Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Martes, 06 Diciembre 2016 12:35

Sura Al sayda (La adoración), versos 1-6(Parte:739)

Sura Al sayda (La adoración), versos 1-6(Parte:739)
En el nombre de Dios. Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la luz donde comentaremos con facilidad las aleyas del sagrado Corán.

 

 

En el programa anterior finalizamos la sura de Luqman, y hoy iniciamos la sura de La Adoración, que es la trigésima segunda (32) sura del sagrado Corán y sus aleyas fueron reveladas en la Meca.

Comenzando escuchando las aleyas 1, 2 y 3 de la sura de La Adoración:

الم

Lm. (1:32)

 

تَنزِيلُ الْكِتَابِ لَا رَيْبَ فِيهِ مِن رَّبِّ الْعَالَمِينَ

La revelación de la Escritura, exenta de dudas, procede del Señor del universo. (2:32)

 

أَمْ يَقُولُونَ افْتَرَاهُ بَلْ هُوَ الْحَقُّ مِن رَّبِّكَ لِتُنذِرَ قَوْمًا مَّا أَتَاهُم مِّن نَّذِيرٍ مِّن قَبْلِكَ لَعَلَّهُمْ يَهْتَدُونَ

 

O dicen: Él la ha inventado. !No! es la Verdad venida de tu Señor, para que adviertas a un pueblo al que no ha venido monitor alguno antes de ti. Quizás, así, sean bien dirigidos. (3:32)

La sura de La Adoración es una de las 29 suras del Corán que a comienzan con alfabetos cortos. Al igual que la sura de La Vaca que se inicia con Lm, esta sura también se ha iniciado igual que es conocida sólo por Dios y Su Profeta, aunque algunos comentaristas han tratado de interpretarlos. Esta es una de las maravillas de la elocuencia inigualable del Sagrado Corán, que desconcertó a los infieles de la era del Profeta Mohamad (Saludos sean para él y sus descendientes). Hoy también continúan confundiendo a los incrédulos de nuestros días, que a pesar del avance de la ciencia y la tecnología, no han podido cumplir el desafío divino de lograr por lo menos algunas frases iguales a las del Sagrado Corán.
La sura Adoración es una de las cuatro Suras del Corán que contiene prostración obligatoria. Hay algunas explicaciones casi detalladas sobre Origen y Resurrección. El fin de los incrédulos también se menciona en él, a fin de que la fe de los creyentes y su firmeza contra la presión de los enemigos se fortalecerá.

La aleya número dos enfatiza que no hay duda en la legitimidad del Corán y sus mandamientos, así como los tesoros del conocimiento. Esta Escritura fue revelada por Dios Todopoderoso para la guía de toda la humanidad, y fue una revelación gradual que duró 23 años, y el recipiente no era otro que el Mensajero del Omnipotente, el Profeta Mohamad. Si alguien pregunta por qué razón este Libro es la Verdad y que no hay duda en ello, dice por la razón de que es del Señor de los Mundos de quien toda verdad y realidad nace. Poniendo énfasis en la frase "El Señor de los Mundos" puede señalar a este hecho que este Libro es una colección de las maravillas del mundo de la existencia y que contiene los hechos del mundo de la existencia, porque es desde el lado de la Señor de los Mundos. Prestar atención a este punto es también necesario que aquí el Corán no quiere bastar a una mera afirmación, pero pretende decir que lo que es evidente no necesita ser explicado, y el contenido de este Libro mismo es un testigo a su legitimidad y veracidad.
La siguiente aleya, refiriéndose al hábito de los paganos, los incrédulos y los ateos, de desmentir el Corán, le dice al Profeta que no se desilusionen por sus acusaciones, ya que la Verdad debe ser transmitida para la guía de la humanidad, independientemente de la calumnia que los politeístas y los hipócritas infieles rotulan repetidamente en este gran libro celestial.
De estas aleyas aprendemos que:

Primero: Sin un ápice de duda, el Sagrado Corán es la Verdad Suprema, revelada por el Señor Altísimo para la guía de la humanidad.
Segundo: Es costumbre de los incrédulos expresar dudas, pero cuando se lee el Sagrado Corán, sin prejuicios, los hechos y realidades se hacen claros, ya que la fuente de este Libro es el Único y Único Creador del mundo.
Tercero: Entre los objetivos de los Profetas es advertir a la humanidad de las consecuencias de sus pecados y dar noticias de la Misericordia de Dios a aquellos que se arrepienten, reforman, rectifiquen su conducta y lleguen al camino correcto.

Ahora escuchamos la aleya 4 de la sura de La Adoración:

اللَّهُ الَّذِي خَلَقَ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضَ وَمَا بَيْنَهُمَا فِي سِتَّةِ أَيَّامٍ ثُمَّ اسْتَوَى عَلَى الْعَرْشِ مَا لَكُم مِّن دُونِهِ مِن وَلِيٍّ وَلَا شَفِيعٍ أَفَلَا تَتَذَكَّرُونَ


Alá es Quien ha creado los cielos, la tierra y lo que entre ellos está en seis días. Luego, se ha instalado en el Trono. Fuera de Él, no tenéis amigo ni intercesor. ¿Es que no os dejaréis amonestar? (4:32)


Esta aleya se refiere a la creación del universo por Dios, que no tiene pareja, y que creó el universo en 6 períodos de tiempo. Aquí, para negar el politeísmo, se enfatiza el poder eterno de Alá y la creación de los cielos y la tierra. En otras palabras, esta aleya se refiere a una de las bases más importantes de las creencias islámicas, es decir, el monoteísmo, y el carácter absoluto del Poder Divino. El uso de la palabra día es para enfatizar las fases de creación de los cielos y la tierra que han pasado por diferentes períodos. Un día todas las esferas del sistema solar estaban en la forma de una sola masa derretida. Otro día algunos planetas se separaron del sol y comenzaron a girar alrededor de él. Un día la tierra fue completamente ardiente, y otro día se hizo frío y apropiado para la vida de plantas y animales. Entonces, las criaturas vivientes llegaron a ser en etapas diferentes. Es evidente que el poder infinito de Alá es suficiente para crear todo el universo en un momento o menos, pero este sistema gradual puede ilustrar mejor la gloria, el conocimiento y la providencia de Alá en todas las etapa
Por ejemplo, si un embrión pudiera completar todos sus períodos de desarrollo para nacer, sus maravillas permanecerían distantes de la visión del hombre. Pero cuando vemos que cada día y cada semana durante este período de nueve meses el feto adquiere una nueva forma y adopta algunas nuevas circunstancias sorprendentes, y pasa sus etapas maravillosas una tras otra, estaremos mejor familiarizados con la grandeza de Alá. Junto a la declaración de la creación de las cosas, el versículo se refiere al tema de la soberanía divina sobre el mundo de la existencia. En realidad significa que Él es a la vez el Creador del mundo de la existencia y el administrador de todo el universo, y nadie puede desafiar Su poder. Al final de esta aleya, el tema del monoteísmo es nuevamente enfatizado, como una admonición y esto significa que además de Dios no hay verdadero guardián o intercesor.

De esta aleya aprendemos que:
Primero: Dios es la Fuente de la creación y Él creó todo el universo sin ningún socio o asociado.
Segundo: La humanidad necesita ser recordada de las bendiciones divinas y de la sabiduría divina con respecto al mundo de la creación y sus maravillas, a fin de no extraviarse.

Ahora escucharán las aleyas 5 y 6 de la sura de La Adoración:

يُدَبِّرُ الْأَمْرَ مِنَ السَّمَاء إِلَى الْأَرْضِ ثُمَّ يَعْرُجُ إِلَيْهِ فِي يَوْمٍ كَانَ مِقْدَارُهُ أَلْفَ سَنَةٍ مِّمَّا تَعُدُّونَ


Él dispone en el cielo todo lo de la tierra. Luego, todo ascenderá a Él en un día equivalente en duración a mil años de los vuestros. (5:32)

ذَلِكَ عَالِمُ الْغَيْبِ وَالشَّهَادَةِ الْعَزِيزُ الرَّحِيمُ

 

Tal es el Conocedor de lo oculto y de lo patente, el Poderoso, el Misericordioso.(6:32)


A continuación de las aleyas anteriores con respecto a la creación del mundo por parte de Dios, estas aleyas una vez otra vez acentúan que el universo entero está bajo orden de Dios y no hay administrador excepto él. De la misma manera que en la creación todo es de Él y es para Él, la gestión de los asuntos es también de Él y es para Él. Él no sólo administra los asuntos de este mundo, sino que todos los comportamientos y hechos humanos vuelven a Él en la resurrección y nada está fuera de Su conocimiento y poder. El uso de la palabra "mil" aquí se refiere al Día de la Resurrección, cuya extensión por el cálculo de la humanidad podría ser de mil años. En resumen, todo lo que ocurre en el mundo se presenta en la corte divina en el Día de la Resurrección. Sobre la base de su conocimiento infinito, Dios que es el Conocedor de lo sensible y lo invisible, es el Omnipotente y el Misericordioso, trata justamente con Sus siervos sin la menor opresión o injusticia.
De estas aleyas aprendemos que:
Primero: Dios Todopoderoso es el Administrador del universo ordenado, y todo es de Él y para Él es el retorno final.
Segundo: La gestión de los asuntos mundiales y las leyes que gobiernan el mundo se basa en el conocimiento infinito de Dios Todopoderoso.
Tercero: El conocimiento de Dios para todos los asuntos, sea sensible o invisible, es el mismo, y basado en la justicia sin la menor opresión.

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar