ يَعْمَهُونَ

Alá les devolverá la broma y les dejará que persistan en su rebeldía, errando ciegos. (2:15)

أُولَٰئِكَ الَّذِينَ اشْتَرَوُا الضَّلَالَةَ بِالْهُدَىٰ فَمَا رَبِحَتْ تِجَارَتُهُمْ وَمَا كَانُوا مُهْتَدِينَ

Ésos son los que han trocado la Dirección por el extravío. Por eso, su negocio no ha resultado lucrativo y no han sido bien dirigidos. (2:16)

La tradición de Dios está basa en que de plazo los pecadores y opresores para que conozcan sus errores y se arrepienten, pero cuando los hombres no aprovechan esta oportunidad, motiva que ellos se sumergen más en al abismo del pecado y que finalmente se mueran, aquí Dios se burla de los hipócritas abandonándolos produciendo un tipo de aflicción y extravío.

El Imam Ali Ibn Musa al Reza, uno de los miembros de la descendencia del Profeta, dice:

A Dios no les gusta el engaño las trampas y las burlas y castiga a los enemigos por sus engaños y por sus burlas.

La siguiente aleya se refiere a que el comercio de los hipócritas no es un negocio beneficioso, sino una desviación. Dios en diversos casos ha comparado los buenos y malos actos del hombre a un negocio, reconoce la fe y la guerra santa como un negocio beneficioso y en la aleya 9 de la sura de Saf dice:

Él es quien ha mandado su Enviado con la Dirección y con la religión verdadera para que prevalezca sobre toda otra religión, a despecho de los asociadores.

Los hipócritas en contra de los creyentes han vendido la guía y piden la desviación, los comentaristas se refieren a que los hipócritas han perdido terrenos naturales y capacidades divinas, han perdido acostumbrándose al pecado y la hipocresía pero lo que nos da una lección es que ellos en este negocio no solamente no han logrado un beneficio, sino que no pueden cumplir con sus nefastos objetivos y a pesar de sus deseo internos, el Islam alcanza el progreso cada día más y con sus instrucciones vitalizadotas, ha podido salvar a muchas personas en le mundo.

Estas aleyas nos enseñan que en este mundo prestemos atención a nuestros ahorros y veamos a quien vendemos nuestro corazón y alma y qué obtenemos. No ignoramos este punto que la guía o la desviación son el resultado de nuestros propios actos y no es por la obligación y voluntad divina y el que elige la fe, alcanza la felicidad.

En la aleya 17 de la sura de Baqare, Dios pone en evidencia el aspectoi de los hipócritas con una bella alegoría:

مَثَلُهُمْ كَمَثَلِ الَّذِي اسْتَوْقَدَ نَارًا فَلَمَّا أَضَاءَتْ مَا حَوْلَهُ ذَهَبَ اللَّهُ بِنُورِهِمْ وَتَرَكَهُمْ فِي ظُلُمَاتٍ لَا يُبْصِرُونَ

Son como uno que alumbra un fuego. En cuanto  éste ilumina lo que le rodea, Alá se les lleva la luz y les deja en tinieblas: no ven. (2:17)

صُمٌّ بُكْمٌ عُمْيٌ فَهُمْ لَا يَرْجِعُونَ

Son sordos, mudos, ciegos, no se convierten. (2:18)

En este ejemplo los hipócritas son como los que viven en una eterna oscuridad, de modo que en ella no pueden distinguir lo bueno de lo malo, lo útil de lo inútil, ellos para combatir contra la oscuridad, piden ayuda de la luminosidad y alumbran el agua para que puedan ver sus alrededores, y cuando se encienden el fuego y se iluminan los alrededores, Dios lo apaga con el viento y la lluvia y otra vez se crea la misma oscuridad. Mejor dicho, esta débil luz e inestable se desaparece con rapidez, de modo que los hipócritas se sumergen en la oscuridad que han preparado con sus actuaciones, eligiendo el camino de la hipocresía piensan que pueden aprovecharse del mundo de los ateos y también del mundo del os creyentes, pero el campo de la vida es igual a un desierto oscuro que para atravesarlo sano y feliz, necesitamos una luz luminosa y estable, ya que la tempestad de los sucesos y problemas, la luz débil, deja el hombre en las oscuridad.

De todas formas, los hipócritas no están dispuesto a ver y percibir las verdades y sus oídos evitan escuchar la palabra divina y su lengua confesar la verdad, por eso el Corán continuando la aleya, los compara con los que al parecer no disponen de estos medios de conocimiento y expresión y la oscuridad del ateismo abarca tanto su existencia que ya no tienen el poder de distinción de lo injusto y lo falso y es evidente que el resultado del salto en el acantilado de la oscuridad, no es sino la caída y la destrucción.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar