Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Martes, 06 Diciembre 2016 12:51

Sura Al sayda (La adoración), versos 7-9(Parte:740)

Sura Al sayda (La adoración), versos 7-9(Parte:740)
En el nombre de Dios. Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la luz donde comentaremos con facilidad las aleyas del sagrado Corán.

 

 

 

Comenzamos el programa de hoy escuchando las aleyas 7 y 8 de la sura de La Adoración:

الَّذِي أَحْسَنَ كُلَّ شَيْءٍ خَلَقَهُ وَبَدَأَ خَلْقَ الْإِنسَانِ مِن طِينٍ

 

Que ha hecho bien todo cuanto ha creado y ha comenzado la creación del hombre de arcilla. (7:32)

ثُمَّ جَعَلَ نَسْلَهُ مِن سُلَالَةٍ مِّن مَّاء مَّهِينٍ

 

luego ha establecido su descendencia de una gota de líquido vil. (8:32)

 

En el programa anterior hablamos sobre la creación de los cielos y la tierra. Además enfatizamos que la administración de los asuntos de la tierra está en manos de Dios. Pero estas aleyas insisten en dos temas: primero es que todo lo que Dios ha creado tanto bosques como  objetos inanimados, personas y animales, se han hecho de la mejor forma posible y no existe ningún problema en su creación.

Y segundo: estas aleyas han insistido en las personas de una forma especial ya que Dios creó el primer hombre Adán del agua y la tierra y puso la continuación de su generación a través del nacimiento, reproducción y el crecimiento del espermatozoide en el útero de la madre.

Cabe destacar que aunque aparentemente el espermatozoide de cada persona es infecundo, pero desde el punto de las células vitales flotantes en él , es muy delicado y demasiado complicado y exacto y se considera como uno de los signos de la grandeza del Creador del mundo, de su ciencia y poder.

Otro asunto es que al contrario de la teoría de la evolución de Charles Darwin que consideraba al ser humano como el resultado de la evolución de un tipo de chimpancé, esta aleya dice: según la petición de Dios, el primer Adán se ha creado de agua y tierra; por eso, existe diferencia entre él y su generación. Ya que el mismo Adán es de barro, pero su generación es de espermatozoide. Mientras que según la teoría de la evolución, el primer Adán también tuvo padres y fue creado del espermatozoide.

No solo la aleya 7 de esta sura, sino que otras aleyas del sagrado Corán también insisten en este asunto que Adán no tuvo padres. Por ejemplo: la aleya 59 de la sura de La Familia de Imran dice que la creación de Jesucristo que no tuvo padre es igual que la creación de Adán que tampoco tuvo padres y fue creado de la tierra. En esta aleya leemos:  

Para Alá, Jesús es semejante a Adán, a quien creó de tierra y a quien dijo: ¡Sé! y fue

 

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: Dios ha creado todo de la manera más perfecta, lo cual significa que ninguna de las diferentes formas de creación, ya sean objetos inanimados o, por lo demás, las diversas especies de plantas y animales no tienen ningún defecto.

Segundo: Dios ha creado a los seres humanos como la forma más perfecta de creación, con Adán que fue moldeado de arcilla que se concedió a todos los órganos y se le concedió el poder de reproducción a través del esperma colocado en su cuerpo.

Y tercero: La perfección de la raza humana no significa que el hombre debe comportarse con arrogancia.

 

Ahora escucharán la aleya 9 de la sura de La Adoración:

ثُمَّ سَوَّاهُ وَنَفَخَ فِيهِ مِن رُّوحِهِ وَجَعَلَ لَكُمُ السَّمْعَ وَالْأَبْصَارَ وَالْأَفْئِدَةَ قَلِيلًا مَّا تَشْكُرُونَ

Luego, le ha dado forma armoniosa e infundido en él de Su Espíritu. Os ha dado el oído, la vista y el intelecto. ¡Qué poco agradecidos sois! (9:32)

 

Esta aleya se ha referido a las fases de creación de Adán y su generación y significa decir: Dios creó al ser humano proporcionalmente y le concedió un cuerpo fuerte. Entonces, respirando en él de Su Espíritu, El lo distinguió de los otros seres vivientes. Los otros seres vivientes, como los animales, las aves y los insectos, tienen ojos y oídos, pero carecen de sentido, de intelecto, de poder de hablar y de poder distinguir entre el bien y el mal, es decir, digno de lo que ha llegado A ser conocidos como valores humanitarios. Esto es debido al "Espíritu" que Dios inspiró al Padre Adán y que todo ser humano que nace, está dotado y que permite a la humanidad analizar todo lo que se ve y oye, apreciar las maravillas de la creación y descubrir la Leyes que gobiernan el universo. Por ejemplo, las diferentes leyes del universo que la humanidad ha explorado y clasificado como física, química, biología y otras ciencias, son prueba del don de Dios, ya que sobre esta base el ser humano continúa esforzándose por la innovación, el desarrollo y el progreso. Esto es mientras que no se observa ningún cambio en la forma de la vida llevada por otras criaturas vivas. Por ejemplo, la abeja de hoy, en comparación con la abeja de hace mil años, hace colmena de la misma manera y produce miel de la misma manera. Esta aleya apunta a las facultades de ojos, oídos e intelecto también. Es evidente que estas grandes bendiciones merecen gratitud y agradecimiento al Creador Omnipotente, pero lamentablemente la mayoría de los humanos se vuelven negligentes, y no agradecen bien sus bendiciones. Aquellos que agradecen a Dios y le son agradecidos también deben tener en cuenta que el sentido de gratitud, nunca podrá ser igual a las bendiciones infinitas de Dios.

 

De esta aleya aprendemos que:

Primero: Las bendiciones de Dios son infinitas y la humanidad nunca puede estar agradecida de los favores Divinos.

 

Segundo: El intelecto debe ser utilizado de la manera adecuada, de lo contrario no habrá ninguna diferencia entre la vida animal y los valores humanos.

 

Y tercero: El ser humano es una criatura con dos dimensiones. Uno es material y el otro espiritual, que por supuesto es valioso y vital.

 

Queridos oyentes, finalizado el tiempo de nuestro programa de hoy, nos despedimos de todos ustedes hasta una nueva emisión y esperamos sus opiniones y propuestas al respecto.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar