Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 29 Agosto 2016 17:39

Sura Al rúm (Los bizantinos), versos 39-42(Parte:726)

Sura Al rúm (Los bizantinos), versos 39-42(Parte:726)
En el nombre de Dios.Bienvenidos estimados oyentes al programa titulado "Camino hacia la luz", donde conocerán los comentarios de las aleyas del sagrado Corán.

 

 

Empezamos escuchando la aleya 39 de la sura de Los Bizantinos:

وَمَا آتَيْتُم مِّن رِّباً لِّيَرْبُوَ فِي أَمْوَالِ النَّاسِ فَلَا يَرْبُو عِندَ اللَّهِ وَمَا آتَيْتُم مِّن زَكَاةٍ تُرِيدُونَ وَجْهَ اللَّهِ فَأُوْلَئِكَ هُمُ الْمُضْعِفُونَ

 

Lo que prestáis con usura para que os produzca a costa de la hacienda ajena no os produce ante Alá. En cambio, lo que dais de azaque por deseo de agradar a Alá... Ésos son los que recibirán el doble. (39:30)

En la última aleya que lo estudiamos en el programa anterior, hablamos sobre la ayuda a los pobres y necesitados. Pero, esta aleya compara la usura con la ayuda para satisfacer a Dios y dice: lo que ustedes dan a los demás, si es para satisfacer a Dios y no tienen ningún otro interés, recibirán el doble regalo al respecto, sin embargo si su ayuda a la gente no es para satisfacer a Dios, sino que tienen otro objetivo mundano, no recibirán ningún regalo por parte del Todopoderoso.

Alguien que da préstamos a la gente con la esperanza que quien lo reciba pague más de lo que ha recibido, ha cubierto la necesidad de un necesitado, pero su objetivo ha sido acrecentar su dinero, por lo tanto no recibirá ningún regalo por parte de Dios.

De esta aleya aprendemos que:

Primero: En el pago de un préstamo o ayuda, lo importante es la intención y motivación de alguien que lo paga no su cantidad.

Segundo: Lo que da valor y crédito a los actos, es contar con la motivación divina. Aquellos actos que se realizan sin este respaldo, no tienen ningún valor.

Y tercero: El mundo es un mercado donde un grupo negocia con la gente para alcanzar beneficio en este mundo y otro grupo negocia con Dios para alcanzar el regalo del otro mundo.

Ahora escucharán la aleya 40 de la sura de Los Bizantinos:

اللَّهُ الَّذِي خَلَقَكُمْ ثُمَّ رَزَقَكُمْ ثُمَّ يُمِيتُكُمْ ثُمَّ يُحْيِيكُمْ هَلْ مِن شُرَكَائِكُم مَّن يَفْعَلُ مِن ذَلِكُم مِّن شَيْءٍ سُبْحَانَهُ وَتَعَالَى عَمَّا يُشْرِكُونَ

 

Alá es Quien os ha creado y, luego proveído del sustento, Quien os hará morir y, luego, volveros a la vida. ¿Hay alguno de vuestros asociados que sea capaz de hacer algo de eso? ¡Gloria a Él! ¡Está por encima de lo que Le asocian! (40:30)

Esta aleya ha mencionado el papel sin par de Dios en el universo y dice: su creación, su alimentación en la vida, su muerte y resurrección en el día del Levantamiento están en manos de Dios. ¿Porqué algunos de ustedes atribuyen socios para Él? ¿Ellos pueden desempeñar un papel en los acontecimientos diarios de ustedes? Si los opositores de aquella época y del presente pensarían en estas preguntas, seguramente su respuesta sería negativa. Ya que claramente entenderían que aquellos instrumentos que adoraban, no tienen ningún papel en su vida y muerte y lo hacían solamente para seguir a sus antepasados.

De esta aleya aprendemos que:

Primero: el pasado, el presente y el futuro de todos nosotros está en manos de Dios. Pues, solamente tenemos que seguirLe y no considerar ningún socio para Él.

Y segundo: debemos considerar los reglamentos naturales como creados por Dios. Los poderes no divinos no tienen ninguna independencia de sí mismos y no son capaces de crear un pequeño ser vivo.

Ahora escucharán las aleyas 41 y 42 de la sura de Los Bizantinos:

ظَهَرَ الْفَسَادُ فِي الْبَرِّ وَالْبَحْرِ بِمَا كَسَبَتْ أَيْدِي النَّاسِ لِيُذِيقَهُم بَعْضَ الَّذِي عَمِلُوا لَعَلَّهُمْ يَرْجِعُونَ

 

Ha aparecido la corrupción en la tierra y en el mar como consecuencia de las acciones de los hombres, para hacerles gustar parte de lo que han hecho. Quizás, así, se conviertan. (41:30)

 

قُلْ سِيرُوا فِي الْأَرْضِ فَانظُرُوا كَيْفَ كَانَ عَاقِبَةُ الَّذِينَ مِن قَبْلُ كَانَ أَكْثَرُهُم مُّشْرِكِينَ

Di: ¡Id por la tierra y mirad cómo terminaron sus antecesores: fueron, en su mayoría, asociadores! (42:30)

Tras las aleyas anteriores que enfatizaban en las creencias incorrectas de los opositores, estas aleyas dicen: existe una relación directa entre las creencias y los comportamientos del pueblo con el surgimiento de la corrupción en la comunidad humana. La raíz principal de todos los problemas es oponerse a Dios u olvidarLe. Alguien que en sus actos no considera a Dios, no tiene ningún miedo de pecar y finalmente su familia y su sociedad y él mismo sufrirán las consecuencias de sus malos actos. Unas consecuencias que una parte de ellas aparecen en este mund, en la vida terrenal y otra entrará a los pecadores en el fuego del otro mundo.

El Corán recomienda a los musulmanes que al investigar en la historia de los antiguos pueblos u observar la vida de algunos pueblos de esta época y verán de las consecuencias de sus pecados y corrupción en la sociedad. Ellos tienen que saber que Dios da el resultado de algunos actos realizados por el pueblo en este mundo para que quizás se despierten y dejen sus crímenes.

Actualmente, en diferentes lugares del mundo, se observan las consecuencias de las grandes civilizaciones; unas civilizaciones que en un tiempo tenían mucho poder y riqueza, pero gradualmente se destruyeron debido a sus opresiones y ahora solo quedan los vestigios de sus palacios.

Lo interesante es que el Corán considera que la raíz de todos los pecados y corrupciones es el ateísmo y enfatiza en este asunto que el ateísmo es el motivo de la destrucción y lo que provoca la tranquilidad y prosperidad verdadera del ser humano es el monoteísmo y adorar el único Dios.

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: los actos negativos e incorrectos de las personas, dejan influencias negativas en el sistema de la naturaleza y desempeñan un papel en el surgimientos de los desagradable fenómenos naturales. La alteración del medioambiente, es el resultado de la actuación destructiva de las personas.

Segundo: El medioambiente es el depósito de Dios en manos de la humanidad. Indudablemente, Dios no emite el permiso de cualquier intervención en este depósito.

Tercero: El viaje en caso de que sea con objetivo y provoque una lección de los demás, es algo bueno y el Islam lo ha recomendado mucho.

Y cuarto: si la mayoría de una sociedad sufre corrupción y desviación, aquella sociedad sufrirá el castigo divino y hay que alejarse de ello.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar