Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 27 Enero 2014 07:12

El buen trato con los padres

El buen trato con los padres
"Adorad a Allah, no Le asociéis absolutamente nada y tratad bien a vuestros padres" (Al-Quran, 4:36)

 

Alabado sea Allah, Quien dignifica a los piadosos. Lo alabo por Sus infinitas gracias y favores. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados, el Soberano, el Poderoso y Generoso. Y atestiguo qu e Muhammad es Su siervo y Mensajero. Que la paz y las bendiciones sean con él, con su familia, compañeros y con todos aquellos que sigan la guía hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos! Temed a Allah (swt) y sabed que las almas tienen una predisposición natural por quienes nos hacen el bien, y los corazones se sienten unidos a aquellos que nos aman. Y no hay nadie, luego de Allah (swt), que tenga mayor preferencia por nosotros que nuestros propios padres. Allah (swt) reunió los derechos de los padres con Sus derechos, el agradecimiento a ambos junto con Su agradecimiento. Y aconsejó ser benevolentes con ellos luego de ordenar adorarlo a Él: "Adorad a Allah, no Le asociéis absolutamente nada y tratad bien a vuestros padres" (4:36).

Allah, glorificado sea, ha concedido dos gracias que son la creación y nuestra existencia, y luego de ello los padres, por Su permiso, son quienes tienen la gracia de criarnos y darnos a luz.

Ibn ́Abbas (ra) dijo: "Existen tres aleyas que están relacionadas con otras tres, no se acepta una sino se cumple con las otras: "Obedeced a Allah y obedeced al Mensajero" (5:92). Quien obedezca a Allah y no obedezca al Mensajero no le serán aceptadas sus obras. "Observad la oración y pagad el zakat" (24:56). Quien haga la oración y no pague el zakat, no le serán aceptados sus actos. Y "Agradecedme y a vuestros padres". Quien agradezca a Allah y no agradezca a sus padres, tampoco le serán aceptadas sus acciones.

La complacencia de Allah (swt) se alcanza mediante la complacencia de los padres, así como el enojo de Allah es el resultado del enojo de ellos.

¡Hermanos! La benevolencia con los padres es algo grandioso. Recordad la situación en que os encontrabais cuando erais pequeños y débiles: "¡Señor mío! Sé misericordioso con ellos como cuando me cuidaron desde pequeño" (17:24). Tu madre te llevó en su vientre durante nueve meses, con incomodidad y te dio a luz con dolor. A tal punto de sentirse morir, pero sin embargo al verte, inmediatamente se olvidó del sufrimiento, y se ocupó de ti noche y día. Te cuidó y te protegió, fue capaz de padecer hambre para que tú te quedaras saciado, de pasar la noche en vela para que tú durmieras. En cuanto al padre, es quien se ocupa de procurar el sustento, de protegerte de todo mal, de educarte, es quien se contenta y te abraza toda vez que te ve y cuando se ausenta te tiene siempre presente.

Éstos son tus padres, ésta es tu infancia ¿Porqué negar estas gracias?

Al Bujari y Muslim transmitieron que ́Abdullah bin ́Amr bin Al ́As (ra) narró: Un hombre se presentó ante el Mensajero de Allah (sws) y le dijo: He venido a jurarte fidelidad para combatir por la causa de Allah y para emigrar por Él, buscando Su recompensa por ello. El Mensajero de Allah (swt) le dijo: "¿Acaso alguno de tus padres está aú n vivo?" Le respondió: Sí, ambos. El Profeta (sws) le dijo: "Regresa y trátalos siempre bien". Al Tabaráni transmitió que un hombre se presentó ante el Mensajero de Allah (sws) para consultarle acerca de combatir por la causa de Allah (swt). El Profeta (sws) le dijo: "¿Tienes padres?", le respondió que sí, entonces le dijo: "Apégate a ellos, pues el Paraíso está bajo sus pies".

¡Hermanos! Los derechos de los padres son muy importantes, entre ellos está el amarlos, obedecerlos, respetarlos, decirles siempre la verdad, y ayudarlos en lo posible. Como dijo el Profeta (sws): "Tú y tus bienes pertenecen a tu padre".

Protégelos de todo lo perjudicial como ellos lo hicieron contigo. Nunca los trates con rudeza ni les levantes la voz: "No les digas "uf" ni los rechaces" (17:23). Debes ser humildes con ellos y tratarlos con mucho cariño, pues les va alcanzando la vejez, luego que dedicaron sus bienes y sus mejores años para criarte y educarte. Allah dice: "Si alcanzan la vejez junto a ti" (17:23).

La palabra "junto a ti" indica la necesidad de tu protección. Quiere decir que ha culminado su labor y ahora comienza la tuya: "No les digas "uf" ni los rechaces. Sino que dirígete a ellos con palabras buenas" (17:23).

Un hombre le dijo a ́Umar ibn Al Jattab (ra): Mi madre ha llegado a la vejez y toda vez que tiene una necesidad yo tengo mi espalda dispuesta para ella ¿Acaso estoy compensando lo que ella hizo por mí? Le dijo ́Umar (ra): ¡No! Pues ella lo hacía con la esperanza de que continuaras viviendo, en cambio tú lo haces esperando lo contrario. Pero estás haciendo una obra de bien y Allah afirma las obras buenas, sean pequeñas o grandes.

Sus derechos son muy importantes, por lo que recurrir a las súplicas por ellos mientras vivan y luego de su desaparición es una forma de reconocer nuestra negligencia y de mantener la esperanza en Allah: "¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos se apiadaron de mí cuando me criaron desde pequeño" (17:24).

¡Hermanos! La más aborrecible de las situaciones es que los padres se vean sorprendidos por una actitud de ingratitud de sus hijos, olvidándose de su infancia y de su debilidad en los primeros años de vida. Ellos quieren que sus hijos vivan, mientras ellos quieren que sus padres se mueran.

¡Oh, tú! Que desobedeces a tus padres. ¿Acaso los consideras lo más insignificante para ti? ¿Les dedicas tu tiempo a otros y te olvidas de ellos? ¿Acaso no sabes que a través del buen trato de los padres se logra que los hijos te traten bien mañana? Y que si los tratas mal, un día necesitarás de tus hijos y ellos harán lo mismo que hiciste con tus padres. Como trates a los demás, así se te tratará. La recompensa y el castigo van acorde a la obra realizada. El Profeta (sws) dijo: "No hay falta que se haga más merecedora de ser castigada en este mundo y también en el Otro que la injusticia y el corte de lazos familiares". Y el Profeta (sws) dijo que entre las faltas más graves está la idolatría y la desobediencia a los padres. ́

Abdulah ibn ́Umar (ra) narró que el Mensajero de Allah (sws) dijo: "A tres tipos de personas Allah no los mirará el Día del Juicio: a quien desobedeció a sus padres, al alcohólico o adicto a los embriagantes, y aquel que echa en cara los favores que hace".  Yabir (ra) narró que el Mensajero de Allah (sws) salió en una oportunidad y dijo: "¡Oh, musulmanes! Evitad desobedecer a vuestros padres, pues el aroma del Paraíso se siente a una distancia de mil años. Y ¡Por Allah! Que quien desobedezca a los padres no podrá sentirlo".

Siervos de Allah, sabed que parte de la benevolencia con los padres es tener respeto por los amigos de nuestros padres, tratarlos bien y procurar ayudarlos en lo posible. El Mensajero de Allah (sws) dijo: "La mayor benevolencia del hijo es ser piadoso con aquellos que nuestros padres amaban".

Se presentó un hombre ante el Mensajero de Allah (sws) y le preguntó: ¿Acaso resta algo de benevolencia con mis padres luego de que fallecieron? Le dijo (sws): "Sí, rogar por ellos, cumplir con los compromisos que hayan tomado, mantener buenas relaciones con los parientes y tratar bien a sus amistades tras su desaparición".

Tened la seguridad que a través de la benevolencia con los padres se logra un larga vida, un sustento próspero, que los hijos sean rectos. En cambio la desobediencia sólo acarrea el mal y la perdición.

¡Hermanos! Debes saber que la obediencia a los padres es un deber, y una forma de que el sustento se incremente, de que se lleve una vida óptima y de que los últimas obras en este mundo sean buenas. ́Ali (ra) narró que el Profeta (sws) dijo: "Quien desee que su vida sea prolongada, su sus tento sea holgado y que se lo proteja de tener un mal final, que tema a Allah y mantenga buenas relaciones con sus familiares" Y los padres son los familiares más cercanos.

Allah (swt) dice: "Tu Señor ha decretado que no adoréis más que a Él y que tratéis bien a vuestros padres. Si a alguno de ellos, o a ambos, les alcanza la vejez junto a ti, no les digas "uf" ni los rechaces, sino que dirígete a ellos con palabras buenas. Sé humildes con ellos por piedad y di: ¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos se apiadaron de mí cuando me criaron desde pequeño" (17:23,24).

Que Allah (swt) nos bendiga a través del Sagrado Corán y de las enseñanzas del Mensajero de Allah (sws). Pido perdón por todos nosotros y por el resto de los musulmanes.

Autor: Sheij Nasser Al Mgbel - Fuente: Cciar

Viernes, 9 de Rabi al Awwal de 1435 de la Hégira acorde al viernes 10 de enero de 2014
Traducción de la jutba pronunciada por el Sheij Nasser Al Mgbel

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar