Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Jueves, 10 Noviembre 2016 15:08

Sura Luqmān (Luqman), versos 17-19(Parte:735)

Sura Luqmān (Luqman), versos 17-19(Parte:735)
En el nombre de Dios. Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la luz donde conocerán los comentarios de las aleyas del sagrado Corán.


Primeramente escucharán la aleya 17 de la sura de Luqman:

يَا بُنَيَّ أَقِمِ الصَّلَاةَ وَأْمُرْ بِالْمَعْرُوفِ وَانْهَ عَنِ الْمُنْكَرِ وَاصْبِرْ عَلَى مَا أَصَابَكَ إِنَّ ذَلِكَ مِنْ عَزْمِ الْأُمُورِ


¡Hijito! ¡Haz la azalá! ¡Ordena lo que está bien y prohíbe lo que está mal! ¡Ten paciencia ante la adversidad! ¡Eso sí que es dar muestras de resolución! (17:31)


En los dos programas anteriores aludimos a algunas recomendaciones de Luqman a su hijo en relación al monoteísmo, las trampas del politeísmo, el respeto hacia los padres, la observación de los actos obligatorios de la religión, y salvaguardar varias otras virtudes, con el fin de autorregularse en la vida y lograr la salvación en la otra vida. Después de enfatizar en los principios religiosos, en esta aleya, Luqman instruye a su hijo a llevar a cabo puntualmente y mantener los rituales del rezo, ser paciente, y prohibir en la vida social lo que está mal. El rezo estable, la comunión directa con Dios, que es el pilar de la fe. Esto significa que entre los deberes de los padres es enseñar a los niños la forma correcta de realizar las oraciones diarias, así como ayudar a diferenciar entre el bien y el mal. Vale la pena señalar que, después de reafirmar los fundamentos de la creación del Origen y la Resurrección después de la muerte, Luqman se refiere a lo más importante, que es la bendición del rezo. Pero, como es evidente en sus consejos a su hijo, la oración debe ir acompañada de la responsabilidad social de ordenar el bien y prohibir el mal, a fin de proteger a la sociedad de la decadencia. En otras palabras, un verdadero creyente invita a otros a la realización de la oración y otras buenas acciones para garantizar la salud y la solidez de la sociedad. Al mismo tiempo, tenemos que ser pacientes ante las adversidades, ya que la constancia es la más estable de todos los cursos.
De esta aleya aprendemos que:
Primero: La voluntad firme y determinación son esenciales para reafirmar la fe en Dios.
Segundo: Es deber de los padres guiar a los niños, y enseñarles los fundamentos de la fe, incluyendo la actuación de los actos obligatorios, tales como el rezo, junto con la promoción del bien y el rechazo del mal en la sociedad.
Tercero: tenemos que entrenar a nuestros hijos de una forma que sientan responsabilidad ante los asuntos de la sociedad y no sean indiferentes ante los actos malos y buenos de las personas.

Ahora escucharemos la aleya 18 de la sura de Luqman:

وَلَا تُصَعِّرْ خَدَّكَ لِلنَّاسِ وَلَا تَمْشِ فِي الْأَرْضِ مَرَحًا إِنَّ اللَّهَ لَا يُحِبُّ كُلَّ مُخْتَالٍ فَخُورٍ


¡No pongas mala cara a la gente, ni pises la tierra con insolencia! Alá no ama a nadie que sea presumido, jactancioso.(18:31)

En esta aleya, Luqman se esfuerza por fortalecer las virtudes morales de su hijo, señalando dos rasgos negativos que son perjudiciales para el desarrollo sincero de las relaciones sociales. Estos aspectos negativos de la naturaleza humana son soberbia y negligencia, así como orgullo y egoísmo que arrastra a la gente hacia el error, el engaño, y la admiración de sí mismo, con lo que la situación social perjudicial. Es evidente que el propósito de Luqman no es sólo el hecho voltear la cara a la gente, o caminar con júbilo y orgullo, pero el propósito es luchar contra todas las manifestaciones de la arrogancia y el orgullo. El punto es que Dios Todopoderoso no le gusta los engreídos que se jactan incesantemente sobre sí mismos y sus hechos, y de demostrar su supuesta superioridad sobre los demás.
De esta aleya aprendemos que:
Primero: Ser amable y alegre ante la gente es uno de los consejos de Luqman a su hijo, a fin de alcanzar la proximidad del Creador Todopoderoso.
Y segundo: Los padres deben desde el principio de la adolescencia de sus hijos niños tienen que educarles de una manera que se mantengan alejados de todo tipo de enfermedades morales como la soberbia.

Ahora escucharán la aleya 19 de la sura de Luqman:

وَاقْصِدْ فِي مَشْيِكَ وَاغْضُضْ مِنْ صَوْتِكَ إِنَّ أَنْكَرَ الْأَصْوَاتِ لَصَوْتُ الْحَمِيرِ


¡Sé modesto en tus andares! ¡Habla en voz baja! ¡La voz más desagradable es, ciertamente la del asno! (19:31)


Aquí Luqman aconseja a su hijo a ser modesto en el comportamiento y ser educado en las costumbres, incluso mientras se habla. Una voz suave y un tono bajo son más expresivos e impresiona a los demás, en comparación con una voz alta y actitudes ásperas. La forma de caminar no debe mostrar arrogancia, y del mismo modo el modo de hablar no debe ser repulsivo a la gente. No debes pensar que los demás les gusta oír tu voz alta y por eso, aceptan tus palabras, la más desagradable de las voces es el rebuzno de un burro ya que es la más alta del nivel natural.
De esta aleya aprendemos que:
Primero: Los padres deben enseñar a sus hijos a ser educados y respetar las costumbres sociales, y comportarse en la sociedad y al hablar.
Segundo: Hablando en tonos fuertes que se asemejan a gritos, es reprobable y repulsivo.
Y tercero: Una voz suave y un tono bajo puede ser más expresivo para convencer a otra.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar