Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Viernes, 18 Noviembre 2016 15:19

Sura Luqmān (Luqman), versos 25-28(Parte:737)

Sura Luqmān (Luqman), versos 25-28(Parte:737)
En el nombre de Dios. Bienvenidos a nuestro programa "Camino hacia la Luz" en el cual le presentamos una explicación fluida y fácil de entender de las aleyas del Sagrado Corán.

 

 

Empezamos escuchando las aleyas 25 y 26 de la sura de Luqman:

وَلَئِنْ سَأَلْتَهُمْ مَنْ خَلَقَ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضَ لَيَقُولُنَّ اللَّهُ قُلِ الْحَمْدُ لِلَّهِ بَلْ أَكْثَرُهُمْ لَا يَعْلَمُونَ

 

Si les preguntas: ¿Quién ha creado los cielos y la tierra?, seguro que dicen: ¡Alá! Di: ¡Alabado sea Alá! No, la mayoría no saben. (25:31)

 

 

لِلَّهِ مَا فِي السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضِ إِنَّ اللَّهَ هُوَ الْغَنِيُّ الْحَمِيدُ

Es de Alá lo que está en los cielos y en la tierra. Alá es Quien Se basta a Sí mismo, el Digno de Alabanza. (26:31)

Estas aleyas señalan una de las pruebas más evidentes del poder y la autoridad de Alá, que incluso los paganos admiten, ya que no está oculta incluso a los adoradores de ídolos que Alá es el Creador. Por un lado, esto significa que los paganos nunca negaron el poder absoluto de Dios, sólo creyeron que los ídolos que habían creado eran meramente manifestación de poder divino y medios de intercesión con el Todopoderoso. Por otro lado, es una referencia al hecho de que el monoteísmo y la manifestación de esta Luz Divina en la naturaleza de toda la humanidad es innata. Por lo tanto, esta es confesión del individuo indivisible del Creador, a quien toda la alabanza pertenece, ya que el Único y Único Alá es el Creador de todas las cosas, mientras que los ídolos son creación de las mentes deformadas de los paganos.

La siguiente aleya significa decir que sólo Alá el Todopoderoso, es el Creador y el Dueño de todas las criaturas, y también Él es quien es autosuficiente y el más Alabado.

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: Incluso aquellos que adoran ídolos no pueden negar el poder de Dios, quien es el Creador de todo el universo.

Segundo: Toda alabanza pertenece al Señor Todopoderoso.

Tercero: La desviación es el resultado de la ignorancia y el desconocimiento, y el único camino correcto es el monoteísmo que los profetas predicaron para evitar que las personas se desviaran.

Ahora escuchamos la aleya 27 de la sura de Luqman:

وَلَوْ أَنَّمَا فِي الْأَرْضِ مِنْ شَجَرَةٍ أَقْلَامٌ وَالْبَحْرُ يَمُدُّهُ مِنْ بَعْدِهِ سَبْعَةُ أَبْحُرٍ مَا نَفِدَتْ كَلِمَاتُ اللَّهِ إِنَّ اللَّهَ عَزِيزٌ حَكِيمٌ

 

Si se hicieran cálamos de los árboles de la tierra, y se añadieran al mar, luego de él, otros siete mares más, no se agotarían las palabras de Alá. Alá es poderoso, sabio. (27:31)

Esta aleya es una ilustración del infinito conocimiento y poder de Alá que ha sido representado por medio de una similitud comprensiva. Debemos pensar correctamente que para escribir todo el conocimiento de una persona suele ser suficiente una pluma y una cierta cantidad de tinta; e incluso es posible que con esta misma pluma algunas otras personas escriban todo su conocimiento en hojas de papel. Ahora, ¿cómo será maravilloso si todos los océanos en la tierra se conviertan en tinta para escribir y cuánto conocimiento y ciencia pueden ser escritos por ellos? Especialmente, agregando otros siete mares que cada uno de ellos es igual a todos los océanos de la tierra, y particularmente que la cifra "siete" aquí no significa número, sino que es para la multiplicidad y denota a numerosos mares, lo deja claro que cuán grande es el conocimiento de Alá, el Todopoderoso, el Sabio.

Además, todos ellos se acabarán, pero las palabras de Alá no se agotarán. ¿Hay alguna ilustración más interesante y más bella que esta para mostrar tal infinidad? Esta figura es tan expresiva y comprensiva que podría llevarse consigo mismo las olas del pensamiento del hombre hacia horizontes ilimitados y le hace sentirse completamente maravillado. Debe agregarse que la cifra "siete" en lengua árabe se utiliza a veces para la multiplicidad y tal vez para este punto de vista que las naciones anteriores contaron siete las esferas del sistema solar (y, de hecho, lo que es visto hoy por los ojos naturales en el Sistema solar no es más de siete esferas).

De esta aleya aprendemos que:

Primero: Las maravillas de la creación no pueden ser abarcadas por la mente humana.

Segundo: Todos los fenómenos dan testimonio de la Unidad del Creador, cuyo conocimiento y poder es infinito.

Actualmente escuchamos la aleya 28 de la sura de Luqman:

مَا خَلْقُكُمْ وَلَا بَعْثُكُمْ إِلَّا كَنَفْسٍ وَاحِدَةٍ إِنَّ اللَّهَ سَمِيعٌ بَصِيرٌ

 

Crearos y resucitaros cuesta a Alá tanto como si se tratara de una sola persona. Alá todo lo oye, todo lo ve. (28:31)

En la continuación de la aleya anterior que declara la gloria y maravillas de la creación, esta aleya otra vez señala el poder infinito de Dios cuando se refiere al hecho de la resurrección, que los ateos y los débiles de la fe niegan. No solo la creación de las personas en este mundo, sino que su resucitación en el otro mundo también es muy fácil para el Creador del universo. La reavivación repentina de todas las personas que han muerto durante la historia en el Día de la Resurrección, es algo fácil para Él.

En esta aleya, Alá responde a todas estas paradojas con una sola oración. El Sagrado Corán implica que criar a todos ustedes después de su muerte es tan fácil para Él como la creación de uno de ustedes, y el tiempo no tiene ningún papel en él. Él oye y ve sus murmullos y conoce todas sus acciones, y Él contará todas ellas. Por lo tanto, la cantidad, la población, el tiempo y el lugar, e incluso "ocultos y manifiestos" no tienen ningún efecto en el Conocimiento y Poder de Alá, y es consciente de incluso los pensamientos que brillan en nuestras mentes.

De esta aleya aprendemos que:

Primero: El tiempo, el lugar y los números son para nosotros los seres humanos, pero como el Poder Divino es infinito, no tienen relación con la Esencia del Único y Único Creador.

Segundo: Si sabemos que Dios oye toda nuestra charla y ve todas nuestras acciones, seremos más cuidadosos en nuestra conducta y guardarnos contra los pecados y los crímenes.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar