Este sitio Web está interrumpido. Nos cambiamos a Parstoday spanish
Miércoles, 16 Septiembre 2015 03:51

Descubriendo el Islam 1

      IRIB- Con saludos cordiales a todos los estimados oyentes de la Voz Exterior de la República Islámica de Irán.

 

 

Estamos a su servicio con la nueva serie "Descubriendo el Islam" a través de la que intentamos familiarizarles con los principios y las enseñanzas del Islam con un lenguaje fácil de entender. Tal como se sabe hoy en día, el ser humano necesita tener un conocimiento profundo de sí mismo y del mundo que lo rodea. Dadas las terribles guerras y acontecimientos amargos y horribles que se vienen dando desde el siglo pasado, la gente percibe un futuro muy pesimista del mundo. De todas formas, la necesidad interna del hombre de hoy es encontrar un refugio seguro que lo haga optimista y responda a sus necesidades verdaderas.

En esta nueva serie queremos acercarle a usted con las enseñanzas y programas vitales del Islam, como la última y más completa religión divina. En esta seri, vamos a hablar sobre el impacto y los beneficios de adorar a Dios, único, también estudiaremos la filosofía y los objetivos del envío de los profetas, desde el aspecto del Islam. Entre los temas que se estudiarán en esta serie figuran la justicia de Dios, la resurrección, el Imamato, Asimismo, abordaremos cuestiones como las normas del Islam como la oración, el ayuno, el Hach, la Yihad, y plantearemos los objetivos de estos programas religiosos.

Antes de que dirijamos nuestra mirada específicamente hacia el Islam, es necesario recordar la importancia y el lugar de la religión en la vida de las personas, gracias por acompañarnos.

Una de las preguntas principales de ser humano es ¿la religión, qué papel y beneficio tiene en su vida? ¿Por qué tiene que ser religioso, si es posible la vida sin religión? ¿Se puede vivir sin religión? La historia atestigua el hecho de que el hombre desde el principio de su creación, ha tenido una inclinación profunda hacia la adoración y la religiosidad. La religión es uno de los grandes dones de Dios que ha puesto la tendencia a la adoración en el alma del hombre. A lo largo de la historia, según documentos históricos, casi en todas comunidades humanas se han inclinado hacia la religión, lo que es la mejor prueba de que se trata de una predisposición natural en los seres humanos Eso es indica que la religión es una necesidad natural y escondida en lo profundo de la existencia de las personas. Así que el hombre siempre necesita de la religión y sus enseñanzas necesarias y jamás llegará a un punto en que ya no necesite de la religión. El filósofo francés Ernest Renen (siglo 19), sobre la influencia de la religión en los seres humanos, dice: "es posible que un día todo lo que amo sea destruido y se caiga en pedazos, y todo lo que me placer, pase, pero es imposible que se elimine mi interés por la religión. Sino que siempre quedará". Renan se describe como un testigo sincero de la nulidad del materialismo. Desde la perspectiva del historiador norteamericano Will Durant, la religión es el alma de la vida. Se refirió a una vida sin religión como agotadora y baja y lo compara con un cuerpo sin alma.

Asimismo, en las aleyas del Corán, la tendencia natural del ser humano hacia la religión y la sostenibilidad de la necesidad humana de su atracción por la religión se precisa en la aleya 30 de sura Bizantinos

Según la naturaleza primigenia que Alá ha puesto en los hombres! No cabe alteración en la creación de Alá. Ésa es la religión verdadera. Pero la mayoría de los hombres no saben.

Tal como sabemos, el hombre es un ser complicado y misterioso que se le cataloga como la criatura superior de este mundo. El hombre desde el inicio de la creación se ha esforzado mucho en la vía de conocerse y responder a sus necesidades. Así que en su búsqueda para entender la verdad y llegar a un conocimiento correcto sobre sí mismo y el mundo existencial, han surgido diferentes escuelas de pensamiento. Pero está claro que si una escuela no puede responder a las necesidades humanas no tendrá mucha suerte para permanecer.

El hombre es un ser superior compuesto de cuerpo y alma que se esfuerza siempre para alcanzar su bienestar espiritual y material. Por tanto, necesita de un programa que garantice su felicidad. Sin duda, su hoja de ruta para llegar a la felicidad tiene que atender todas sus dimensiones existenciales.

El erudito iraní contemporáneo y filósofo Allama Tabatabai subrayó que el concepto de la vida humana debe coincidir con su disposición natural y estar en concordancia con la naturaleza de su creación. Él escribe: "Dios, misericordioso, dirige a cada una de sus criaturas, incluidas las personas, hacia felicidad y ese es el objetivo específico de su creación. El derecho de la vida para el pueblo es el que lo llama a su creación específica".

Alame Tabatabaei, para explicar más este asunto, añadió: "Un requisito de la religión natural es que ninguna de las fuerzas de la existencia humana puede ser ignorada, sino debe ajustarse a las capacidades y diferentes inclinaciones incluidas las conflictivas y emocionales del interior de las personas. Por ejemplo, las diversas inclinaciones emocionales del hombre, deben ser moderadas y cada una de estas tendencias deben resistir en la medida en que no interfieran con las otras tendencias...".

De acuerdo con esta definición, excepto Dios nadie tiene el derecho de redactar las normas religiones y determinar tareas para las personas. Porque las únicas normas que son útiles en la vida humana es el camino que se determina por la creación divina. Entonces el hombre, que, de hecho, es motivado por factores internos y externos, encuentra solo en las reglas y normas divinas la manera eficiente para su existencia".

Dios, el Ominisciente, Sabio, creo al ser humano, y le dio diferentes necesidades, habilidades y la inclinación para buscar la perfección. Así, el ser humano para alcanzar la felicidad eterna, debe elegir un camino correcto y seguro para la vida. Pero eso no es tan fácil, ya que hay muchos obstáculos, peligros, desviaciones y giros equivocados y engañosos en su camino. Por lo tanto, Dios no solo ha creado al hombre sino le muestra el camino para llegar a su destino y haga florecer sus talentos y poderes internos. Esto es en sí mismo una de las varias pruebas que el hombre necesita la religión.

El pensador mártir Motahari, sobre el objetivo de la apariencia de los profetas que son Enviados de Dios para llevar el mensaje de Dios a la humanidad, escribe: "A través de los profetas se realiza la conexión entre el hombre y el otro mundo. En verdad, son un puente entre él y el reino de lo invisible. El nombramiento del Profeta por Dios se debe a la necesidad de la humanidad del mensaje divino".

La gente necesita de la religión, porque hay cosas que no puede determinar o experimentar con sus sentidos o la mente. Aunque hoy en día el progreso científico es impresionante, al mismo tiempo, han aumentado contantemente las incógnitas. El motivo es que son limitadas las herramientas del conocimiento humano para descubrir los misterios. Por tanto, el hombre por sus limitaciones, depende de la sabiduría de la religión. Así lo indica el Corán en la aleya 151 de la sura La vaca:

Igual que os hemos mandado un Enviado de entre vosotros para que os recite Nuestras aleyas, para que os purifique, para que os enseñe la Escritura y la Sabiduría, para que os enseñe lo que no sabíais.

El pensador y comentarista del Corán ayatolá Makarem Shirazi, al explicar la necesidad de la religión para que el hombre sostenga los principios morales elevados, considera que una garantía para los principios supremos morales y en este respecto escribe: "La religión es un movimiento integral para la reforma de pensamiento y opinión. Ayuda al cultivo de altos principios morales, buenas relaciones entre los miembros de la comunidad y se elimina cualquier discriminación a la luz de la fe en Dios y un sentido de responsabilidad interna".

En base a esta definición se puede decir que la religión es un apoyo a los principios morales del hombre como la justica, honestidad, fraternidad, igualdad, sacrificio, caridad y las demás virtudes humanas en general; principios sin los cuales nuestra vida pierde su orden y se convierte en un campo de batalla".

Al respecto, el ayatolá Makarem Shirazi dice: "es posible que encontremos los principios morales y sociales sin la religión. pero ciertamente sin una fe religiosa firme estos conceptos no solo pierden su nobleza sino que se convierten en una serie de recordatorios innecesarios, porque lo principios morales sin religión es como el consejo de un buen amigo que aplicamos en la práctica o no. Pero la creencia en un conocimiento eterno y el poder eterno que sabe el hombre en su interior y exterior puede echar raíces morales en los jóvenes árboles que creen dentro del alma humana y automáticamente siguen sus derechos y deberes y cuando se hace necesario hacer arreglos para el perdón, el sacrificio y la abnegación.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar