Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 08 Junio 2015 05:48

Sura An naml (Las hormigas), versos 17-19 (Parte:668)

En el nombre de Dios. La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad Mustafa (la paz sea con él y sus descendientes).

 

Estimados oyentes les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino. Ahora, seguiremos con el comentario de las aleyas de la sura Las Hormigas.

Primeramente escucharán las aleyas 17 y 18 de la sura Las Hormigas:

وَحُشِرَ لِسُلَيْمَانَ جُنُودُهُ مِنَ الْجِنِّ وَالْإِنسِ وَالطَّيْرِ فَهُمْ يُوزَعُونَ

 

Las tropas de Salomón, compuestas de genios, de hombres y pájaros, fueron agrupadas ante él y formadas.(17:27)

 

حَتَّى إِذَا أَتَوْا عَلَى وَادِي النَّمْلِ قَالَتْ نَمْلَةٌ يَا أَيُّهَا النَّمْلُ ادْخُلُوا مَسَاكِنَكُمْ لَا يَحْطِمَنَّكُمْ سُلَيْمَانُ وَجُنُودُهُ وَهُمْ لَا يَشْعُرُونَ

 

Hasta que, llegados al Valle de las Hormigas, una hormiga dijo: ¡Hormigas! ¡Entrad en vuestras viviendas, no sea que Salomón y sus tropas os aplasten sin darse cuenta! (18:27)

En el programa anterior dijimos que Dios dotó de conocimiento y poderes especiales al Hazrat David y al Hazrat Salomón. Ellos, con la ayuda divina, pudieron gobernar el territorio de Cham y las regiones aledañas. Estas aleyas aluden a uno de los instrumentos importantes del gobierno, es decir: la fuerza de los seguidores. Dicen: un grupo de hombres, genios y pájaros servía a Salomón y formaba parte de su fuerza. Cuando él quería, ellos estaban dispuestos a enfrentarse contra sus enemigos.

Una vez el Hazrat Salomón los convocó y todos ellos se presentaron y crearon un contingente estable y unido. En su avance, llegaron a un desierto donde había muchas hormigas. Por voluntad de Dios, el Hazrat Salomón oyó las palabras de una hormiga que advertía a las demás: tengan cuidado que no las pisoteen bajo los pies de los soldados o las patas de los caballos de Salomón. Porque, ellos no las ven y sin intención podrían matarlas. Quizás, aquella hormiga del desierto sabía que el rey Salomón no tenía que maltratar a las hormigas y sus fuerzas tampoco debían oprimirlas.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: el hombre tiene el poder de dominar a los genios y ordenarle que le ayude en diferentes actos.

Segundo: tener orden y disciplina militar, así mismo, usar las fuerzas capaces para enfrentarse contra los enemigos son características de los gobiernos de los profetas.

Tercero: los animales conocen los peligros y daños y advierten a los demás.

Cuarto: los hombres elegidos por parte de Dios, no dañan intencionalmente a incluso, las hormigas.

Ahora escucharán las aleya 19 de la sura Las Hormigas:

فَتَبَسَّمَ ضَاحِكاً مِّن قَوْلِهَا وَقَالَ رَبِّ أَوْزِعْنِي أَنْ أَشْكُرَ نِعْمَتَكَ الَّتِي أَنْعَمْتَ عَلَيَّ وَعَلَى وَالِدَيَّ وَأَنْ أَعْمَلَ صَالِحاً تَرْضَاهُ وَأَدْخِلْنِي بِرَحْمَتِكَ فِي عِبَادِكَ الصَّالِحِينَ

Sonrió al oír lo que ella decía y dijo: ¡Señor! ¡Permíteme que Te agradezca la gracia que nos has dispensado, a mí y a mis padres! ¡Haz que haga obras buenas que Te plazcan! ¡Haz que entre a formar parte, por Tu misericordia, de Tus siervos justos! (19:27)

Las advertencias de aquella hormiga que dijo a sus compañeras: entren en sus viviendas, no sea que Salomón y sus tropas las aplasten sin darse cuenta, por un lado, provocó la sonrisa de este Hazrat que pensó cómo una hormiga se preocupa tanto por la vida de sus amigas y, por otro, le obligó a pensar que quizás durante su gobierno habría oprimido a un pobre y débil incluso sin intención. Por eso, empezó a rezar y solicitó a Dios que le ayude en la realización de sus deberes. Tanto en sus deberes personales y familiares como en la atención a las bendición que Dios le había otorgado a él y a sus padres, también, en los deberes sociales y gubernamentales a fin de realizar solo obras que satisfagan a Dios y, finalmente, tener un buen fin y obtener amigos creyentes en el otro mundo.

De esta aleya aprendemos que

Primero: una de las características del líder de una sociedad es su paciencia para escuchar las críticas y en vez de enfrentarlas, acogerlas abiertamente. Tal como Salomón escuchó las palabras de la hormiga y las acogió con una sonrisa.

Segundo: agradecer las bendiciones de Dios no se debe hacer solo con el lenguaje. El uso correcto de las bendiciones, hacer actos buenos y servir a otros seres también es una forma de dar gracias a Dios.

Tercero: un acto bueno tiene valor cuando su objetivo atrae la satisfacción de Dios y no se hace para alcanzar renombre y títulos ante el pueblo.

Estimados oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar