Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Sábado, 27 Junio 2015 13:03

Sura An naml (Las hormigas), versos 29-35 (Parte:670)

IRIB- En el nombre de Dios. La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad Mustafa (la paz sea con él y sus descendientes).

 

Estimados oyentes les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino.

Primeramente escucharán las aleyas 29, 30 y 31 de la sura Las Hormigas:

 

قَالَتْ يَا أَيُّهَا المَلَأُ إِنِّي أُلْقِيَ إِلَيَّ كِتَابٌ كَرِيمٌ

Dijo ella: ¡Dignatarios! Me han echado un escrito respetable. (29:28)

إِنَّهُ مِن سُلَيْمَانَ وَإِنَّهُ بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمَنِ الرَّحِيمِ

Es de Salomón y dice: ¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! (30:28)

 

 

أَلَّا تَعْلُوا عَلَيَّ وَأْتُونِي مُسْلِمِينَ

No os mostréis altivos conmigo y venid a mí sumisos! (31:28)

En el programa anterior dijimos que el Hazrat Salomón después de informarse de la situación del territorio de Saba y su pueblo que adoraba al Sol, escribió una carta y se la dio a la abubilla para que la llevara a dicho territorio. La abubilla entró en el castillo de la reina de Saba y dejó caer la misiva delante de ella.

Estas aleyas dicen que la reina de Saba al ver la carta entendió que aquel hermoso pájaro la había llevado hasta ella por parte de alguna prominente figura. Ella contaba con un grupo de asesores que la aconsejaban sobre los hechos. Les convocó y leyó personalmente la carta.

La carta empezaba con el nombre de Dios y su contenido se dividía en dos asuntos: uno, pedía rendirse ante lo justo y el otro, alejarse de cualquier desobediencia ante el gobierno de Salomón.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: tenemos que iniciar todos los asuntos con el nombre de Dios, el Misericordioso. Incluso cuando escribimos una carta para una persona atea, no debemos olvidar el nombre de Dios al inicio del mensaje.

Segundo: el poder en exceso destruye el terreno para rendirse ante lo justo, especialmente, ante los profetas de Dios.

Ahora escuchamos las aleyas 32 y 33 de la sura Las Hormigas:

قَالَتْ يَا أَيُّهَا المَلَأُ أَفْتُونِي فِي أَمْرِي مَا كُنتُ قَاطِعَةً أَمْراً حَتَّى تَشْهَدُونِ

 

Dijo ella: ¡Dignatarios! ¡Aconsejadme en mi asunto! No voy a decidir nada sin que seáis vosotros testigos.(32:28)

 

قَالُوا نَحْنُ أُوْلُوا قُوَّةٍ وَأُولُوا بَأْسٍ شَدِيدٍ وَالْأَمْرُ إِلَيْكِ فَانظُرِي مَاذَا تَأْمُرِينَ

Dijeron: Poseemos fuerza y poseemos gran valor, pero a ti te toca ordenar. ¡Mira, pues, qué ordenas! (33:28)

La reina Saba, que era una mujer política y sabia, después de leer la carta del Hazrat Salomón, solicitó a las autoridades gubernamentales que estaban presentes en dicha reunión que propongan una respuesta para la misiva. De hecho, Saba al pedir consejo y opiniones entendería la disposición de sus allegados para enfrentarse contra Salomón y tomar la mejor solución al respecto.

Los consejeros de la reina y los comandantes de su ejército estaban muy orgullosos de su poder y sus facilidades para soportar una guerra y anunciaron su disposición para enfrentarse contra cualquier invasión por parte de Salomón. En realidad, del contenido de la carta, ellos entendieron que Salomón había declarado una guerra y, al igual que los líderes militares de la mayoría de los países, en vez de rendirse, emitieron su disposición para enfrentar las batallas. Sin embargo, a continuación de anunciar su disposición, expresaron su disposición a hacer lo que la reina finalmente decida y declararon que no harían nada que contraviniera las órdenes de Saba.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: tener el poder y posibilidades militares es algo necesario para gobernar; por supuesto, siempre y cuando no sean motivo de desmedido orgullo e impida la aceptación de lo justo.

Segundo: la consulta en los asuntos, especialmente los vinculados al gobierno es necesario, pero la decisión final está a cargo de solo una persona para que los asuntos no sufran tensión o disturbios.

Ahora escucharán las aleyas 34 y 35 de la sura Las Hormigas:

قَالَتْ إِنَّ الْمُلُوكَ إِذَا دَخَلُوا قَرْيَةً أَفْسَدُوهَا وَجَعَلُوا أَعِزَّةَ أَهْلِهَا أَذِلَّةً وَكَذَلِكَ يَفْعَلُونَ

 

Dijo ella: Los reyes, cuando entran en una ciudad, la arruinan y reducen a la miseria a sus habitantes más poderosos. Así es como hacen.(34:28)

 

وَإِنِّي مُرْسِلَةٌ إِلَيْهِم بِهَدِيَّةٍ فَنَاظِرَةٌ بِمَ يَرْجِعُ الْمُرْسَلُونَ

Yo, en cambio, voy a enviarles un regalo y ver con qué regresan los enviados. (35:28)

Después de que Saba escuchara la opinión de los comandantes militares y poderosos hombres de su reino y se informara de su disposición para enfrentarse en armas, anunció su decisión final. Ella dijo que si entraban en una guerra, no alcanzarían nada excepto ruina y destrucción, ya que cuando los gobernadores hegemónicos entran en una ciudad, destruyen las casas, matan a la gente o la detienen, en general, provocan mucho daño en las ciudades tomadas.

Pues, a juicio de Saba, era mejor que en vez de levantarse en armas, obtuvieran más información para saber el objetivo del envío de dicha carta. Por eso, la reina propuso esta estrategia: envíen un regalo valioso a Salomón para ver su reacción que según lo que pensaba podría llevar a Salomón a desistir de su decisión de lanzar una guerra o continuar con su intención de ocupar el país y dominarlo.

Después, dada la reacción de Salomón, la reina dijo que se podrían adoptar las medidas necesarias para elegir el camino del combate u otros métodos.

Quizás, la reina de Saba al enviar el regalo a Salomón quería probar si él verdaderamente era profeta de Dios o era un rey orgulloso que solamente usaba el poder para dominar otros países. Ya que, ella sabía que los profetas divinos no buscan los bienes mundanos y nunca dejan de orientar al pueblo. En realidad, la mayoría de reyes realiza todo lo que pueden para obtener beneficios personales y conseguir el poder y la riqueza.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: propagar la corrupción y atizar la guerra y el derramamiento de sangre son métodos que usan los gobiernos no divinos para dominar a los demás.

Segundo: tenemos que estar prevenidos de que a veces las personas pueden enviar regalos como soborno para probarnos o pisotear algún derecho.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar