Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Martes, 19 Agosto 2014 17:56

Filosofía de la ejecución en el Islam 2+audio

En este programa explicaremos otros motivos de la ley de ejecución en el Islam.


En el programa anterior estudiamos el caso de la ejecución y el punto de vista del Islam respecto al tema.


La ejecución es uno de los castigos que durante los últimos años se ha enfrentado con desafíos en Occidente en el campo teórico. Desde el aspecto práctico, también se observa entre los países del mundo, pero con enfoques diferentes.


Algunos países como los miembros de la Unión Europea, han limitado estos castigos, otros lo han eliminado completamente.


No obstante, a pesar de las muchas oposiciones, lo que ha permitido la supervivencia de esta pena durante largos años, por un lado, son los resultados científicos y experimentados, y por otro, las enseñanzas religiosas, especialmente, la escritura celestial.


La moralidad religiosa, influida por tales enseñanzas, ha considerado necesaria la pena de muerte para algunos castigos morales, y ha proporcionado respuestas lógicas y definitivas ante sus detractores.


La sentencia de ejecución en las religiones monoteístas y a lo largo de la historia, ha existido en diferentes civilizaciones. En la Tora aún, se refiere a los premios sobre el pago por sangre (Dieh) y en todas partes enfatiza sobre la ejecución.


En consecuencia, el tomar dinero como retribución, expresamente está prohibido y se lee: "y no tomen ningún dinero en vez de la vida del asesino, porque definitivamente debería ser asesinado".


De otro lado, en el cristianismo y en los evangelios del nuevo testamento, se insta al perdón y al sacrificio. Obviamente, la falta de sentencia del Talión en la mencionada parte de la Biblia, no fue motivo para que no se continuara con la ejecución, ya que durante, el apogeo de la Iglesia en Europa, esta, realizaba grandes ejecuciones.


Pero, sobre el tema de la ejecución, las bases de derechos penales del Islam, son completamente claras y lógicas, muy diferentes al aspecto con que lo ve el occidente. Porque en esta escuela monoteísta, la ley pertenece a Dios, lo que la diferencia de las escuelas de derechos occidentales, que han puesto al hombre como legislador absoluto.


Según las bases ideológicas islámicas, la ley de Dios, se fundamenta en el conocimiento absoluto que Él tiene sobre sus creyentes y las realidades que lo rodean, de manera que las normas básicas del Islam son eternas y no necesitan de ningún cambio.


Pero las normas de la sociedad humana, debido a su falta de información y conocimiento son incompletas. Esto surge de la percepción de aspectos complejos de la vida humana, que con el correr del tiempo se someten a cambios.


Por esta razón, en los países occidentales, ocurre que un día, se impone la pena de muerte, incluso para la ley del aborto, y al otro día, se retira esta sanción de ejecución, sustituyéndola por cadena perpetua a asesinos que en repetidas ocasiones han perpetrado crímenes de forma deliberada.


Sin embargo, sobre la cuestión de la pena de muerte para los criminales de la II guerra mundial, los gobiernos occidentales aliados de esa época verdaderamente no hicieron nada, por el contrario, animaron al gobierno militar y aliado a cometer numerosos crímenes de guerra contra la población civil.


Atender la justicia, es una de las filosofías por las que se imponen los castigos islámicos.


El irrespeto, la búsqueda de intereses ilegales y la eliminación del sentido de seguridad y tranquilidad en la comunidad, son una gran crueldad que deviene del crimen. Así pues, el sistema penal del Islam, a fin de establecer la justicia y combatir la tiranía, trata de enfrentarse contra el culpable para devolver a la comunidad la seguridad y tranquilidad.


La justicia según las normas penales del Islam, basadas en las enseñanzas divinas, es una justicia real y lejos de cualquier extremismo y negligencia, dando paso a la justicia absoluta del Dios omnipotente.


La otra particularidad del sistema penal del Islam es su flexibilidad. La influencia del arrepentimiento y el indulto, tienen un uso especial en los castigos, porque un delincuente que realmente se arrepiente de su delito, después de ser perdonado, intenta recompensar su error, y definitivamente, no cometerá otra vez el mismo delito.


De otro lado, si los legisladores no cuentan con pruebas contundentes que prueben totalmente el delito de asesinato en el Islam, castigos fuertes como la ejecución no se imponen de ninguna manera.


Quienes se oponen a la ejecución dicen, que el ejercicio de esta sentencia causa, aparte de la muerte de la víctima, que otra persona pierda la vida; no obstante, con la muestra de la amabilidad, la misericordia y un sentido de altruismo, no se requiere ejecutar al asesino.


En respuesta, decimos que, no siempre la misericordia es conveniente, y cada compasión no es virtud, porque al ser bondadosos con un asesino que ha matado a un hombre inocente o con un corrupto que viola los bienes, la vida y el prestigio de la gente, estamos siendo crueles con las personas inocentes y honestas.


Así que, si queremos comportarnos incondicionalmente según el principio de la bendición, el contacto con cualquier delincuente es inhumano y el resultado de este contacto, crea un disturbio en el sistema social y pone en peligro la vida y los bienes de la gente.


El Islam es la religión de la razón, el cariño con sabiduría, no el cariño sentimental e ilógico. En esta religión intelectual, el talión es el principio, porque su ejercicio abastece la vida de la comunidad. Pero el perdonar es una sentencia secundaria que la familia de la víctima, puede decidir, sin embargo, esto no debe de dañar la vida general de la nación.


Pero el motivo por el que el sagrado Corán ha considerado el Talión como factor para la vida de la comunidad, es que la vida humana no es como la vida animal, sino que es espiritual, algo que se logra con fe y obediencia a las órdenes divinas. En este caso, la persona condenada a la ejecución, en caso de arrepentirse y aceptar la sentencia de Dios, será perdonado por el Altísimo.


Asimismo, si la ley de la ejecución no existiese en las enseñanzas islámicas, los que comenten delito, estarían tranquilos, y la seguridad social y espiritual del pueblo inocente se pondría en alto riesgo. La sentencia de la ejecución evita que las personas pierdan la vida a manos de delincuentes peligrosos. Por otro lado, al ponerse en práctica la pena de ejecución, la víctima en realidad no se enfrenta a la opresión.


Dios, en la aleya 179 de la sura La Vaca, dice que a pesar de esta sentencia, podría ponerse en práctica la piedad.

"En la ley del Talión tenéis vida, ¡hombres de intelecto! Quizás, así, temáis a Alá".


En esta aleya, la razón es la piedad social y política, porque la gente sabe que si mata a alguien pierde su vida, entonces evita cometer este crimen. Por otra parte, el Talión desde el punto de vista del Corán, es un caso privado.

Según los defensores de los musulmanes, es justo llevar a cabo el castigo de la ejecución, pero debe ser realizado correctamente según las leyes , ya que el castigo que Dios sabio ha determinado, considera todos los aspectos humanos y las condiciones de la comunidad no pueden ser injustas.


En el próximo programa estudiaremos otros criterios sobre la ejecución y demostraremos que la cadena perpetua, no puede sustituir de manera adecuada a la ejecución.

Medios

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar