Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Miércoles, 10 Agosto 2016 07:17

Sura Al rúm (Los bizantinos), versos 27-29(Parte:723)

Sura Al rúm (Los bizantinos), versos 27-29(Parte:723)
En el nombre de Dios todopoderoso. Saludos cordiales a todos ustedes estimados oyentes de la Voz Exterior de la República Islámica de Irán. Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la luz, donde conocerán los comentarios de las aleyas del sagrado Corán.

 

 

Primeramente escucharán la aleya 27 de la sura de Los Bizantinos:

هُوَ الَّذِي يَبْدَأُ الْخَلْقَ ثُمَّ يُعِيدُهُ وَهُوَ أَهْوَنُ عَلَيْهِ وَلَهُ الْمَثَلُ الْأَعْلَى فِي السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضِ وَهُوَ الْعَزِيزُ الْحَكِيمُ

Es Él Quien inicia la creación y, luego, la repite. Es cosa fácil para Él. Representa el ideal supremo en los cielos y en la tierra. Es el Poderoso, el Sabio. (27:30)

En los programas anteriores, el sagrado Corán aludió a algunos signos e índices de Dios en el universo. Unos signos que hablan de la ciencia y el poder infinito del Creador del mundo. A continuación de las otras aleyas anteriores, menciona el día de la Resurrección y dice: Él es Quien origina la creación al principio y luego la reproduce (en el mundo), y devolverá la vida (en el Más Allá): y esto (la reproducción y devolver la vida) es más fácil para Él aquel Dios que comenzó la creación, es capaz de repetirlo en el otro mundo.
Todo es igual de fácil para Dios. Así que el uso de más fácil en el versículo es desde el punto de vista de la comprensión y percepción de los seres humanos. La reproducción, o devolver la vida a algo, es con toda certeza más fácil que la creación original. Así que, este versículo se dirige a aquellos que ven la destrucción final del mundo y su reconstrucción como imposible, y significa que si alguien puede inventar u originar algo, puede reproducirlo más fácilmente. Por lo tanto, destruir el mundo y reconstruirlo de ninguna manera puede ser difícil para Dios, Quien lo creó.
La facilidad y dificultad de las cosas se vincula solo a los seres vivos que sufren múltiples limitaciones, pero, Dios en esta aleya ha hablado en la lengua del hombre para que su aceptación sea más fácil.

De esta aleya aprendemos que:
Primero.- Las características de Dios son más supremas de lo que una persona pueda describirlas y nadie es comparable con Él ya que, el Creador del mundo es superior que todos los seres vivos. Él es Glorioso poseedor de irresistible poder, Omnisapiente.

Y segundo: La decisión divina está basada en la existencia del otro mundo después de la muerte y el destino de las personas no finaliza con la muerte.

Ahora escucharemos la aleya 28 de la sura de Los Bizantinos:

ضَرَبَ لَكُم مَّثَلاً مِنْ أَنفُسِكُمْ هَل لَّكُم مِّن مَّا مَلَكَتْ أَيْمَانُكُم مِّن شُرَكَاء فِي مَا رَزَقْنَاكُمْ فَأَنتُمْ فِيهِ سَوَاء تَخَافُونَهُمْ كَخِيفَتِكُمْ أَنفُسَكُمْ كَذَلِكَ نُفَصِّلُ الْآيَاتِ لِقَوْمٍ يَعْقِلُونَ

 

Os propone una parábola tomada de vuestro mismo ambiente: ¿Hay entre vuestros esclavos quienes participen del mismo sustento de que os hemos proveído, de modo que podáis equipararos en ello con ellos y les temáis tanto cuanto os teméis unos a otros? Así explicamos detalladamente los signos a gente que razona. (28:30)

Los opositores consideraban a algunos humanos como socios de Dios y afirmaban que ellos -al igual que Dios- poseen poder y fuerza en los asuntos del mundo. Esta aleya para negar este pensamiento incorrecto de los enemigos, trae una parábola y dice:Si sus esclavos son sus socios, pues; ¡los creados por Dios también pueden ser sus socios! Pero, si ustedes no aceptan que sus esclavos -al igual que sus socios- intervengan en sus bienes, pues, ¿cómo aceptan que los creados por Dios sin su permiso, intervengan en lo que se vincula a Alá? Así que, exponemos detalladamente los signos (de Nuestra Unidad) para la gente que razona y comprende.

De esta aleya aprendemos que:

1.- La lógica es el mejor juez. Nosotros no consideramos a otras personas como nuestros socios debido a que ellos son nuestros funcionarios y trabajadores, pues entonces ¿cómo consideramos a algunas personas o instrumentos que no tienen ninguna semejancia con Dios y son sus creados como sus socios?

2.- Las aleyas del Corán están basadas en la lógica y razón y siempre invitan a las personas hacia la paciencia y el pensamiento.

Ahora escucharán la aleya 29 de la sura de Los Bizantinos:

 

بَلِ اتَّبَعَ الَّذِينَ ظَلَمُوا أَهْوَاءهُم بِغَيْرِ عِلْمٍ فَمَن يَهْدِي مَنْ أَضَلَّ اللَّهُ وَمَا لَهُم مِّن نَّاصِرِينَ

Los impíos, al contrario, siguen sus pasiones sin conocimiento. ¿Quién podrá dirigir a aquéllos a quienes Alá ha extraviado? No tendrán quien les auxilie. (29:30)

En la aleya anterior, Dios trajo una parábola que es aceptable a través de la compresión y razón. Esta aleya dice: quienes consideran socios para Dios, se alejan de la lógica y razón y siguen sus pasiones y tendencias mundanas. Ellos sin tener ningún motivo práctico, acuden a los socios de Dios y como consecuencia, se oprimen claramente.
Aquellos que cometen (el gran) mal (atribuyendo copartícipes a Dios) siguen solamente sus propios deseos y caprichos, sin (basarse en cualquier) conocimiento. ¿Quién tiene poder para dirigirle a quien Dios ha extraviado (a causa de seguir solamente sus deseos y caprichos)? Y tales no tienen a nadie para que les ayude (a la salvación). Quienes dejan la razón y ciencia y siguen sus pasiones, se desvian del camino recto y no se guían. Ya que lo necesario para la orientación es acudir a la comprensión y razón para entender las realidades del mundo. Pero, alguien que no quiere entender la realidad y solamente busca sus peticiones personales, esta persona sigue sus pasiones no la lógica. Pues, hasta que una persona sea así, no puede guiarse y ninguna otra persona puede ayudarle.

De esta aleya aprendemos:

Primero: Cualquier desviación del camino recto, es una opresión a sí mismo y en el movimiento del Islam, la opresión a sí mismo es igual que oprimir a los demás. Ya que, esta opresión conlleva oprimir a Dios y sus profetas.

Y segundo: Oponerse a Dios que actualmente se observa en unos movimientos como budismo e hinduismo en el marco de la adoración de todo tipo de dioses e imágenes de personas y de animales, demuestra la ignorancia del ser humano en la nueva era. La persona de hoy avanza en todos los asuntos a través de la lógica y razón, pero en sus creencias sufre ignorancia y supersticiones sobre la raíz del mundo.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar