Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Lunes, 28 Julio 2014 17:41

La importancia de la leche en la alimentación desde el punto de vista del Islam+audio

La importancia de la leche en la alimentación desde el punto de vista del Islam+audio
En este programa hablaremos de la importancia de la lactancia a través de la madre desde el punto de vista del Islam.


Después de la Segunda Guerra Mundial, la alimentación a los niños con leche en polvo aumentó especialmente en las comunidades avanzadas, esto aumento la preocupación de los médicos respecto a la salud de los menores. Aunque en los casos cuando la madre por enfermedad u otros motivos no es capaz de dar de amamantar a su niño lamentablemente reemplaza la leche materna con la leche en polvo.
Pero lamentablemente en las últimas décadas las mujeres ya no han amamantado a sus hijos por la vanidad de mantenerse en forma y conservar la estética. Esto beneficia a las fábricas productoras de estos productos, pero influye mucho en la salud de los niños, sin embargo la prioridad es dar a conocer el progreso de la alimentación con la leche materna y utilizar esta bendición divina. Por eso, el 1 de agosto de 1990 la Organización de la Salud Mundial (OMS) en cooperación con la UNICEF, en una reunión en la ciudad de Florencia en Italia, firmó un comunicado sobre la continuación, progreso y apoyo en la alimentación con la leche materna, en el que se destaca la importancia de alimentar a los bebes con leche materna durante los seis primeros meses de vida del infante y su influencia en la salud de bebé. Por lo tanto, cada año el 1 de agosto se conmemora mundialmente el "Día de la leche Materna" en diferentes países.
La leche materna es un alimento completo y único para el bebé ya que por sí sola es suficiente durante los seis primeros meses del lactante.
La importancia de este alimento es tanto que Dios en la aleya 7 de la Sura El Relato dice:
"Inspiramos a la madre de Moisés: Dale de mamar y en caso de peligro ponlo en el rio. ¡No temas por él! ¡No estés triste! Te lo devolveremos y haremos de él un enviado"
Los beneficios y efectos maravillosos de esta sustancia alimenticia están comprobados por la ciencia médica. Según los pediatras los niños que durante el periodo neonatal se han alimentado con la leche materna, utilizan mejor sus capacidades mentales y físicas en comparación con aquellos que fueron amamantados con leche en polvo.
Científicamente se ha comprobado que la leche materna causa el fortalecimiento de la función pulmonar del bebé, y evita los problemas respiratorios.
La leche materna es un agente que aumenta la inmunidad y protege al bebe de enfermedades como la neumonía, intoxicaciones alimentarias, bronquitis, infecciones bacterianas, gripe, infecciones de oído, alergias, diarrea y el sarampión. También la leche materna evita muchas enfermedades y problemas de la adolescencia como la obesidad y el sobre peso, el aumento de la presión sanguínea, el colesterol, el eccema, diabetes, asma y previene la leucemia.
La madre al dar de lactar a su bebé, no solo abastece el alimento para él sino que también abastecerá el alimento espiritual. Cuando la madre con amor acerca su hijo a su pecho le transmite amor y amistad. El recién nacido al lactar escucha la voz del corazón de su madre y se tranquiliza.
La lactancia no solo es importante para el bebé, sino que también es beneficiosa para la madre. El bebé cuando lacta hace que la madre pierda calorías en su cuerpo para producir más leche. En este caso pierde el aumento de peso después del embarazo. También está comprobado que las madres que han dado de lactar a su bebé son inmunes a las enfermedades como la osteoporosis, el cáncer de mama, el cáncer de útero, el cáncer de ovario, y la diabetes tipo II.
Lamentablemente hoy en día muchas mujeres modernas especialmente en los países desarrollados e industriales evitan dar de lactar a sus bebes. Esto causa el aumento de estadísticas de cáncer de mama entre ellas. Además de los efectos corporales y físicos, dar de lactar tiene influencias considerables en la madre. Una madre que da de lactar a su niño tiene menos estrés y cansancio y tiene un sentimiento fuerte para relacionarse con su bebé. También dar de lactar causa alegría en la madre.
La alimentación con leche materna es un derecho importante y evidente para los niños en el Islam y sobre esto se ha recomendado mucho y dado normas. Porque la leche materna es el alimento más completo y sano para los niños y fortalece el crecimiento físico emocional y espiritual del bebé de la mejor manera.
Se ha narrado del profeta del Islam que dijo: "Para el bebé no hay mejor leche que la leche de su madre". El sagrado Corán tiene una atención especial a la leche materna que incluso la palabra "lactar" y sus derivados se menciona 11 veces en el Corán. Dios en la aleya 233 de la Sura La Vaca dice:
"Las madres amamantarán a sus hijos durante dos años completos si desea que la lactancia sea completa".
En esta aleya la manutención del bebé es asumida por el padre, pero la alimentación del cuerpo y vida del bebé durante este tiempo tiene un vínculo inseparable con la leche y el cariño de la madre, por lo tanto, este derecho es otorgado a la madre.
Por lo tanto, el derecho de manutención y lactancia para la madre es un tipo de derecho bilateral para respetar el estado de la madre y del bebé.
Estudiando las aleyas y narraciones podemos concluir que el tiempo para dar de lactar es dos años como máximo y como mínimo 21 meses.
Obviamente, la continuación de la aleya se refiere a que los padres consideran el estado corporal y espiritual del bebé, y de acuerdo mutuo pueden saber cuándo es el mejor tiempo para dejar de amamantar al bebé. Aunque la madre tiene derecho de dar de lactar hasta el momento que sienta la satisfacción corporal y espiritual proveniente de la lactancia y de las otras bendiciones pero no puede ser obligada a dar de lactar sino quiere, y la madre puede recibir el dinero de la leche por parte del padre del bebé.
Estas normas exactas y calculadas muestran buenamente que el Islam ha considerado la importancia del derecho del bebé y de la madre y respeta al máximo la justicia en este tema.
Por supuesto, a veces sucede que algunas madres no tienen bastante leche, en este caso el Islam ofrece otra alternativa como el buscar a otra mujer para que amamante a su bebé. Esta persona debe tener buena salud y educación porque todas estas particularidades se transmiten a través de la leche al niño.
Hazrat Ali (la paz sea con él) dice: "Así como buscamos y elegimos a la persona ideal para casarnos, también debemos elegir una persona buena para que amamante a nuestros hijos, porque el periodo de la lactancia cambia la naturaleza de los niños de un modo que para el querido profeta del Islam, que asumió la gran labor de la profecía, una mujer pura y piadosa llamada Halime fue elegida como su niñera, o también como Hazrat Moisés que en la corte del faraón no fue amamantado por ninguna mujer hasta que su madre vino a la corte del faraón y lo amamantó. Este caso nos indica que el periodo de lactancia es importante para educar a los enviados divinos.
Sobre las costumbres de dar de lactar al bebé, Imam Sadeg (la paz sea con él) dice: "El brazo izquierdo de la madre es el lugar más conveniente para amamantar al niño".
En las investigaciones médicas se ha probado que en la parte izquierda de los humanos está su corazón, y la relación del infante depende del latido del corazón de la madre. La parte izquierda es mejor para dar de lactar al bebé.
En las narraciones islámicas se destaca que la madre tiene que dar de lactar a su bebé con sus dos pechos.
Yaber ibn Abdullah Ansari, narra del profeta del Islam lo siguiente: Dios poderoso un día puso a un niño entre los dos pechos de la madre, en uno puso agua, y en el otro comida, y desde el nacimiento del niño la leche fue designada como un sustento primordial para sus necesidades.
La esposa del profeta Uma Salma dijo: "Pregunté al profeta, muchas recompensas se ha mencionado para los hombres, ¿acaso las mujeres también tienen parte de estas recompensas? El profeta dijo: Sí, cuando una mujer está embarazada es como una persona ayunante que no duerme por las noches y se dedica a rezar, y cuando da a luz tiene recompensas que nadie sabe sobre su grandeza, y cuando amamanta a su bebé cada sorbo del bebé recibe una recompensa que es lo mismo que liberar un esclavo de los hijos de Ismael, y cuando deja de amamantar a su bebé un ángel le dice: "renueva tu acto que Dios te ha perdonado".

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar