Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Viernes, 23 Enero 2015 00:00

Sura Ach chóara (Los poetas), versos 78-83 (Parte:664)

IRIB- En el nombre de Dios, todopoderoso. Saludos cordiales a todos ustedes estimados oyentes de la voz exterior de la República Islámica de Irán.

 

Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la Luz para darles a conocer el comentario de otras aleyas del sagrado Corán.


Primeramente escucharán las aleyas 78, 79 y 80 de la sura Los Poetas:

 الَّذِي خَلَقَنِي فَهُوَ يَهْدِينِ


Que me ha creado y me dirige, (78:26)

 

وَالَّذِي هُوَ يُطْعِمُنِي وَيَسْقِينِ

me da de comer y de beber,(79:26)

 

وَإِذَا مَرِضْتُ فَهُوَ يَشْفِينِ

me cura cuando enfermo. (80:26)


En el programa anterior describimos el diálogo entre el Hazrat Abraham y los idólatras. En aquella conversación, el Hazrat Abraham, de una forma lógica, destacó el papel ineficaz de los dioses en la vida de las personas, mientras, los paganos alegaron que sus ritos se basaban solo en seguir lo que hacían sus antepasados.


En este programa, abordamos la continuación del encuentro del Hazrat Abraham con los idólatras: Él dijo: "su dios es solo lo que vemos, mi Dios es alguien que me ha creado. Mi Señor me ha dado razón y lógica para conocer el camino recto de lo desviado. Él me ha dado el poder para diferenciar lo bueno de lo malo y entrar en la vía correcta.
Él no solo me ha mostrado el Camino recto sino que suministra todas mis necesidades materiales. Me da de comer y de beber, me cura cuando estoy enfermo, de hecho, ha puesto a mi disposición medicamentos para tratar cualquier enfermedad. ¡Sí! Mi pasado, mi presente y mi futuro, mi cuerpo y espíritu, mi salud y mi enfermedad, están en sus manos y Él nunca me abandona. Siempre provee lo necesario para cubrir mis necesidades sin exigirme nada a cambio".
De estas aleyas aprendemos que


Primero: después de la creación del ser humano, la bendición de la orientación es el mayor regalo que Dios ha dada a sus criaturas.
Segundo: los medicamentos son instrumentos de la curación pero, Dios es Quien deja una influencia directa en curar las enfermedades y en el tratamiento de los enfermos. Él ha creado nuestro cuerpo de tal forma que tenemos la posibilidad de, con un tratamiento, recuperar la salud. Dios, todopoderoso, ha permitido el acceso del hombre a la ciencia de la farmacología, pues, todo lo que existe en el mundo, de producto de su voluntad.


Ahora escucharemos las aleyas 81y 82 de la sura Los Poetas:

وَالَّذِي يُمِيتُنِي ثُمَّ يُحْيِينِ


Me hará morir y, luego, me volverá a la vida,(81:26)

وَالَّذِي أَطْمَعُ أَن يَغْفِرَ لِي خَطِيئَتِي يَوْمَ الدِّينِ

de Quien anhelo el perdón de mis faltas el día del Juicio. (82:26)


En las aleyas anteriores el Hazrat Abraham aludió al papel de Dios en la vida en este mundo y, en estas, plantea el papel de Dios en el mundo después de la muerte, para que los idolatras entiendan que tanto la vida como la muerte están en las manos de Dios. El Hazrat Abraham dijo: "yo no estaba en este mundo y, así como Él me creó, también, puede quitarme la vida. Esto no significa que Él me ha abandonado ya que, en el otro mundo, me da la vida y ahí puedo ver el regalo de mis actos buenos o el castigo de mis maldades.
Mi Dios es misericordioso. No solo en este mundo derrama sus bendiciones, sino que, en el otro mundo, también, las regala a los creyentes y yo espero que Él me perdone cualquier negligencia y pecado que he realizado en este mundo".
Nosotros creemos que los profetas no cometen pecados o que nunca desobedecen a su Creador. Pero incluso al ejecutar su misión, a veces, ellos también incurren en estas acciones. Los profetas temen haber desatendido las órdenes divinas durante su dura tarea de quitar los obstáculos para que la gente conozca la palabra divina, y por eso, piden a Dios que les perdone si han cometido alguna negligencia al respecto.


De estas aleyas aprendemos que
Primero: según los científicos religiosos, la muerte no es el fin de la función del ser humano sino que es el inicio de otra vida.
Segundo: no tenemos que basarnos en nuestros actos buenos. No existe nadie que no necesite de las bendiciones de Dios. Incluso los profetas divinos también esperan ser bendecidos.
Tercero: esperar en el perdón divino y pedir perdón a Dios es una característica en las pautas de los profetas divinos.
Cuarto: las necesidades materiales y espirituales de las personas desde el inicio hasta el fin de la vida, son proveídas solo por Dios.


Estimados oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar