Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Viernes, 18 Septiembre 2015 07:47

Sura An naml (Las hormigas), versos 86-88 (Parte:681)

IRIB- En el nombre de Dios.

 

La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad Mustafa (la paz sea con él y sus descendientes). Estimados oyentes les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino. Continuamos el comentario de la sura Las Hormigas.

Primeramente escucharán la aleya 86 de la sura Las Hormigas:

 أَلَمْ يَرَوْا أَنَّا جَعَلْنَا اللَّيْلَ لِيَسْكُنُوا فِيهِ وَالنَّهَارَ مُبْصِراً إِنَّ فِي ذَلِكَ لَآيَاتٍ لِّقَوْمٍ يُؤْمِنُون

 


¿No ven que hemos establecido la noche para que descansen y el día para que puedan ver claro? Ciertamente, hay en ello signos para gente que cree. (86:27)

En las aleyas anteriores se plantearon unos asuntos sobre el día de la Resurrección con el objetivo de que los opositores dejen sus pensamientos nefastos y no consideren aquel día como algo imposible. Esta aleya alude a uno de los signos del poder divino y dice:hasta el momento, han atendido a este asunto ¿cómo pueden descansar con la claridad y el calor del día? O ¿cómo pueden trabajar en la oscuridad de la noche? En aquel caso, ¿cómo crecen las plantas y los arboles? ¿El ciclo de rotación de la tierra sobre sí misma cada 24 horas, acaso esta sincronización del trabajo diario con el sueño nocturno, es algo accidental? En la actualidad, científicamente se ha demostrado que la oscuridad de la noche, desempeña un papel relevante en la tranquilidad de la psiquis y la claridad del día también deja influencias positivas en las actividades de las personas en diferentes terrenos.

El sagrado Corán, al repetir estas aleyas, recuerda a las personas creyentes que, al mirar a su alrededor, pueden fortalecer su fe en la ciencia, la sabiduría y el poder del Creador del mundo y no tendrán ningún motivo, para rechazar el día de la Resurrección.

De esta aleya aprendemos que

Primero: el ciclo del día y la noche es un signo de la ciencia y la sabiduría del Creador del mundo. Hay que mirar con inteligencia estos fenómenos naturales y los asuntos diarios de la vida, para entender que Dios es el creador de todo en este mundo.

Segundo: plantear el asunto del sueño y el despertar entre las aleyas de la Resurrección, es para que nosotros entendamos que, en este mismo mundo, cada día experimentamos un ejemplo de la muerte y la reavivación.

Tercero: el programa de la vida de las personas tiene que ser concordante con el sistema de la naturaleza: la noche para descansar y el día para trabajar. De esta manera, quedarse despierto o irse a dormir tarde es algo contrario al sistema natural de la creación.

Ahora escucharemos la aleya 87 de la sura Las Hormigas:

وَيَوْمَ يُنفَخُ فِي الصُّورِ فَفَزِعَ مَن فِي السَّمَاوَاتِ وَمَن فِي الْأَرْضِ إِلَّا مَن شَاء اللَّهُ وَكُلٌّ أَتَوْهُ دَاخِرِينَ

 

El día que se toque la trompeta, se aterrorizarán quienes estén en los cielos y en la tierra, salvo aquellos que Alá quiere. Todos vendrán a él humildes. (87:27)

Esta aleya una vez más alude al caso de la Resurrección y dice que se inicia con un sonido de trompeta. De acuerdo con las aleyas del Corán, dos veces se tocará la trompeta: una vez al final del mundo y, esta aleya alude que al oír este sonido, todos se asustarán y morirán. Otra vez, a la hora de la llegada del día de la Resurrección, se tocará la trompeta y los muertos se reavivarán y se presentarán en la escena de aquel día. Al igual que se ha anunciado en esta aleya, cuando se toca la trompeta, todas las personas se aterrorizarán pero, los creyentes verdaderos y los ángeles divinos no, tal como se ha aludido en las dos aleyas siguientes, ellos permanecerán en tranquilidad y seguridad. Hasta que al oír la voz de la segunda trompeta, se resucitarán y se presentarán ante Dios. Basándonos en las narraciones, el ángel responsable de tocar la trompeta se llama Israfil que es uno de los ángeles queridos del Creador del mundo.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: de acuerdo con el Corán, la destrucción del sistema del universo y la muerte de todos los seres terrestres y celestiales, ocurrirá simultáneamente al oír un sonido horrible.

Segundo: en los cielos también existen seres vivos. Ellos también al igual que los que viven en la tierra, tienen vida, mueren y también tienen un papel el día de la Resurrección.

Tercero: la muerte no se dedica solamente a las personas, sino que otros seres entre ellos, los ángeles también un día mueren.

Ahora es momento de escuchar la aleya 88 de la sura Las Hormigas:

وَتَرَى الْجِبَالَ تَحْسَبُهَا جَامِدَةً وَهِيَ تَمُرُّ مَرَّ السَّحَابِ صُنْعَ اللَّهِ الَّذِي أَتْقَنَ كُلَّ شَيْءٍ إِنَّهُ خَبِيرٌ بِمَا تَفْعَلُونَ

 

Verás pasar las montañas, que tú creías inmóviles, como pasan las nubes: obra de Alá, que todo lo hace perfecto. Él está bien informado de lo que hacéis. (88:27)

Esta aleya también ha aludido a otro milagro de Dios en la creación de los seres en el mundo y dice: según ustedes, las montañas son fijas e inamovibles mientras que estas se pueden mover tranquilamente al igual que las nubes. Esto es uno de los signos de la grandeza del Creador del mundo que ha puesto el ciclo rápido de la tierra en sí mismo de forma que la gente no lo siente y piensa que todo está fijo. Incluso durante la historia, incluso los científicos pensaban que la tierra es fija y el sol y la luna no se movían alrededores de la tierra.

De estas aleyas aprendemos que

Primero: las montañas también se mueven al igual que la tierra.

Segundo: lo interesante es que el Corán, miles de años antes de Galileo y otros científicos, había informado de que la tierra se mueve y esto es uno de los milagros científicos de este libro sagrado.

Tercero: las montañas también mueven rápidamente al igual que las nubes. La tranquilidad de la tierra a pesar de sus acciones rápidas, es uno de los interesantes milagros divinos.

Cuarto: según los asuntos coránicos, todo lo que se ha creado por Dios es estable y no existe ningún perjuicio en la creación divina.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar